21 noviembre 2023

La hora muerta

-No puedo dormir.
-Es que hermanito, parece alma en pena paseándose por la casa. 
-¡Quiero otra!
-Oye, sin gritar. Son las 3:33 am, por algo le dicen la hora muerta.
-O la del diablo.
-Con mayor razón cállate. Cuida el sueño de los vivos y los muertos.
-¿Dónde está el botiquín? 
-Guardado. Bajo llave. Llevas meses tomándote esas cosas pa dormir. Y sin receta.
-Una más. ¡Una!
-¿Que se suma a cuántas esta noche? ¿Seis, diez?
-38.
-¡38! No, no. Devuélvete a tu pieza y acuéstate ahora.
-Ya estoy acostado. Créeme. Anda a verme. ¡Pero sigo sin poder dormir!

19 comentarios:

  1. jaajjaa. anoche fue la última vez que durmió. Seguro que aderezo con un par de whisquitos.
    abrazooo

    ResponderEliminar
  2. whoooo
    que giro al final
    muy bueno el brevecuento
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, me aparece que tu perfil no está disponible y, sorpresa sorpresa, no puedo entrar a tu blog.
      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Como la persona se habitúe a tomar pastillas para dormir, llega el momento que no le hacen efecto. Muy bueno el micro.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno Julio. Qué feo es no poder dormir. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. El compulsivo consumidor de pastillas para dormir quiero ir a hacer compañía a la esa hora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que tema tan dificil y real es dificil para quien lo padece,abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Este hombre lo tiene muy difícil; si con 38 pastillas para dormir no lo consigue, permanecerá despierto toda su vida, que le auguro corta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Las adicciones físicas y psicológicas, son todo un tema

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  9. Y sigue sin dormir más allá de la muerte... Tremendo final! Muy bueno 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar
  10. Él, en la cama, sin pegar ojo... Su espíritu, rebelde, armando jaleo por los pasillos y la cocina... Vaya plan...
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  11. El insomnio desquicia hasta al más cuerdo...

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  12. ¡Excelente publicación! Me gustó tu enfoque del tema. Estoy emocionado de leer más de ti.

    ResponderEliminar
  13. Vaya, tiene muchas interpretaciones, no sé con cuál quedarme.

    ResponderEliminar
  14. Tanto insistió que se durmió del todo ;)

    ResponderEliminar
  15. Muy divertido, me encantó. Por los insomnios que no son tan rebeldes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Este da miedo...
    Jo, con la hora muerta.

    ResponderEliminar
  17. Esas pastillitas ya no hacen nada cuando te acostumbras a tomarlas... jajaja
    Besos.

    ResponderEliminar

EL COMENTARIO ESTÁ SUJETO A MODERACIÓN