08 noviembre 2023

4:50 am

Última pastilla para dormir y ahora no despierta. No murió. Digamos que está en un limbo; un sonámbulo que entiende lo justito: porque sí, (arrastrando pies, hombros caídos, cabeza ladeada) te lava los platos, por ejemplo, pero con los ojos cerrados. No ronca, aunque balbucea sobre dolores nocturnos que rehúsa traer de vuelta a la vigilia, a la superficie del corazón. “Pareces zombi”, dice uno. “Antes estaba peor, con tanto ruido mental en noches interminables”, responde el otro. “No las culpes. Tú eliges qué pensar. La noche hasta te silencia las estrellas”.

El del limbo no entendió ni lo justito.

20 comentarios:

  1. Un texto inquietante. Pobre, con esa pastilla era realmente como un zombi .-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Un texto inquietante y sorprendente. Pastillas para acabar más zombis de lo que ya somos. Solo trabajar, sin replicar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. «Le pagamos para trabajar, no para pensar».
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Como el chiste que acabo de leer:
    -¿de que mueren las estrellas?
    -normalmente de sobredosis.
    😊
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Seguro que no murió? Qué consideramos "muerte", exactamente?

    ResponderEliminar
  6. Te había dejado comentario , pero blogger lo mandó quizás dónde
    Te dejo un abrazo buena jornada 👍

    ResponderEliminar
  7. Todavía recuerda ese ruido mental. Tal vez las pastillas no son tan efectivas y sólo le restan capacidad de respuesta.
    Algunos dolores no se sanan con ninguna pastilla

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Es que no puede dormir "Because the night belongs to lovers" ;)

    ResponderEliminar
  9. La Santísima Iglesia de la Química... a este paso todos seremos fieles suyos.

    ResponderEliminar
  10. Al menos espero que las pastillas sean de venta libre y no con receta.:)

    ResponderEliminar
  11. Estoy segura de haber comentado, pero tal vez quedó en spam...Lo de las pastillas y, de ver en las condiciones que pueden dejar me hace recordar al Fentanilo. A dónde va nuestra sociedad.
    Abrazos Julio David

    ResponderEliminar
  12. Un escrito maravilloso!

    Y gracias por tu comparación con Borges que me honra

    Y gracias también por traerme ese poema de ese gigante

    Paz amigo

    Isaac

    ResponderEliminar
  13. Un relato desgarrador, sin duda. Para concienciar.
    Un fuerte abrazo, Julio David :)

    ResponderEliminar
  14. Lo malo de las pastillas es que, como uno se lea los prospectos, no podrá siquiera dormir, de la intranquilidad que producen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. "El del limbo no entendió ni lo justito."

    Pues no creas que quienes andamos por aquí... hemos superado al del limbo. :)))))))
    ¡En fin!
    Abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  16. jaja es verdad que son terribles las noches de insomnio, terminas conociéndote el techo de la habitación al dedillo, pero es verdad tb que tal cual cuentas, las pastillas te dejan zombi total, alguna vez las he probado y sinceramente, prefiero contar ovejas o levantarme y mirar las estrellas, de hecho, cuando el sueño no quiere a aparecer, lo mejor es salir de la cama y entretenerte hasta que llega;: ) Un placer!

    ResponderEliminar
  17. Hay que comprender "al del limbo".
    Tiene demasiado trabajo incluso de visitantes que no duermen pero... digamos que tampoco despiertan.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  18. muchos en la oficina ya padecen aquel extraña patología, no están muertos, pero lo parecen...

    saludos

    ResponderEliminar
  19. Para pensarlo. Un zombi hacendoso parece. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  20. No siempre es posible elegir. Tremendo relato.
    Muy bueno 👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar

EL COMENTARIO ESTÁ SUJETO A MODERACIÓN