27 octubre 2023

“Disculpe, no puede sentarse aquí, estoy cuidando el puesto”, dijo la mujer al disminuido de Jorgito quien, tambaleándose, quería desparramarse en ese banco para desmayarse en paz. Él venía golpeado por la negativa a un puesto laboral que apenas alcanzó a rozar y antes, al rechazo de una propuesta artística, una vocación largamente pisoteada por cada no recibido. ¿Cuándo fue la última vez que recibió un sí; un sí que abre puertas, destapa cañerías, germina semillas? Estaba confundido con los días. “¿Hoy es viernes?”, preguntó. “Sí”, respondió ella. Solo por eso, por la mejilla de Jorge rodó una lágrima discreta.

21 comentarios:

  1. Tremendo. Ese sí tan ramplón pudo alegrarle un poco, pero no me lo creo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Lo que cuesta un sí, hay que engañarse y todo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estaba el asunto tan negativo que lo normal hubiera sido que fuera jueves.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que a veces uno está lo bastante jodido como para necesitar un "sí" de esas características.

    ResponderEliminar
  5. Ya sé que en muchos campos laborales se puede recibir un no o un sí, pero siempre aparece una esperanza, en cambio, en el mundo artístico predominan los no…por algo será, que la gran mayoría de los artistas terminan vendiendo sus obras a bajísimo precio. Lo suficiente para comer, por esa razón la mayoría dejamos guardados los pinceles.
    Abrazos Julio David

    ResponderEliminar
  6. ufff qué cruel está siendo la vida para el pobre Jorgito

    ResponderEliminar
  7. Las pequeñas alegrías (muchas veces muy pequeñitas), son lo único que nos permiten seguir adelante.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  8. Pobre... Pobre... Creo que no lo dejaron, siquiera, que se desmayara en el suelo...

    ResponderEliminar
  9. cada vez vemos más nos que sís en los gestos y en las bocas
    buena semana :)

    ResponderEliminar
  10. Me encanta la ternura de tu micro, sin embargo contiene un dolor, un pesar que conmueve. Es muy bonito, Julio David.

    Mil besitos y muy feliz semana ♥

    ResponderEliminar
  11. Hay qué ver lo que hace recibir un sí cuando lo habitual han sido negativas. ¡Pobre hombre! Por un momento supo lo que era la felicidad, aunque fuera por un motivo insustancial.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Seguro que puede recibir un sí a muchas preguntas. Tal vez simplemente no se atreva a hacerlas

    ResponderEliminar
  13. ¡Que desalentado debe ser que siempre te den un no por respuesta!.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Pues yo te dejo un sí, bueno dos. Uno para Jorgito y otro para ti.
    Que tanto no me tiene saturada. 😉
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Pues me ha enternecido el relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Me dio un poco de tristeza.
    Hola!!

    ResponderEliminar
  17. Pobrecito, todo le sale mal. Ni un sí que alivie tantas negativas.

    Buen texto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Es un buen truco, planear una pregunta para que nos agrade la respuesta, tomo nota ;)

    ResponderEliminar
  19. Ese es el cada día de muchos... pero como son pobres no importa... qué mundo tan cruel.

    ResponderEliminar
  20. Agarrándose a un sí a la desesperada. Qué duro seguir adelante con todo en contra.
    Me gustó mucho.

    ResponderEliminar

EL COMENTARIO ESTÁ SUJETO A MODERACIÓN