26 junio 2023

Lágrimas que traen consuelo

Convencido que la vida lo empequeñecía y colapsaba sobre sus hombros, que estaba anclado cargando el peso de ser él; sus culpas, errores, lamentos acompañados con: “¡Soy la persona más sola, nadie me entiende, mis desgracias son únicas!", Jairo lloró. Una de sus lágrimas cayó sobre una hoja. Una ráfaga la elevó y paseó por un planeta inmenso, complejo, doloroso. Finalmente, aterrizó en el mar. La lágrima en ella se evaporó hacia un nubarrón. Tiempo después llovió y a Jairo su lágrima, reconvertida ahora en gota, resbaló por su oreja susurrándole: “Afuera hay un mundo más grande que tu ombligo”.

07 junio 2023

Con tal de hablar con alguien

“¡Allá va la bruja!”, dijo uno de nosotros. La noche, la mala iluminación de sector, empezando por la plaza, la única del pueblito, favorecía a la mujer que se alejaba con nuestra pelota. La seguimos con cautela. Su sombra callejeó por calles desconocidas que bordeaban el desierto que se extendía poco más allá. Súbitamente paró y nos dijo: “No soy bruja. ¡Tomen la pelota! Atraigo gente a mi casa por un mito que inventé que los puede espantar o, mejor, despertarles la curiosidad. Piensen: ¿Qué razón tendría una vieja, sola, en hacerse esto con tal de hablar con alguien?”.

06 junio 2023

Ha llegado carta (6)

La que inspira

No he escrito, tampoco, sobre nuestra primera vez para no dejarte mal parado: literal y metafóricamente. ¡Lloraste ese día! Para tu infortunio, y aunque llevaba tiempo sin sexo, tenía un buen sabor de boca: mi último encuentro fue con un amor prohibido que, elevándome hasta el cielo y sobre nubes, tallé en palabras lo que sus caricias sobre mi piel grabaron a fuego. Este hombre secreto guió, anuló mi voluntad hipnotizándome con su lengua, en debut y despedida irrepetible.
 
¡Tranquilo, ya, olvida lo del llanto! Al acabar, como tú, él también me abrazó: pero contigo sentí que no me equivoqué.

El que expiró

¿Recuérdame hace cuántos siglos fue lo de ustedes? Nuestro hilo rojo todavía no era. Pero fíjate que puedes hablar de él con detalle, revivir la sensación fácilmente, porque anotaste esa fecha preciada en una hoja que no se desprenderá más del calendario de tu corazón. ¿En cambio nosotros dónde estamos inmortalizados? Nuestra primera vez fue más tragicómica que otra cosa, pero ni para anécdota te vale anotarla en el paréntesis que somos. Ya no me siento mal, supongo, pero tú quizás mañana sí; cuando, quién sabe, olvides que tuviste un squirt solo porque no escribiste sobre eso cuando lo vivimos.

03 junio 2023

Soledad 2023

Un hombre -que no sabe que es amigo de una ardilla que lo observa diariamente por la ventana- busca compañía en ChatGPT. Pasa horas tecleando y leyendo respuestas que esta máquina brinda para satisfacer su intelecto, aunque nunca su corazón vacío: vacío como el de esta IA. Una noche, frustrado, desenchufa todo. Cuando se acuesta, aparece esta ardilla: “Finalmente, humano, desconectaste esa cosa. Cuéntame por qué”. Y él, agradecido, se desahoga con ella sin dudarlo.

¡Finalfeliz!, pues usted, lector, tampoco duda que alguien pueda establecer una conexión significativa con un animal que habla. Pero estamos tan solos que preferimos creerlo.