jueves, 27 de octubre de 2022

Camofobia

Mi mamá me heredó su cama de toda la vida. Cama que fue circo; cuando nietos contaban/explicaban chistes para que ella sonriera. Cama que fue máquina del tiempo; donde ella rememoraba cosas idas, perdidas, abandonadas e imaginadas. Cama que fue nido; ahí murió postrada.

Tras recibirla, dormía abrazado a su almohada como si fuera su regazo; aferrado al aroma, fusionándome con su esencia, la energía maternal. Extrañándola.

Una noche, sin embargo, me soñé cayendo al vacío. ¿Te pasó? ¡Ojalá NUNCA EN ESTA CAMA! (que encerré bajo llave), pues desperté siendo tragado por el colchón... Mi mamá arrastrándome de vuelta al útero.

Gracias, Alís

19 comentarios:

  1. Tremendo (ya la vez hermoso) relato. Algo tendrá que ver el subconsciente, digo yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Julio David, el título de micro relato lo dice todo," camofobia "esa cama no es buena para tu protagonista, mejor que vuelva a la suya y dormirá tranquilo.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  3. Igual que Josep creo que es hermoso. La de mis padres fue un gran ring de lucha libre, una cama king size.
    Te abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  4. Una cama debería de proporcionar buenos momentos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Guau! Menudo final! Despierta sentimientos encontrados... Yo diría inquietantes.
    Muy muy bueno... como siempre acostumbras.
    👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar
  6. Estarás viviendo la vida hacia atrás, como en ese relato apócrifo que algunos imputan a Quino. Se muere en un orgasmo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Buen texto, las camas tienen mucha tela que contar

    Gracias por tu huella 😊 buena jornada

    ResponderEliminar
  8. pd...intento enlazar tu link de blog a mi lista de blog, pero blogger me avisa que luego del .com , sale default y no se actualiza , queda relegado al final de la lista :(
    ojalá puedas solucionar tu dirección de link

    ResponderEliminar
  9. Por eso son tan populares los objetos nuevos:

    No tienen recuerdos, ni energias atados a ellos

    ResponderEliminar
  10. El objeto encima del cual más tiempo de nuestra vida pasamos, tiene wue dejar marca, sobre todo de la que más tiempo estuvo.
    Me encsnto lo de cosas idas perdidas abandonadas e imaginsdas. Cuantas cosas.
    Abrazoo

    ResponderEliminar
  11. Un micro in crescendo, me gusta cómo alcanzas esa intensidad final tras un camino de recuerdos. Te felicito.

    Mil besitos, Julio David.

    ResponderEliminar
  12. Muy bien logrado e interesante.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  13. Entrañable relato por un lado. Y tétrico por otro...

    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  14. Empezó bien tu relato con el recuerdo y el añoramiento, más después giras hacía el terror a lo desconocido.
    Bien por ti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. El regreso al útero sería como empezar de nuevo. ¿Se puede ir más atrás?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre. Pregúntale a tus recuerdos enterrados.
      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  16. Cambio de cama y olvido de madre.

    Saludos.

    ResponderEliminar

EL COMENTARIO ESTÁ SUJETO A MODERACIÓN