jueves, 28 de abril de 2022

Las moscas

Empezaron de a poco. Zoé las espantaba con insecticidas o, como desquiciada, lo que tuviera a su alcance para alejarlas. Pero las moscas insistían en rodearle el cuerpo y específicamente la boca, pues de su interior emanaban cada vez que ella la abría para responder NO a cualquier invitación que la sacara de su estado de confort. No había aventura que la desatornillara de su sitio. Y ahí estaba, sin saber por qué aparecían más moscas por cada negativa a experimentar la existencia por fuera de la rutina.

Cuando se empezó a pudrir entendió que se estaba muriendo en vida.

28 comentarios:

  1. Brutal.
    La zona de confort a veces es un cadalso.

    ResponderEliminar
  2. Brutal.
    La zona de confort a veces es un cadalso.

    ResponderEliminar
  3. Es que la zona de confort es el lugar más peligroso y a la vez más cómodo que pueda existir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Al menos se dio cuenta.
    Falta saber si pudo salir de su cadalso.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Un buen relato amigo. Y sí la zona de confort se convierte en ocasiones en un lastre.

    Relato acorde con las palabras que has dejado en mi blog.

    Abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  6. He dejado un comentario... Que ya no veo. Y tampoco veo la observación de que esté pendiente de aprobación...

    ¿Una gracia más de las de Blogger últimamente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento aceptar con (más o menos) entereza muchos cambios inevitables en la vida, menos los que hace blogger porque tiende a cagarla.

      Eliminar
  7. Ok. Ahora he visto, antes de que desapeciese, cuestión de 3 segundos, dicha prevención!!
    En principio desconcierta esta novedad.
    No es necesario que publiques estos dos últimos comentarios.
    Chao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía no veo ese aviso en ningún blog en donde también el propietario tenga moderación de comentario como yo, esos tres segundos de aparición se le escapan hasta a un ninja cocainómano.

      Gracias por avisar.

      Eliminar
  8. Ah, la zona de confort... Sin duda es aquello que dispone el poderoso para el esclavo; más que nada para que no moleste. Y por supuesto, para que esté ocupado, confortablemente, con Netflix, fútbol, y demás deliciosos cánceres mentales.

    ResponderEliminar
  9. Ya lo dice el refrán: a boca cerrada no entran (ni salen) moscas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Parece ser que estaba muy confortable en ese estado por que no quería salir verdad? solo le faltaba para su mayor felicidad, un rabito en la nariz para espantar las molestas moscas :)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Impresionante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Uf, me dan mucho asquito las moscas... Pero a mí no me pillan pues me muevo mucho, soy un culo de mal asiento.

    Madre mía, Julio, qué cosas se te ocurren, genial.

    Me haces reír, aunque esta vez con un poco de yuyu, que decimos por acá.

    Prefiero el desasosiego a la certidumbre y la rutina, así que tengo deshabitada mi zona de confort.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  13. Un poco lenta de entendederas la señorita...

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  14. Ay, Señor... Ciertamente brutal texto

    ResponderEliminar
  15. Buena historia. Y a las moscas las siguieron los gusanos.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  16. Es brutal y real. Nunca lo había visto así.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Muy, muy bueno, Julio David.
    Por lo menos se dio cuenta a tiempo, ¿rectificará?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Oh! espero tengas esa cosa de Creative Commons activa master, mira que esta obra es tan potente que sería tentado robarla jajaj,
    te felicito por compartir este don de la creatividad escrita que tienes amigo,
    un gran abrazo y sigue escribiendo por favor!

    ResponderEliminar
  19. Hace tiempo que no leía algo tan impactante Julio David, literalmente me dejaste con la boca abierta... sin moscas afortunadamente. Chapó.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Un post tremendo, corto y lleno de verdad
    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  21. Hola, qué tal. Ando ahorita de rol por blogs visitando de vuelta de rápido. Que tengas buen fin de semana, saludos.

    ResponderEliminar
  22. Muy impactante esa imagen final.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Y la zona de confort de las moscas? Los "no" les gustanas que los "si". Les acercan mas al banquete de fin de fiesta

    ResponderEliminar
  24. ¡Tremendo! Atrapado en su zona de confort acabará devorado por las moscas.
    Genial... muy bueno 👏🏼👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar

El comentario está sujeto a moderación.