lunes, 16 de agosto de 2021

La bolsa

Corrí a casa, pues lo que llevaba en la bolsa me urgía por disfrutarlo en la intimidad. Todavía así, el toque de queda me volvió huérfano en una calle extraña. Y yo, caminando solo, era sospechoso de todo. Y eso que iba con mascarilla. Dos carabineros me interceptaron. “¿Por qué corre? ¿Qué hay en esa bolsa?”. “En esta bolsa llevo el corazón de una mujer” (la felicidad me delató). “¡¿Corazón?! ¡¿Mujer?! ¡Arrodíllese! ¡Manos en la nuca!”. Y el oficial, sin dejar de apuntarme con el arma, abrió la bolsa: una a una fue sacando las cosas que ella me regaló.

24 comentarios:

  1. Oh, impactante micro, amigo... Tremendas tus palabras
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No hay duda, sea en el país que sea, que en las llamadas fuerzas del orden no reina precisamente el tacto, la delicadeza y el buen hacer.

    Dicho lo cual, un texto curioso!

    Abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que tierno!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues es un regalo excelente. Pena que los carabineros tomaran literalmente el anuncio de lo que albergaba la bolsa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Ufff...me temía que fuera el corazón caliente y medio palpitante aún. Era algo más valioso, pero ellos no se darían cuenta.
    Saludos espero que te haya sentado bien el descanso

    ResponderEliminar
  6. ¡Ah, qué lindo, qué dulzura! :)
    Me ha gustado mucho.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  7. Como siempre impactante microrelato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Semejante tesoro ameritaba esa emoción. Cómo no iba a parecer sospechoso este amigo, jajaja.
    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  9. Los enamorados siempre resultan sospechosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Seguro que se lo quedan todo.

    ResponderEliminar
  11. Jodidos polis; no están preparados para situaciones profundas.

    ResponderEliminar
  12. ¡Ohhh, qué bonito!
    ¿Cómo dices tanto con tan poco?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se es tímido es más fácil.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. ooooohhh enternecedor. Todavía se estarán rascando la cabeza no?
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. jjajajajajajajjaajja
    buenisimo!!
    no se salva nadie... y lo peor que no te devuelvan las cosas para disfrutarlas !!! Genial como siempre Julio David, te dejo un beso

    ResponderEliminar
  15. Vaya, coincidencia temática. Aquí tenemos un problema con el contenido especial de las citadinas bolsas.
    Saludos dejo.

    ResponderEliminar
  16. Hermoso relato,cariños.

    ResponderEliminar
  17. Genial, en esos detalles... queda algo, siempre queda algo. Saluditos, Julio David.

    ResponderEliminar
  18. Es sabido que los policías (o carabineros) no entienden de metáforas...

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  19. Si fueran policías de aquí de mi país, se quedarían con algunas de las cosas de la bolsa antes de dejar ir al pobre.

    ResponderEliminar
  20. Qué bonito!!
    En esa bolsa, literalmente, había un corazón.

    Precioso!

    ResponderEliminar