jueves, 6 de mayo de 2021

Animal de costumbre

Despierta con resaca. Mira desconsolado el desorden en su dormitorio. Se acomoda y aparece el dolor de estómago, las ganas de morir, el juramento del nunca más. Sin saber cómo, se levanta. Limpia apenas. Le toma una tarde. Aunque más tiempo tarda caminando por calles lejanas y sin embargo tan familiares esa noche. Vuelve cansado de pelear consigo mismo, pero aliviado por haber comprado la cura para sus males. No vacía una botella cuando ya destapa otra. Entra al dormitorio. Lo revuelve todo buscando no sé qué cosa. Se desmaya sobre el suelo. Va a despertar con resaca, eso seguro.

29 comentarios:

  1. Es triste que algunas personas quedan en este mundo atrapados en ciclos de vicio. Muy bien narrado.

    ResponderEliminar
  2. Seguro. Qué triste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hay gente que no aprende y sigue repitiendo como en un bucle no? saludos

    ResponderEliminar
  4. Un ciclo infernal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. In vino veritas...o mentira ?

    ResponderEliminar
  6. Como decía Einstein, si siempre haces lo mismo no esperes que nada cambie. Pero como reflejas en el micro, la costumbre y los hábitos son adictivos y paralizantes. Un círculo vicioso del que es muy difícil salir. Un abrazo, Julio David!

    ResponderEliminar
  7. No tiene buen futuro pero a ver quién lo convence.

    ResponderEliminar
  8. Detrás de cualquier adicción se esconde un problema de pensamiento y hasta que este no se resuelva no hay «escapatoria».
    Recibe un abrazo, Julio David.

    ResponderEliminar
  9. Las resacas son una pesadilla.

    Pobrecillo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Que tristeza,cariños.

    ResponderEliminar
  11. Qué es lo que buscaba? Fuerza de voluntad? El mes de abril? Las llaves de Raquel? mmmm mala cosa el alcoholismo.
    Me gusta cómo lo has planteado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Anónimo8/5/21

    Hola David , eso yo creo que tiene muy mal arreglo si él no pone de su parte , ya que está dentro de una espiral de autodestrucción
    Me a gustado mucho tu relato , soy flor y desde hoy te sigo , saludos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo , soy la del anónimo como te dije a noche
      desde hoy te sigo , la verdad es que es un problema muy gordo y más si no se le pone solución a este problema.
      Te deseo una feliz semana , y un buen Domingo , saludos de flor ahora si , jajajaajaj.
      Si quieres y te apetece te invito a conocer mis tres blogs , gracias..... No leemos ,vale.

      Eliminar
    2. Soy la del árbolito con flores.

      Eliminar
  13. Que pena... Y es tan real como la vida misma, de algunos...

    ResponderEliminar
  14. Da mucha pena. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Un relato más que conocido. Y no siempre fácil de resolver... ¡Pero no imposible!

    Abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  16. Cuando crees que ya no tienes nada que perder te conviertes en el peor enemigo de ti mismo.

    Quizá en una de esas noches entre brumas o mañana des resaca encuentre algo que lo ancle a la vida de nuevo.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  17. Y otra vez a empezar...
    Por suerte también hay costumbres buenas, aunque me parece a mí que esas marcan menos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Somos animales de costumbres, no hay forma de negarlo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  19. Y vuelta a empezar. Un círculo vicioso, como él.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  20. Complicada situación aunque con ayuda puede solucionarse.
    Un abrazo Julio D
    Puri

    ResponderEliminar
  21. Bucle sin fin. Hay que ponerle remedio a esto. Besos.

    ResponderEliminar
  22. Doy gracias al señor por el día que descubrí la absenta.

    ResponderEliminar
  23. Cualquier adicción es una costumbre de la que cuesta salir, de ésta como de mil otras más.
    Y no soy juez...

    ResponderEliminar
  24. La costumbre es muy fuerte. Una fuerza de nuestra naturaleza, aunque a veces devastadora
    Abrazzooo

    ResponderEliminar
  25. Tremendo, muy triste. Cuando el alcohol te domina estas perdido y en sus manos.

    Muy buen relato 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar
  26. Ese instante en donde ceden las voluntades...

    ResponderEliminar