martes, 13 de abril de 2021

Una decisión normal

Te puedes imaginar a esta conductora, Li, con la angustia puesta en el acelerador, en su madre enferma en el asiento trasero, rumbo a una deuda hospitalaria que hundirá su último pilar económico. Lo único que juega a su favor es lo vacía que está la avenida Chang'an a esa hora de la noche. Razón por la que, dada la velocidad, no alcanzó a frenar cuando atropelló a Suyin. Ya te puedes imaginar entonces el porqué Li detuvo el vehículo y dio marcha atrás rematándola en el suelo. Entiéndela. Está en quiebra: no puede costear la hospitalización de dos mujeres.

25 comentarios:

  1. Uf, es que hay situaciones duras :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hay decisiones que se toman en caliente y pasan estas cosas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Tremenda decisión la de esta mujer. No se yo si no traerá consecuencias posteriores más graves de las que quiere evitar.
    Un abrazo julio.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, normal normal... Será cosa de la pandemia esa china, para más señas!

    Abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  5. Iba a poner una carcajada, pero se me podía tomar a mal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No se aleja mucho con el dilema de la última cama...

    ResponderEliminar
  7. Mas dramatico no hay !!!!

    ResponderEliminar
  8. apaaaaa...ajajajjajaj
    Bueno a favor solo voy a decir que nunca sabemos con exactitud quienes somos , hasta que estamos en situaciones extremas..

    ResponderEliminar
  9. No me gustaría estar en la situación de Li.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Una decisión sin duda muy práctica, sobre todo para su bolsillo, y a la vez resolutiva. Mala suerte la de Suyin.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola, Julio David! Un micro que contiene un profundo dilema moral y ético ante el que muchos obrarían igual. Y es que la vida y la mente humana es mucho más compleja de la simplicidad de lo correcto. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Sinceramente, no me gustaría estar en una situación similar.
    Pero reconozco que el micro es como si tuviera vida verdadera.

    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  13. A grandes males grandes remedios.
    Es la ley de la selva.

    ResponderEliminar
  14. Qué duro me ha parecido. Pero parece lo que cualquiera haría en caso de estar ahí.
    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, cosa normal, es que los chinos son así... Bueno, los chinos y los no chinos...

    ResponderEliminar
  16. Muy duro, pareciera que no hay más opciones...
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Si es que ya se sab e que no se pueden cruzar las calles en China. Abogo por pasos elevados O_O
    Un abrazo :-D

    ResponderEliminar
  18. ¡Líbranos de todo mal y peligro! Es cuanto puedo decir, después de dejarte un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Siempre me han intrigado estas cadenas de sucesos tragicos. Pareciera que un error lleva a otro y otro cada vez mas grave. Asi ocurrieron los grandes desastres que a veces novelan en Holliwood o incluso el de Chernobyl

    ResponderEliminar
  20. Una es más que suficiente, cualquiera lo sabe.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  21. A eso se llama: "estar entre la espada y la pared".
    Ahí te dejo un abrazo, Julio David.

    ResponderEliminar
  22. Que fuerte Julio David, una decisión complicada de tomar, entendible si nos ponemos en su lugar y en su país.
    Va un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  23. Tremendo relato. ¿Será verdad que nuestra mente puede llegar al extremo de obcecación tal, como para no distinguir el bien del mal?
    SAludos.

    ResponderEliminar
  24. Bruce Lee y el tendero de mi barrio son los únicos chinos emotivos que conozco, el resto los intuyo calculadores, comerciantes y poco empáticos como tu Li, creo que me influyen las pelis.

    Uy se me aflojan las piernas de imaginar el sonido y la sensación de las ruedas sobre alguien..., era una de mis pesadillas cuando conducía...

    Mira que eres, Julio.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  25. Cuando la vida no te presenta opciones, cuando la sociedad aprieta tu cuello debajo del agua... La locura... inevitable.

    Muy grande tu relato... Impresionante. A tus pies. 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar