miércoles, 21 de abril de 2021

La previsora

Rubencito tiene frío. Ese día la mamá encarga por internet en vez de una, dos estufas.

A Rubencito le extienden las clases. Ese día la mamá prepara en vez de dos, cuatro panes para su recreo.

A Rubencito le fueron infiel. Ese día la mamá le da el contacto de una amiga que considera el doble de valiosa que su exnuera.

A Rubencito lo descubren en un robo. Ese día la mamá consigue los testigos falsos que sean necesarios. Rubencito no mejora. Escapa y acuchilla a alguien. Ese día la mamá se pone a parir un nuevo corazón para Rubén. 

22 comentarios:

  1. Es que ese hijo es una agonía. Esa madre quiere reinventarle, pero no sé si le servirá la intención.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Curioso texto.

    En primer lugar el título parece el nombre de una compañía de seguros. Y en segundo lugar, previsora previsora, la madre no parece del todo.

    Lo dicho, curiosa historia.

    Abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  3. Las mamás siempre tan protectoras. Su amor materno-filial no tiene fin ni, a veces, lógica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La mama de Rubencito es algien excepcional !

    ResponderEliminar
  5. Que no sea porque la madre no intenta ayudarle...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Excelente mujer que tiene por mamá un tesoro ejemplar. Yo diria que es una gran dama, quizas algo sobreprotectora y consentidora, le dio quizas demasiado y por ello el caballero se desvio en malos caminos, a veces se requiere una mano firme en la educacion de las personas.

    ResponderEliminar
  7. Todo por los hijos, se lo merezcan o no.
    Luego pasa lo que pasa.

    ResponderEliminar
  8. Le veo pariendo corazones cada dos por tres jajajaja Si en lugar de darle peces, le enseñara a pescar...
    Me ha encantado este microrrelato Julio David. Muy bueno.
    Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
  9. Ese Rubencito no tiene desperdicio. Algo de culpa tiene esa madra tan sobreprotectora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Uno de los mejores micro-relatos( a mi humilde gusto).
    Las madres a veces somos asi.. y cuando leemos algo como esto nos reímos mucho pero también ..nos damos cuenta de lo terrible que es.. Impresionante y excelente final.
    Un abrazo Julio David!!!

    ResponderEliminar
  11. Que tristeza,abrazo.

    ResponderEliminar
  12. No quiero ser como la mamá de Rubencito... aunque puede que me parezca un poco 😑

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. ¡Ay! Desde luego que los hay que vienen a este mundo para dar por saco, je, je, je... Esa madre se tiene bien ganado el cielo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Que madre... De esas ya no quedan... Pobrecito nene...
    Un saludo, amigo

    ResponderEliminar
  15. Lo que merece Rubencito es tener dos mamás por si una le sale buena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Tanta sobreprotección no es buena y Rubencito desde luego le salió fino.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. De seguro lo conseguirá, pero nadie sabrá qué hacer con él.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  18. Hay que ver, cómo somos las madres.

    Aunque a mí el Rubencito de marras me parece un cretinito que no quiere crecer para que su previsora mamá nunca experimente lo del "nido vacío", no sea que nunca más quiera tenerlo lleno.

    Genial el final, Julio.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  19. Rubencito a la trena que es donde tiene que estar y la mamá a soñar Rubencitos que no existen y no tienen solución.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Un relato formidable que no desperdicia una sola letra

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  21. Madre sobreprotectora...
    Excelente microcuento
    Abrazo

    ResponderEliminar
  22. Brutal! Qué bueno! El final... magistral.

    ResponderEliminar