martes, 2 de marzo de 2021

Otro gatito

Hija, en la iglesia Santa Ana trabajaba un niño, Javier, vendiendo rosarios hechos por su mamá postrada en cama. Él era tan chico como tú, pero su alma era un ejército. Y me dolió saber que inhalaba pegamento porque eso lo terminó matando. Pero lo entendí: todos buscamos adormecer nuestras penas. Mañana nos sacudirá una tristeza más grande y para relacionarnos con ella cara a cara, debemos amistarnos hoy con la más pequeña. No es sano aferrarse al bienestar todo el tiempo ni correcto adoptar a otro gatito solo para que te sientas mejor. Llora al que murió sin miedo.

15 comentarios:

  1. Durísimo, la verdad, pero seguro que puede ser, o es, real

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Un crudo relato!

    Abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  3. Casos como este, conozco de cerca. Algunos chicos estuvieron conmigo en el salón de clases; hoy esos Javier, ya no me piden un consejo como antes, ahora claman por una moneda inhalante. La escuela no hizo ni hace nada por prevenir este flagelo; yo tampoco hice lo suficiente, pero lo que mata es la indiferencia con nombres propios: Papá, mamá... Estado.

    Disculpas si me extendí en mi pena ajena.

    ResponderEliminar
  4. Tan bueno como duro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Llorar es sano, creo, tragarse lágrimas no, cada pérdida requiere su duelo su tiempo y su espacio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Llorar sin miedo es difícil.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Tan real como la vida misma, amigo

    ResponderEliminar
  8. Y los gatitos no suelen mitigar el dolor de verdad ni sirven de sustitutos.
    Abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  9. Qué duro, Julio David.
    Llorar es necesario, como pasar el duelo ante cualquier pérdida, cada uno de distinta manera lo procesará hasta llegar ahí, aunque una parte de nosotros también se desvanece con ese adiós. No se puede buscar un sustituto, como tampoco vivir adormecidos ante esa emoción. Un relato que está lleno de dolor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Que fuerte Julio David, y por desgracia muestra una cruda realidad.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  11. Cuando alguien muere, se llora, y no siempre, pero ¿lo del miedo?
    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por temor a llorar y a que duela...

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. Hay cosas que no se pueden sustituir.
    También pasa con algunas personas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Y es que algunos/as tienen ya una pequeña manada en su casa,...

    ResponderEliminar
  14. La vida es más dura si eliminamos de ella, la empatía, la magia, la imaginación, la compasión y el amor.

    Llorar una pérdida no significa descartar cualquier resquicio para la esperanza.

    Las personas más duras, aparentemente, suelen ser las que menos soportan los reveses ... Se les va la fuerza por la boca.

    Tus micros nos hacen pensar, Julio, muchas veces sonreír, y en algunos momentos nos remueven por dentro.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar