martes, 19 de enero de 2021

Tarde

-¿Y ese cuchillo? ¡Espere, no me mate! Tengo ahorros, busque mi tarjeta. Déjeme ir y le doy la clave. Lo prometo. No importa. Pero necesito estar con mi hijo. Hoy se gradúa, creo. Es que fui un papá ausente. Me perdí su infancia. Me perdí también de ser feliz. ¡Pero feliz! Nunca aprendí a nadar, por ejemplo. Debí aprovecharme al máximo. Exprimir mi alma. Mirar más estrellas y menos facturas. ¡Y viajar! Faltó hacer un viaje; dentro de mí, conocerme mejor.
-Qué típico, venir a arrepentirse ahora... Tranquilo, usted ya está muerto. Soy médico forense y esta es su autopsia.

34 comentarios:

  1. Realmente fue un arrepentimiento muy tardóo, cuando ya no había nada que hacer ni reparar. Somos así de idiotas. Y así nos va.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Vaya final...

    Se le quedó un mundo por experimentar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Mas vale tarde que nunca dicen... aunque en este caso no vale para nada la frase

    ResponderEliminar
  4. Le están haciendo la autopsia porque la muerte no parece natural. Sospechan del hijo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Siempre nos damos cuenta de las cosas cuando no hay tiempo de reacción. Los humanoides somos así de idiotas. De ahí todo lo que suceda en el mundo actual.

    Abrazos y feliz día.

    ResponderEliminar
  6. Asi somos...que triste!!!
    Tu texto nos invita a revisar nuestros dias y comprender que mas allá de toda queja y pesar tenemos que aprovechar al máximo el tiempo que nos ha sido concedido.. Fuerte abrazo y un gusto siempre descubrir tus escritos

    ResponderEliminar
  7. Pues sí que se espero para querer vivir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. jajaja,... a buenas horas mangas verdes,....

    ResponderEliminar
  9. Bueno, en alguna otra vida si será feliz... Seguro

    ResponderEliminar
  10. No me fío mucho de las promesas que se hacen cuando uno cree que le van a matar, seguro que en secreto estaba cruzando los dedos para anularla. En este caso, de poco o nada le sirvió.

    Buen relato. Me sorprendió.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. ¡Muy buen cierre!! El objetivo de mi vida ha sido, y creo que lo he conseguido, ha sido no hacer tarde para las cosas importantes.

    Abzo

    ResponderEliminar
  12. Si no le funciona ser médico forense, medium siempre será una buena opción. Excelente publicación Julio David, me dejó literalmente helado con ese final inesperado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Mucho sentido realista tiene el descuartizador.
    Mi saludo te dejo.

    ResponderEliminar
  14. Cierto que queremos aprovechar la vida cuando todo está perdido. Que tipo el forense, dando explicaciones a un muerto sin despeinarse siquiera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Eres padre? Lo fuiste? A los que... qué genial lo hicieron, me encantaría darle/s un Cum laude!!!
    Abrazo psicológico y aplausos a los de "más (t)arde y tierra por delante, que nunca", ya que el mal... ya fue.



    ResponderEliminar
  16. Me encantan este tipo de relatos tuyos, con un humor negro retorcido.
    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  17. Incluso a su autopsia llegó tarde.
    Mal futuro tiene...

    ResponderEliminar
  18. Un relato de una actitud humana muy y tan cotidiana que debería asustar más que la muerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Tenia de todo menos vida para disfrutar de ella. Se acordó tarde, ahora ya todo da igual.
    Un relato que hace pensar.
    Un abrazo Julio David
    Puri

    ResponderEliminar
  20. Ja, ja, ja... Me pillaste con ese giro final. La verdad es que barruntaba con que el atracador fuera en realidad el hijo de este papá ausente. Ay, sin duda todo lo que se deba hacer hay que hacerlo en vida y sin demora. Estupendo micro, Julio David. Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. como tengo la costumbre de decir, existir es transmutar. un abrazo desde Brasil.

    ResponderEliminar
  22. Siempre es demasiado tarde para algo...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  23. Y así es amigo, muchos de los que hoy temen tanto por sus vidas, hace mucho están muertos..

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  24. Estos arrepentimientos tardíos... tiene poco recorrido! :)))))

    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  25. forense-sicologo!
    se cobra mas?
    saludos

    ResponderEliminar
  26. A veces desaprovechamos
    los tiempos y cuando queremos
    hacerlo, se nos paso y por una
    u otra razón ya no se puede.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
  27. Si es que a veces se espera tanto del mañana que uno se olvida del hoy.
    Muy bueno, Julio David. Da qué pensar, genial de veras.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Desaprovechar el tiempo es como suicidarnos de a poco.

    Un abrazo, estimado Julio David.

    ResponderEliminar
  29. Eres un Maestro de cómo escribir microrrelatos, mis respetos!

    ResponderEliminar
  30. Un giro final requetebueno y efectivo en este excelente micro.

    Creo que si renunciamos a intentar ser felices también estamos muertos, aunque tardemos en ver el cuchillo del forense.

    Me haces reír y reflexionar con tu fino humor negro, Julio, y además disfruto de tu maestría con los micros.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  31. Tremendo. Es un relato tan real. Moviliza la conciencia y pone los puntos importantes de la vida de todos nosotros.
    Sigo con la lectura.

    ResponderEliminar
  32. Genial!! No puedo decir más.
    👏🏼👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar