viernes, 2 de octubre de 2020

La primeriza

“Ya niños, es Halloween, pórtense mal y pásenlo bien”. Al poco rato de salir, mi hijo volvió corriendo junto a sus amigos. “Mamá -me dijo- la señora Marta dice que si le llevamos un gato, ella nos va a regalar un kilo de dulces”. “¿Un gato? ¿Y para qué?”. “No sé, pero Gonzalo le llevó uno y salió de su casa con una bolsa”. Sospechando lo peor, les ordené a que me esperaran y partí en busca de mi amiga. En el camino recogí un gato callejero. “Tonta -le dije- tienes que ser más discreta”. Y le pasé el felino.

10 comentarios:

  1. jaja, es que la mente infantil es muy sabia. Y juguetona :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. "Truco y gato", para qué querrá el lindo gatito?
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hay mucha bruja suelta por ahí, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Aquí hay gato encerrado!!


    Abzo

    ResponderEliminar
  5. La noche de Halloween, con sus cosas extrañas y divertidas a la vez, la disfrutamos chicos y grandes por igual.

    Un abrazo Julio David.

    ResponderEliminar
  6. Mmmmmmmmm me suena a bruja,jajajaja,cariños.

    ResponderEliminar
  7. En Galicia se dice «Las brujas no existen, pero haberlas, "hailas"» y en Chiloé existe el dicho "las brujas no existen, pero que las hay las hay, caray" ... como para no creer en ellas!

    ResponderEliminar
  8. ¡Muy bueno! Ya va oliendo a Halloween.
    Feliz domingo

    ResponderEliminar
  9. Este trato olía a chamusquina.

    Te dejo un abrazo estimado Julio David.

    ResponderEliminar
  10. jajajaja así, enseñando trucos. Aprenden rápido. Besos.

    ResponderEliminar