jueves, 10 de septiembre de 2020

Maya

Hola, Maya. ¿Te conté? Poco después de que decidiste terminar nuestra relación (disculpa que te saque el tema otra vez), adopté a una perrita. Es un amor. Y como sé que nunca la verás, te lo cuento aunque no te interese. Es una quiltra con quien bailo reggaetón, comemos muchas galletas y nos dormimos con la tele prendida. Me recuerda a ti, a nosotros... Pero ahora supongo que le mueves la cola a otro.

Me frustra saber que entre tú y yo algo quedó pendiente.

Por eso a la perra le puse tu nombre y le pego todos los días.

18 comentarios:

  1. Hasta antes de la última línea pensé en mi perrito, que hacemos muchas cosas juntos, pero al final me has dejado helada y a mi cachorrito también, que se ha ido a meter debajo de la cama.

    Abrazo, buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Uf, qué final tan horripilante. Quién sabe cuántas veces real.

    Muy buen texto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Alguién que no piensa cambiar nunca.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Vengeance, vengeance!!

    ResponderEliminar
  5. Pobre animal, qué culpa tiene de vuestros rollos. Mejor haberte comprado una muñeca hinchable con su cara para descargar sobre ella todas tus frustraciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Julio, ufff me parece muy cruel maltratar a un pobre animal, las cosas se arreglan entre las personas y no pagando las frustraciones con un pobre perro que no tiene culpa ninguna.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. No sé yo si vas a conseguir premio con este texto... :)))))

    Abrazos Julio.

    PD: Espero el siguiente...

    ResponderEliminar
  8. Una historia con un final tremendo, nunca me lo imaginé, parecía tan cariñoso con el perrito y lo que escondía era otra cosa. Muy bien llevado del tema de fondo
    Un abrazo Julio David.
    Puri

    ResponderEliminar
  9. Je, je, je... Veo que a tu perrita se le queda muy corto aquello de que el perro es el mejor amigo del hombre. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  10. No es sencillo decir tanto en tan pocas palabras. A medida que el relato avanza van saliendo sorpresas distintas. ¡Fantástico, de verdad!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Provocador... como siempre.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Me has hecho reír, pero inmediatamente he pensado ¡será cafre el tío! Pobre perrita!!!

    ResponderEliminar
  13. No es un secreto que siempre los más cercanos acaban sufriendo nuestros desquites.

    Impactante y provocador. Me ha generado diferentes reacciones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. me temo que la nueva Maya va a volver a dejar plantado a tu protagonista
    saludossss julio

    ResponderEliminar
  15. Pero si la culpa no es del perro, sino de quien le da de comer...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  16. jjajajajajjajajajjajaja pobre Maya...que no le toque lavar los platos rotos... jjajajajja a no desquitarse pobrecita ...ajjajajajaja Muy bueno!!

    ResponderEliminar
  17. Vaya microhistoria, un cosmos oscuro rodea a este ser, no me extraña que lo abandonaran, no se quiere ni a si mismo, lo siento por la perra, valiente... Lo peor es que existen seres así, un micro real el que nos compartes, compañero. Feliz día

    ResponderEliminar