domingo, 9 de agosto de 2020

Lo lamento

En mi pueblo hay un puente casi abandonado conocido como “Puente del Lamento”, lugar donde concurren fracasados a reflexionar o suicidarse. Hace semanas lo visito. Me gustaba su paz. El sonido inalterablemente sereno del arroyo. La luz amable del mediodía filtrándose entre el follaje.

Me gustaba, hasta que vi a un tipo enterrando varios cadáveres. Lo reconocí. Es mi vecino. Lo podría denunciar pero para eso, primero, tendría que confesar que he estado frecuentando el Puente del Lamento. Esto daría pie para que más de alguien sospeche que mi vida no es feliz ni perfecta. Y me da vergüenza admitirlo.

32 comentarios:

  1. Te vi, tranquilo, no diré nada.

    Abzo.

    ResponderEliminar
  2. Mmmmmmmm,vaya dilema,cariños.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y la de quién lo es?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Es distinto que las apariencias nos engañen a engañar para aparentar. No me gustaría estar en tu lugar y tener que decidir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Que no me entere que soy yo una de las personas que entierra tu vecino!!

    :))

    ResponderEliminar
  6. Todos sabemos que lo más importante en la vida es lo que los demás piensen de nosotros.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  7. Mejor que siga enterrando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Mientras él no te haya visto a ti vas de gane, lo demás, que se te resbale.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Cuando los argumentos son sólidos, no hay nada que oponer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ese vecino acaba por enterrar el asunto del puente de los lamentos.

    Muy bueno el final. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Pues si, mejor es no meterse en lios... Y dejar las cosas sin mas

    ResponderEliminar
  12. Jjaja qué bueno está este micro, me lo he leído varias veces, así que vaya vaya, mejor no lo admitas, tú a callar no digas nada jajaja.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  13. El miedo a la vulnerabilidad nos hace guardar muchos secretos. Lo curioso es que contarlos sería, probablemente, el principio del final de parte de nuestros problemas.

    Nadie, absolutamente nadie, puede presumir de verdad de una vida perfecta. Asumirlo ayuda a poder tener una vida feliz.

    Buen relato

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Peor que el puente de los sospiros !

    ResponderEliminar
  15. jaja primero tu reputación! quizá tu vecino te vió e hizo tranquilo porque te conoce je, saludos

    ResponderEliminar
  16. Intrigante relato, pero falta info, quizá entierra cadáveres porque es su oficio y hay un cementerio cerca? já mi ingenuidad,
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Hola Julio David, primero darte las gracias por pasar por mi blog y segundo que este microrrelato es bestial. Ese miedo lo tenemos todos en general. Lo que realmente importa es con la jocosidad que lo narras. Estupendo de corazón...

    Te sigo, tienes un blog muy interesante.

    Un abrazo desde mi tierra meiga.

    ResponderEliminar
  18. muy interesante y bueno tu texto,me gusta.Y por estos dias suceden muchas cosas como esa.besos y gracias por visitarme

    ResponderEliminar
  19. Bueno, puestos a suicidarse mejor en un bonito lugar, con luz bonita y sonido del agua, incluso sería un buen lugar ser feliz sin tener que irse de este mundo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Creo que el que entierra cadáveres los mata porque antes le han visto enterrar otros cadáveres.

    Yo ahí lo dejo.

    ResponderEliminar
  21. Viendo el mundo de hoy... debería haber un puente en cada casa.

    ResponderEliminar
  22. Hola Julio, la gente de todas formas piensa lo que les da la gana hagas o no una cosa, pero callarse creo que es lo peor ya que así el vecino te tiene atrapado:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Muy bueno! A veces cuesta mucho admitir que estamos pasando una mala racha. Sobre todo, por el que dirán....
    Da mucho que pensar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Un excelente relato, corto y con un gran final

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  25. Admitir que las cosas no van tan bien como parecen ante los demás no es tarea sana, pero es muy liberador, quizás puedas probar y así, de paso, denunciar a tu vecino, que tampoco parece ser muy feliz.

    Un abrazo! ;)

    ResponderEliminar
  26. excelente.... todos tenemos un puente de los lamentos..dentro o fuera de "nuestro cuerpo" y que bueno poder tomar las situaciones con ese toque de humor muy tuyo... Cariños

    ResponderEliminar
  27. Soberbio Julio.
    Coincido con Alís, por temor a la vulnerabilidad que podría llegar si se nos caen las máscaras de perfección guardamos demasiado silencio.
    Te abrazo.

    Te iba a preguntar tus apellidos desde hace tiempo. Porque a veces posteo tus micros en facebook.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gildardo. Te respondo al correo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  28. Muy buen relato amigo. Llama la atención lo sincero que te muestras al final... Te abres! :))))))

    Si bien entiendo que es literaria tu actitud... No se te percibe "infeliz" en esta vida.

    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  29. Hola, soy tu vecino. Te he descubierto por el relato. Pero tranquilo, que si tu no dices nada, yo tampoco.
    Un secreto de dos es más emocionante que uno de uno.
    Ingenioso y revelador de los tiempos que corren
    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Me daba que habías publicado entrada. Pero no está. Así que aprovecho para saludarte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Vaya tú también tienes un vecino asesino.

    Beso

    ResponderEliminar