viernes, 10 de julio de 2020

Primera cita

Y se rascaba el brazo. Hasta que se le cayó. Sí, se le cayó el brazo. Quizás estaba muy nerviosa la pobre. “¿No te importa que sea manca?”, me preguntó. “¿Y a ti no te importa que tenga un ojo falso?”, le respondí. Y hundí los dedos en mi cuenca y me lo saqué. Sí, me saqué el ojo. Y ya que estábamos en eso, ella se retiró sus pestañas postizas y yo mi peluca. Y nos fuimos despojando de adornos hasta que finalmente quedamos reducidos a dos niños libres, sin miedos ni complejos. Y nos empezamos a querer mejor.

16 comentarios:

  1. Fuera abalorios y cosas supletorias, por la belleza natural.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Precioso texto, Julio David. Empecé a leerlo imaginando (intentando imaginar más bien) un final surrealista y me encontré con uno conmovedor. ¿Será posible querer bien si no es sin miedos ni complejos? Yo deseo para mí esa forma de querer.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno. Así deberían ser todas las primeras citas, y las segundas, y las terceras...y toda la vida. Siendo nosotros mismos, sin querer aparentar lo que no somos.
    Un abrazo, Julio

    ResponderEliminar
  4. Cierto en que es natural despojarse de cosas añadidas que no tienen función positiva... Y que tanto perturban las relaciones y la vida. Pero de ahí a pasar por el desguace que planteas... creo que va un trecho, algo tétrico.

    Si alguien me plantease el quitarse un ojo... creo que no llegaría a verlo desde la distancia que ya había alcanzado corriendo. :))))))

    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  5. Hola Julio, con taras o sin ellas debemos ser nosotros mismos y no aparentar lo que no somos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No hay nada como desprenderse de todo artificio y mostrase tal cual.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Y justo pasaba asistencia social por allí, los vio solos y volvió a separarlos.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  8. Y hasta más guapos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Bonita historia. Un beso

    ResponderEliminar
  10. El cuento más bonito que jamás leí.

    ResponderEliminar
  11. Es lo mejor. Lo natural. Desnudos de lo artificial. Fuera máscaras. Naturales. Con defectos porque somos humanos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. La naturalidad es la esencia de las buenas relaciones. Sin fingimientos ni engaños.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Esas primeras citas...todo era pura apariencia y tratar de disimular.
    Saludos

    ResponderEliminar