miércoles, 27 de mayo de 2020

Otro microrrelato de terror

Usted es un fantasma. Aunque no atraviese paredes ni levite y respete el reposo ajeno por las noches y esté seguro (y me convenza) de que está hecho de carne, corazón y huesos. Usted es uno. Con trabajo para comer, amigos para reír y, en mi caso, con la escritura para soñar. Es que yo también lo soy, y no por eso me verá con una sábana encima, arrastrando cadenas, como tampoco nadie se disfraza así a diario. Es curioso. Mírese al espejo: no ha muerto, solo ha vivido lo suficiente para ser olvidado.

Todos somos el fantasma de alguien.

22 comentarios:

  1. Dejas un mensaje también soy una fantasma,ji,ji,ji,abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un fantasma de carne y huesos cuantos hay así jajaja, en realidad todos los somos.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. Cierto, despues de leer esto estaba yo mirandome en el espejo y vi que alli, al otro lado, me miraba otro tipo... He quedado muy asustado...

    ResponderEliminar
  4. Uf, un fantasma que sigue vio, de los peores.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Un abrazo fantasmagorico !!

    ResponderEliminar
  6. Más que de terror es una sátira de la soledad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es difícil reconocerse como tal, pero solo hace falta un pequeño esfuerzo. O bien, que alguien te lo haga notar.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. "...vivido lo suficiente para ser olvidado..."

    Más allá del micro de miedo, :))))) la frase se las trae.

    ¿Uno es "olvidado" por ser "mayor"? Yo he vivido, sino lo suficiente, largo es el camino que me queda, sí bastante, y no percibo que nadie me haya olvidado por ello.

    Si recuerdo la frase de un hombre mayor, ha fallecido recientemente al cumplir los cien años, que decía: "al hacerte mayor, con estas edades, tu círculo de amistades y conocidos se va reduciendo..., pues ellos fallecen y tú quedas".

    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  9. Somos una pandilla de fantasmas arrastrando nuestras miserias por las calles a la espera de ese olvido que seguramente ya se ha producido.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Los fantasmas que andan por ahí vivitos y coleando son los peores.¡Hay tantos sueltos!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Me miro en el espejo... ahí hay un hombre que no sé quién es... y no para de imitarme.
    Está loco.

    ResponderEliminar
  12. Que gran frase de cierre del micro. Siempre somos el fantasma de alguien, en realidad de nosotros mismos puesto que en una vida, morimos muchas veces. El niño, el joven, el veinteañero, el padre primerizo... Un micro genial que deja muchos sabores distintos en cada lectura. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Todos somos un poco fantasma y siempre hemos vivido lo suficiente para ser olvidados, por poco que hayamos vivido...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola Julio, fantasmas los hay a montones sin llevar sabana ni cadenas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Totalmente cierto. Espíritus libres o encadenados. Formados de energía mística y pasional.
    Casi, casi tu micro conforma una pequeña reflexión.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. ¿Para eso se supone que son los amigos?
    Viví equivocado toda... Nah, tampoco tanto.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado tu reflexión final,... vivo en una zona muy envejecida, y veo como cada día nos olvidamos más,... y nos olvidan más.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Hay montones de fantasmas, seria más fácil si fueran con la sábana jajaja

    ResponderEliminar
  19. Hace pensar un poco, en lo fácil que es el olvido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Muy bueno tu micro, me gustó sobre todo el final.
    Te sigo desde ya.

    Besos al alma.

    ResponderEliminar
  21. Hay que mirarse al espejo con valentía y decirle al fantasma del otro lado: Será mejor que no nos pisemos las cadenas.

    Lo único que nos puede salvar de los otros yos que se quedaron por el camino, y de nosotros mismos, es el amor y el humor. Lo demás es prescindible.

    Creo Julio que el olvido empieza cuando te haces invisible, y te haces invisible cuando los demás piensan que nos les puedes ofrecer nada que ellos deseeen o les interese.

    Pues yo cuando me sienta fantasma pienso ir con todos los complementos, incluida la bola y las cadenas, sin olvidar la palmatoria y una sábana por supuesto.

    Me haces sonreír y pensar, Julio.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  22. A veces me penas en los recuerdos. Saludos ✌️

    ResponderEliminar