domingo, 5 de abril de 2020

Coronavirus: La primera línea

Ya no quiere saber cuántos mueren. No puede. Por primera vez desde que es enfermera. Y en sus pesadillas, la pesadilla se aviva. Igualmente agradece poder echar el alma y los huesos a descansar donde sea, tras horas, dormir y olvidar… Por sobre todo recobrar esa fuerza privilegiada que ni ella sabía que tenía; para mantenerse en pie, cuerda, para no permitirse renunciar ante tanto paciente que, hoy más que ayer, abandona este mundo en soledad y desesperanza.
 
Es hora.

Despierta y, arriesgándose al contagio por no llevar equipo de protección adecuado, se pone la capa de heroína esta víctima.

17 comentarios:

  1. Son unas heroínas las enfermeras. Unas campeonas. Dejan su piel por atender a los enfermos. Y también los médicos, los celadores, auxiliares..., Todos héroes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Excelente labor la de las enfermeras. Mi hija mayor acaba de concluir su carrera de Medicina Humana, dio su examen para ingresar al SERUNS e ingresó. El SERUNS es un servicio que se hace por un año al estado, donde te ubican en un pueblito del Perú, a atender a los pacientes. Ahorita ella está en casa porque este servicio comienza en mayo. De todas formas antes de que eso suceda, sigo orando por todo el personal médico de todos los hospitales del mundo, para que Dios los ayude a seguir apoyando a todo aquel que necesite ayude. También pido por mi hija. Hermoso post el que nos compartes. Son nuestros héroes todos!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y siempre han sido los héroes, siempre han sido las estrellas, solo que en épocas oscuras, como estas, relucen todavía más.

      Toda la suerte del mundo para tu hija, Nury.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
    2. Muchas gracias David.
      Cuídate! 😉
      Saludos desde Perú. 🇵🇪

      Eliminar
  3. Lo son, de verdad son heroínas. Aquí ya murió una hace quince días, y luego alguna más, y no sé si siete médicos.

    Sobrevivirán, seguro. Porque su pasión en cuidar más más lejos que su miedo a enfermar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Así es, ni más ni menos. A pesar de los políticos, allí están ellos sacando la cara por unos ciudadanos agradecidos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No solo se ponen una capa de héroes sino una coraza de acero tan duro como su determinación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. No es fácil para el personal sanitario lidiar con esta situación. Acá aún esperan que la situación empeore y ya se están arriesgando. En circunstancias como éstas nadie se acuerda de cuidar al cuidador.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me toca sufrir por tener una persona de ese mundo, que sin estar en primera línea sí está en esa guerra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. 13.000 muertos llevamos (en realidad muchos más, porque falsean las estadísticas) y el idiota de la Organización Mundial de la Salud dice que lo estamos haciendo muy bien...

    ResponderEliminar
  9. Tu lo has dicho, víctimas es lo que son, no héroes. Tengo a una persona cercana en ello y otras dos enfermas.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Hoy tu micro es una realidad descarnada y durísima que están viviendo muchos. Ya es duro hacer un trabajo en el que se ve tantísimo sufrimiento y dolor, pero encima hacerlo expuesto al contagio... Cuando todo esto acabe más de un profesional va a necesitar ayuda psicológica :((

    ¡Un abrazo en la distancia, tocayo!

    ResponderEliminar
  11. Debe ser terrible. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Cuanto debemos a los enfermeros-as. Tengo una sobrina, sin haber acabado aún los estudios, reclutada para atender a enfermos del virus. Con 23 años, para mí es una auténtica heroína. ¡Y hay tantos como ella!

    ResponderEliminar
  13. Mi hija mayor es médico,imagínate,abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Se merecen esto y más. Arriesgan su vida y la de su familia por desconocidos.
    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  15. Nuestros héroes de primera línea también necesitan un descanso. Esperemos que esta pandemia tenga los días contados por el bien de todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar