miércoles, 4 de marzo de 2020

Las estrellas

“¿Usted sabía que hay tantas estrellas en esta galaxia que, si las repartiéramos, a cada persona del mundo le tocarían quince o más?”, dijo Paulita. La mamá dejó de peinarla. “¿O sea yo podría elegir quince estrellas del cielo y serían solo mías?”. “Eso dijo el profesor ayer”. Después Paulita se fue a jugar y al otro día olvidó este dato. Pero la mamá no. “Las estrellas -decía ella- las estrellas”. Nunca antes había pensado en las estrellas. ¿Con qué propósito, con qué ganas?

“Paulita, tengo una pregunta pero no le cuente a nadie: ¿el sol también es una estrella?”.

22 comentarios:

  1. No sí ya está especulando...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Las estrellas pueden ser de muchas clases. Tú Julio David, eres una estrella, aunque no seas de las del cielo.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ah, las estrellas! Yo me conformo solo con verlas...¡Son tan hermosas!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. En cierta ocasión fui con mi hija al castillo del chocolate, había más niños allí, no recuerdo la fecha, supongo que era especial, la encargada ofreció a los niños que cogieran una paleta de chocolate, en su base estaban acomodaditas en orden, coloridas y traviesas, más grandes, más pequeñas, todas estaban allí, fueron seleccionando, tocó el turno a mi hija y dijo; "yo quiero aquel", señalando un fantasmita escuálido y alargado, tenía como medio metro de altura, parecía invisible, allí estaba y nadie lo había visto, aparte de eso tenía premio, dos kilos de trufas esparcidos en una canasta de frutas.
    El sol es tan estrella como el fantasma chocolate?
    😗

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿O quizás tu hija era un sol que iluminó y pudo ver cosas que otros no?

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. El sol seguro que ya está elegido. Hay que ser más original. Echarle más imaginación. Seguro que hay por ahí alguna sorpresa gratificante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Decian los antiguos que las estrellas eran las almas de la gente... Quien sabe

    ResponderEliminar
  7. Para nosotros el astro rey no lo consideramos estrella, porque está cerca y porque no lo vemos de noche :-).

    Paulita acabará por interesarse por la astrofísica, ya verás. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Tener quince o más soles tal vez le parezca más práctico.

    Las estrellas, las estrellas... sin perder la capacidad de brillar aún entre tantas otras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Dicen que el saber no ocupa lugar, pero las estrellas sí y mucho. Eso no se lo dijeron a la mamá de Paulita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. La madre pronto querrá el universo entero.

    ResponderEliminar
  11. LA AUSENCIA

    Cuando el amor se va,
    parece que se inmensa.

    ¡Cómo le aumenta el alma
    a la carne la pena!

    Cuando se pone el sol
    lo ahondan las estrellas.

    JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

    Te dejo un abrazo, estimado Julio David.

    ResponderEliminar
  12. Na da más y nada menos que el sol...

    ResponderEliminar
  13. Curiosa la actitud de la madre!

    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  14. Comica esa manera de pensar:cada buena contesstacion tiene que estar primada !!!

    ResponderEliminar
  15. nooo.. jajaja te pasaste, que ambiciosa!! pero me encanta que sepa que merece el sol y mas que eso UY SCUTI o no??..
    Por otra parte que bien que habemos algunas que quizás no somos tan ricas ( o quizás si, dependiente del punto de vista que se nos mire) pero que nuestra vista esta en aquellas maravillosas creaciones que adornan el espacio como cientos de miles lucecistas led y no en marcas como Louis Vuitton, Gucci, y cuanta cosa material las haga "brillar".
    Prefiero cargar ojotas y la vista al cielo.. (dato: me tatuaron a Venus y a jupitar en mi rostro, extremo izquierdo bajo mi boca de rosa natural)

    ResponderEliminar
  16. Ja, ja, ja... Desde luego que esa madre tiene un pensamiento muy terrenal. Lo tremendo es que esta idea la han tenido en el mundo real. No hace mucho leí sobre una curiosa disputa entre una gallega y un abogado rumano que con sus santos memoles se fueron a un notario para registrarse como propietarios del Sol dado que nadie lo había registrado. En fin...
    Yo prefiero la idea de que todos llevamos parte de las estrellas en nuestro interior. Y esto es literal, dado que todos los elementos de la materia, a excepción del Hidrógeno y el Helio, fueron creados en el interior de las estrellas y ahora forman parte de nosotros mismos. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. La avaricia romperá el saco...

    Un beso generoso.

    ResponderEliminar
  18. Debe ser que el sol le parece que brilla más.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  19. Las estrellas podrían ser nuestro sol interior, digo yo.
    te dejo un abrazo.Chao.

    ResponderEliminar
  20. Creo que la madre por primera vez pensó que poseía algo importante y grandioso sólo para ella, quizá cuando le preguntó a su hija por el Sol lo hacía por si se podía elegir entre las estrellas que te correspondían, ¿por qué no tener entre sus quince la más vistosa?

    Si pudiera elegir mis quince me las pediría entre las más lejanas e inexploradas.

    Como siempre, Julio, tu ingenio narrativo y fabulador tiene varias lecturas, todas interesantes.

    Te imagino sonriendo socarrón ante lo que cada cual interpretamos.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  21. Esta claro que el sol es el sol y no puede ser una estrella. Ya lo dicen los terraplanistas y los simios de El planeta de los simios.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar