domingo, 23 de febrero de 2020

El barco progre

El barco se hundía. La tripulación a cargo de los poquísimos bote-salvavidas anunciaba: “¡¡¡Mujeres y niños primero!!!”. Rodolfo no era eso ni lo otro. Aunque sí muy 2020. Se acercó al oficial que coordinaba la ayuda y dijo: “No se confunda ni me discrimine por mi bigote; yo me identifico como mujer, exijo ser rescatada”. Rodrigo opinó igual. Y Gonzalo. Y muy luego la demanda se multiplicó en cientos de hombres que se afirmaban mujeres, agolpándose, con ellas, para abordar las naves. “¡¡¡O se salvan todes o nadie!!!”, gritó uno. O una. O une.

Al final sobrevivieron los puros niños. 

20 comentarios:

  1. Tu relato me ha hecho sonreír, pero la verdad es que estamos llegando a un punto que eso del sexo masculino y femenino se está quedando corto.
    Un abrazo, Julio

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No entiendo por qué no ponían precio a los billetes para coger barca y ya está.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja... muy bueno, Julio. Lo del feminismo a ultranza (me considero feminista, pero no me identifico con esta versión actual) y la ridiculez del lenguaje inclusivo, da para ironizar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Con tanta filosofía progre y muy de 2020, lo cierto es que ni unos ni otras se pusieron de acuerdo y al final mujeres y hombres ahogados.

    Te dejo un abrazo amigo Julio David.

    ResponderEliminar
  6. Lo has Cambiado. Yo ayer lei otro y dejé mi comentario, pero no está.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has sacado de dudas, porque me había parecido lo mismo y estaba confuso.

      Eliminar
    2. Sí, lo ha cambiado por ésta otra entrada, ya te lo digo yo, Chema.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Pues está genial, amigo. Qué ingenio, sea o no políticamente correcto :-)

    Por los botes salvavidas, que pongan los que se necesitan :-). Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Les problèmes du genre !))

    ResponderEliminar
  9. A partir de ahora deberían haber botes salvavidas para cada identidad o condición sexual, o sea un montón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Magnífico micro, Julio David. Has condensado en unas pocas líneas el nivel de absurdidad al que estamos llegando con tanta corrección política. Y, además, lo has hecho con una fina capa de humor para darle más brillo a tu denuncia. Bravo.

    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Los niños heredarán el mundo que nos encargamos de destruir.
    Y, con un poco de suerte, vivan mejor que nosotros.

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
  12. La tontería será la causa primera que originará el final de la especie. Eso y la estupidez infinita.
    Los niños se salvan porque todavía son inocentes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. En mi tierra decimos... "O medo é libre"...

    ResponderEliminar
  14. Hola! Vengo a visitarte, qué bonita casa tienes! Me quedo por aquí. Me alegra que se hayan salvado los niños en tu relato, se lo merecen. Ahora, tanta igualdad que se pide, se va creando tal confusión que ya no se sabe quién es quién. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. A ver... eso de los niños primero es discriminatorio.
    Lo justo sería los toros primero...

    Saludos y olé.

    ResponderEliminar
  16. Esto de las progresias me tiene un poco confundido... O confundida... O confundide... No se, sa o so...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Ja, ja, ja... Al menos, los que siempre deben ser salvados son los niños. Con la esperanza de que tengan más sentido común que sus ascendientes. En fin... Me ha hecho gracia ese uso final de la "e" como letra de neutralidad. Por la Red he visto que lo suelen usar los muy "comprometidos con la causa". A mi me parece rizar el "rice" de la tontada. Un abrazo, una abraza y une abrace!!

    ResponderEliminar
  18. jajajajajaja

    Esto del lenguaje inclusivo y la igualdad tiene sus consecuencias.

    Un abrazo

    ResponderEliminar