domingo, 2 de febrero de 2020

Crecer de golpe


¿A qué edad los niños dejan de ser adorables?

Gustavito tiene 12 años, y desde hace dos que va por la vida robándole a gente por la calle. Luego huye y no para hasta esconderse en un bosque cercano a esperar que anochezca.
Cierta vez (la última), entre el arbolado, volcó el interior de un bolso, recién despojado, de una abuela. Al suelo cayeron medicamentos, recetas, nada de plata, y un pequeño espejo. Cuando se inclinó para recogerlo, se horrorizó al ver el reflejo de un hombre llamado Gustavo; un ladrón de trayectoria, imponente, de mirada muy fría o muerta.

Mi aporte para El bic naranja

19 comentarios:

  1. Algunos niños ni siquiera tienen la oportunidad de ser inocentes...

    Muy bueno el relato. Contundente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Esos niños que dejan de serlo, por necesidad y abandono, qué soñarán. Tal vez que juegan con canicas. Muy buen texto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. "Petit voleur deviendra grand "

    ResponderEliminar
  4. Tantas ganas de llegar a mayor...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El paso del tiempo contado en un instante, sin concesiones al sentimentalismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. hay niños que crecen demasiado deprisa, la vida, las circunstancias ...les hacen ser viejos antes de tiempo. No pueden tener infancia ¡Qué triste!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Mirada muy fría o muerta, vaya vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que en la adolescencia dejan de ser adorables y en poco tiempo se convierten en insoportables.
    Algunos incluso antes.

    ResponderEliminar
  9. ¡Ay! Hace unos años había un programa en TV sobre adolescentes problemáticos, de inicio mostraban sus fotos de niño y me preguntaba si seríamos capaces de percibir ese momento exacto en el que el gracioso niño se transformaba en ese "aborrescente". En este estupendo micro lo captaste en ese reflejo especular. Un abrazo, Julio David!

    ResponderEliminar
  10. Muy triste que niños tengan que salir a pedir por obligacion de los mayores y despues a robar, que cruel es la vida para ellos que no tuvieron la oportunidad de ser "niños". Un texto que muestra una realidad de a sociedad actual. Gracias por hacerla mas visibles, y ojala haya gente que hable con esos niños y les aconseje para bien.... porque les espera un futuro aun mas duro sino cambian...
    un Beso y me quedo con vos, con tu permiso para hablar un poquito!!

    ResponderEliminar
  11. Para reflexionar el relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Normalmente no percibimos que el tiempo pase más rápido o más despacio. Solamente si algo nos altera la rutina tendremos la impresión de que el tiempo ha pasado volando... como le ocurrió a Gustavito.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  13. Cruda realidad reflejada en este espejo donde no solo Gustavito se mira, pues también nosotros nos vemos reflejados al morir nuestra inocencia.
    ¡Felicidades! querido Julio David, por acercarte a la perfección de la esencia del microrrelato.

    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Impactante pero no irreal... Tan real como la vida misma

    ResponderEliminar
  15. Excelente e impactante relato amigo.

    Justamente ayer la tv daba las imágenes de un joven ladrón zarandeando a una mujer mayor en el metro para robarle el bolso. Cosa que no consiguió por la fuerte oposición de ésta.

    También ayer leí un comentario tuyo en un blog de cuya frase tengo intención de publicar una entrada en el mío.

    Resultó impactante también y reveladora. Y muy tuya en lo que te conozco.

    Te la paso por mail y así me das el Ok. Gracias.

    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  16. Impactante tu micro relato Julio D. No hace falta decir más con pocas palabras dijiste mucho.
    Te felicito.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  17. Un exquisito y profundo relato para la reflexión. Gracias
    por tu buen hacer.

    Por aquí me quedo y echo un vistazo unos pisos más abajo.

    ResponderEliminar
  18. Nada mas dificil que un micro relato. Excelentes son los tuyos.

    ResponderEliminar

  19. Contundente micro, Julio, con ese final inquietante y desesperanzador.

    Creo que los niños dejan de ser niños cuando abandonan el juego, la improvisación, y su meta es convertirse en un adulto de referencia.

    Puede que ese adulto sea el espejo en el que se mira horrorizado el niño de tu historia.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar