lunes, 6 de enero de 2020

La cumbre de lo absurdo

Ciento cincuenta mil botellas de agua y 600 mil vasos. Todo de plástico. Así como otros cachivaches varios. Ochenta y tres pantallas LED. Entre folletos explicativos y revistas especializadas y libros para crear consciencia, 30.600. Novecientos focos de luz activos. Doscientos puntos distribuidos de puertos USB para cargar celulares, tablets y notebooks. Cuarenta cámaras de vigilancia. Cincuenta kilos de comida que sobrará. Otros tantos kilos de stands y pabellones de aluminio y madera que también irán a la basura. Y PVC y vidrio y servilletas y quizás cuánta cosa más, en esta reunión internacional sobre cómo mitigar el cambio climático.

22 comentarios:

  1. Dificil es cambiar lo que ya está presente, tantos plásticos y tantos pvc, cada vez más, deberíamos concienciarnos sobre el cambio climático.

    Besos y feliz 2020.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, todos los besos y la felicidad para mí este 2020 jaja Bueno, te los comparto y que sea para ambos.

      ¡Gracias, Dorada!

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
    2. Jajajja gracias por compartirlos, así se hace jajaja.

      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  2. Lo importante es convencernos a nosotros mismos de que estamos haciendo algo, para acallar nuestras conciencias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Si, es absurdo, pienso que esas reuniones son solo para pasar el rato. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. El balance es desastroso. Porque nos mentalicemos, los gobiernos con mayor implicación, de que hay un solo planeta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Sí, y además no lo reciclaron.
    Menudos farsantes...

    ResponderEliminar
  6. Vamos de locura en locura.

    ResponderEliminar
  7. Y a eso hay que añadir los aviones ultra contaminantes con los que han volado la mayoría de los asistentes.
    Una de las muchas contradicciones del ser humano.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Mientras el poder de las multinacionales se imponga al político no hay nada que hacer. La banca nunca pierde, los que pieerden son los ciudadanos de a pie.

    Te dejo un abrazo, amigo Julio David.

    ResponderEliminar
  9. A toda esa gentuza les digo aquello de Petrarca:

    "Vos vestros servate, meos mihi linquite mores"

    (Sigue tu propio camino y déjame seguir el mío)

    Si no creo en sus intenciones ni parlamentos, cómo creer en sus amenazas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Así de absurdo es nuestro mundo mi buen amigo. Abrazos y lo mejor para este año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor también para ti, Gildardo. Uno podría ir guardando y acumulando los buenos deseos y usar esas reservas para épocas oscuras, muy oscuras y más oscuras jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Cierto, generamos un montón de residuos de plástico para condenar el uso del plástico, algo no va bien es evidente.
    Un abrazo y muy feliz año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conxita, leí tu comentario con tus buenos deseos y al poco rato recibí una buena noticia. Ahora me siento en deuda contigo jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. ¡Hola, Julio David! Bueno, lo primero ¡feliz año! Respecto a lo que comentas... puf, el cambio climático cada vez más me parece un tema del que no se nos está contando todo. Esa recurrencia constante a achacar cualquier cosa al cambio climático me resulta chocante y hasta cierto punto empiezo a cuestionarme si no empieza a ser un negocio en sí mismo. Ojo, que no se me malinterprete, evidentemente la civilización tecnológica es una enfermedad para nuestro planeta y el ser humano es un agente contaminante de primer orden. Pero me asombra que ante la amenaza de ese cambio climático, cataclísmico, las medidas de los gobiernos sean tan precarias. Si los envases de plástico contaminan, pues que se prohíban directamente, por ejemplo. No sé, creo que como en tantas cosas, estamos recibiendo una información muy escasa. De todas formas, tarde o temprano, y más allá de postureos bienintencionados en redes sociales, la sociedad occidental tendremos que plantearnos a qué estamos dispuestos a renunciar por nuestro planeta. Porque además de las fuentes de energía, es el propio consumo de energía lo que colapsará nuestro planeta. Solo debemos pensar en todos los cacharros electrónicos que tenemos en nuestra casa y compararlos con los que había en una casa de hace treinta años. En fin, el tema se las trae y ya me estoy enrollando. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  13. Las eternas contradicciones de los que lo saben todo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Si que somos absurdos, totalmente. Pero escritos como este, Julio David, nos hace darnos cuenta de cuánto.
    Espero que hayas pasado unas Felices Fiestas, y que todavía sea mejor este año que ya hemos iniciado.
    Un fortísimo abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deseo y espero lo mismo para ti, Irene. Que no nos falten las razones para estar contentos o, por lo menos, satisfechos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  15. Muy bien traído este relato de lo absurdo de las propuestas sin intención de cambiar nada.
    El ser humano tiene muy poco arreglo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Mucho padre Gatica... Como no empecemos a predicar con el ejemplo no llegaremos a tiempo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Genial!!!!!!!!!!!! Totalmente de acuerdo con vos.
    Saludos

    ResponderEliminar