domingo, 8 de diciembre de 2019

El infierno según...

-Confiesa el pecado y te diré el castigo.
-Estrangulé a mi pareja. Ella constantemente quería dejarme. Pagué con pocos años de cárcel. Merezco que me quemen.
-¿Que te quememos? ¡Oye, no somos salvajes! Tranquilo, te voy a explicar cómo funciona todo. Siéntate aquí y mira esta tele. Cuéntame, qué ves.
-A ella y a mí persiguiendo un globo... Adivinando figuras en las nubes… Contando las estrellas… Espere, no recuerdo vivir estas cosas juntos. Últimamente solo peleábamos.
-Lo sé. Y ahí está tu castigo: mirar por siempre las imágenes de una existencia que pudiste haber llevado cuando estabas vivo pero desaprovechaste.

OTRA VERSIÓN

-Confiesa el pecado y te diré el castigo.
-Hundiéndome en la droga, la arrastré conmigo. Esa noche su corazón no soportó otra sobredosis de preocupación, de insomnio… Mi mamita… Sé que al otro lado me espera el fuego.
-¡Qué manía ustedes con eso! Ven, te invito, siéntate y mira esta tele. Cuéntame, qué ves.
-Me veo preparándole una torta… Ahora paseamos con un perro… La veo abrazarme y llorar de alegría… ¿Pero estas cosas las vivimos?
-No, no. Y ahí está tu castigo: mirar por siempre las imágenes de una existencia que pudiste haber llevado cuando estabas vivo pero desaprovechaste.

OTRA VERSIÓN

-Confiesa el pecado y te diré el castigo.
-Sinceramente, jamás le tuve rencor a nadie y a nadie hice un GRAN daño. Solo a mí: por eso me disparé. ¿Valdrá la pena hoy pasarme una eternidad en llamas? Tampoco fui TAN malo.  
-¿Crees que no hay nada peor que asarte? ¿Seguro? ¿De verdad? Entonces acércate; no, yo te acerco la silla, acomódate, mira al frente y cuéntame qué ves de ti.
-Aparezco queriéndome… Y ahí también… Y ahí... Yo nunca haría semejantes tonteras y sin embargo me gusta lo que veo. Pero ya la cagué, ¿cierto?
-Sí, ya la cagaste.

21 comentarios:

  1. Yo me esperaba un infierno más duro, al final a los malos les va a salir barato hacer sus maldades en la tierra y en el más allá.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, la cagó y no hay solución.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo hecho no se puede deshacer. Creo que no hay segundas oportunidades, pero igual si ese es el sueño del tipo, podría rectificar. Rectificar es de sabios.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El infierno es mas bien en la Tierra !

    ResponderEliminar
  5. No hay nada peor que ver cómo uno ha desaprovechado la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Como Josep estoy en que no hay peor condena que la de desaprovechar los momentos de amor hacia los demás y uno mismo.
    Abrazos, julio

    ResponderEliminar
  7. No hay peor castigo que sufrir las consecuencias de nuestros propios errores.
    Te dejo un abrazo, estimado Julio David.

    ResponderEliminar
  8. Castigo es castigo en cualquiera de sus versiones tendrán lo mismo: Acusación, señalamiento y desprecio.
    Te dejo mi saludo.

    ResponderEliminar
  9. Quisiera uno pensar que eso del infierno es un puro cuento. Pero no lo tengo claro, viendo lo que veo en la tierra--

    ResponderEliminar
  10. No creo en el infierno ni en el castigo eterno. Las maldades se pagan en vida. También los corruptos, los políticos ambiciosos de poder, los criminales, todos carcomidos por esa continua insatisfacción o ese apetito desmesurado que les corroe por dentro, porque nada les basta.
    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  11. El ser humano se acusa de los pecados por exceso, sin caer en la cuenta de que sus culpas más graves le vienen frecuentemente por defecto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Jo, Julio David. No imagino peor infierno que el que nos muestre lo que pudimos haber sido en vida. Sin duda, ese castigo eterno es mucho peor que las llamas. Muy buen micro en todas sus versiones. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Creo que sí es una sensación horrible la de poder ser consciente de todo lo que se pudo haber hecho pero no se hizo.
    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  14. Pude tener tantas otras vidas y al final acabé escribiendo en un blog.
    La cagué.

    ResponderEliminar
  15. Si todos viéramos o creyéramos en las posibilidades que tenemos, no tendríamos que pensar en los posibles castigos, como las diferentes versiones de tus micros, no creo que pueda existir nada peor que ver todo lo que se ha perdido por no haber hecho las cosas correctamente.
    Un abrazo, Julio David.

    ResponderEliminar
  16. Bonito post, Julio D. Hace un par de días leí sobre las ucronías y ahora veo que las has empleado en él. Cuántas cosas podrían haber sido de otra manera si hubiéramos hecho cosas distintas mientras podíamos.
    Me encanta este mensaje de fondo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Muy ingenioso, Julio, y surrealista, me ha gustado.

    Pero para mí que siempre temí ir al cielo cuando era pequeña y morirme de aburrimiento, cuando las monjitas me decían que allí estaría eternamente contemplando a Dios y eso era todo, ahora descubro que el infierno es casi peor, no me gusta ver tele.

    Un abrazo, Julio, y mímate, también en Navidad.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo12/12/19

    nuestra mente, nuestros miedos ya arrebatos son el peor infierno, y la tele son nuestros anhelos de algo que pudimos hacer y que no nos atrevimos, sin embargo siempre es tiempo para vivir sin miedo al infierno, y hay cosas tan "pequeñas" que no hacen despertar del infierno o escapar de él.. solo levanten la mirada al cielo en un atardecer desde Octubre hacia el poniente.. y sabrán de que hablo.

    ResponderEliminar
  19. Creo que no hay peor castigo que ver lo que podrías haber vivido y no poder vivirlo.
    Ese infierno es muy original.
    Muy buena esta entrada. Invita a la reflexión.
    Un abrazo Julio D.
    Puri

    ResponderEliminar
  20. Muy original. Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Una frase que me gusta dice que todos tenemos dos vidas. La segunda comienza cuando descubrimos que sólo tenemos una.

    El infierno lo vivimos aquí, si no hacemos lo necesario para evitarlo, aunque sea en secreto.
    Me gusta cómo has descrito el infierto. Estoy de acuerdo.

    Un abrazo, Julio David

    ResponderEliminar