sábado, 14 de diciembre de 2019

En este sueño

La última noche que te quedaste en mi casa, no te quise despertar. Fui al trabajo y al volver seguías plácida, linda, a salvo.

Y vinieron días de mucho sigilo. Ya no veía tele, comía en el patio, caminaba descalzo, como un fantasma. Es que no te quería despertar. Y cuando lo intentabas, cuando te removías en la cama, rápidamente te susurraba cosas nocturnas al oído para convencerte de continuar durmiendo y te hablaba de lunas y amores secretos eternos. Pero de tanto repetirlo al final dejaste de creerme, creo.

Entonces abriste los ojos y el que despertó fui yo.

24 comentarios:

  1. Más que amor era un enamoramiento enfermizo, una dependencia secreta que no podía terminar bien. Ella lo entendió antes y él por fin se dio cuenta.

    Te dejo un abrazo, estimado Julio David.

    ResponderEliminar
  2. El amor ciego, todo un Opera !

    ResponderEliminar
  3. Pensaba que había sido otra cosa.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Una bonita historia Julio. En su primera parte... Al final la realidad se impuso!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. me encantaste
    abrazos desde Miami

    ResponderEliminar
  6. Genial!!!

    Es de concurso y de ganarlo.
    Bravo!!!

    ResponderEliminar
  7. Qué hermoso, qué sensual, y qué fin tan inesperado. Me ha encantado.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Buenísimo! No podía ser más que un sueño, por suerte. Tenerla ahí, siempre dormida, ya es de un tipo controlador.
    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  9. ¿Y quién era el fantasma?

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de sus apariciones”. Juan José Arreola.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Debió resultarle una gran decepción.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Ese ser durmiente..qué bueno, era en realidad uno mismo.

    Un abrazo y tarde sin dormir

    ResponderEliminar
  12. El despertar definitivo.
    ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Desde luego el micro esta dando lugar a muchas interpretaciones, y creo que esa era tu intención. Bien puede ser una relación amorosa un tanto rara, un sueño soñando otro sueño... Y eso dice mucho del micro. Un abrazo, Julio David!

    ResponderEliminar
  14. Estoy con David, es un micro que tiene muchas lecturas y todas ellas deja una sensación de inquietud.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Mira qué bien, inspirado por Arreola. Muy bueno como siempre Julio. En algún momento pensé en una especie de secuestro, quizá.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Cómo los finales de las películas de Alfred Hitchcock, inquietante.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Magnifico relato, amigo... Me encanta ese final

    Mis mejores deseos para estas fiestas que se acercan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ildefonso. También te deseo los mejores días para estas fechas.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  18. Nos resistimos a despertar, pero la vida siempre se encarga de hacerlo.

    Muy buen relato

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hay sueños que de tanto soñarlos se convierten en realidad, hasta que nos despertamos y se evaporan.
    Muy bueno tu relato.
    Un abrazo Julio D
    Puri

    ResponderEliminar
  20. Buff Julio David no sé si ese sueño me parece tranquilizador, un micro inquietante o al menos a mi me lo ha parecido.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  21. Esperaba un final sorprendente. No sabía cómo lo ibas a terminar. Lo leí varias veces, y creo que esta lleno de amor. A veces, cuando un sueño es tan bonito, despertar es un poco triste.
    Besos

    ResponderEliminar