jueves, 25 de abril de 2019

Lapsus (2)

Lo que escribo es clavo. ¡Y que se entere tu espeso! ¿No te llagan mis correas? Voy a morar de pena. Supérate pronto. ¿Quién como yo treta tu saxo? No es macho, pero es mujer a lo que te ofrece ese quien en tu lodo ronca. Ya basta de perros. Me apremia saber esto: es él o yo. Estoy orto de únicamente sonarnos juntos. Y te enfermo que soy un hombro seno, pero tanto te amo que me informas. No te culpo. Yo me ilusiono solo. Así que, por lo vasto, me meteré todo lo que tango por el harto.

18 comentarios:

  1. Me encanta tu ingenioso juego de palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Vaya juego con expresiones, finales y malabarismo argumental

    Un abrazo, Julio David

    ResponderEliminar
  3. Sorprendido me dejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A buen entendedor pocas (y engañosas) palabras bastan.
    Un abrigo.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, el autocorrector y un amante muy descuidado.
    Un atraso.

    ResponderEliminar
  6. Leo y devoro.
    Me voy.
    Me quedo.
    No... me largo.

    Chao.

    ResponderEliminar
  7. Me entretiene y me distrae. De tanto que puedo entender no entiendo nada, o casi nada, que no es lo mismo, pero es igual.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Revisa el autocorrector,... suele hacernos malas pasadas
    ;)

    ResponderEliminar
  9. Ay ay ay, que algo no anda bien jajajaja.
    Ingenioso, tocayo, aunque confieso que he tenido que leerlo dos veces para enterarme :)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Me apunto al comentario de Alís que, como buena gallega, no se sabe bien dónde se queda...

    Sí pero no, no pero sí, pero es igual...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Me encantó. Yo te aplaudo. Se entiende perfectamente, leyéndolo por supuesto " como debería ser". Me parto de risa.
    El final creo que en España no sé si lo entenderán .....el "harto", acá no lo usan como nosotros....
    Genial una vez más, Julio

    ResponderEliminar
  12. Divertido e ingenioso este micro, donde tal vez te sentiste inspirado por la jitanjáfora. ¡Bendita jitanjáfora!

    Saludos salados.

    ResponderEliminar
  13. Creo que ella debería decidirse de una vez entre el amante con el corrector estropeado o con el cerebro encriptado y ese marido que ronca a su lado sin sobarle el seno...Oh, Julio lo dejo aquí que esto es contagioso...

    Muy ingenioso, Julio, y se entiende perfectamente el final.

    En mi calle hay una tienda que se llama ORTOPEDIA, imagino que a vosotros os haría reír, a mí también, cuando paso cojeando con mi rodilla artrósica y pienso que algún día no lejano seré cliente de ese Orto de tienda.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O esa tienda del orto, también hace juego jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. Bueno bueno todo es posible, me agrado este blog, gracias.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Julio David, acabo de encontrar tu blog.
    te invito a mi espacio
    https://www.passionwithoutregrets.com/
    ya te sigo,
    Gracias :0)

    ResponderEliminar
  16. En realidad estropee la gracia de la tienda, Julio. Ya que se llama, y lo pone en letras muy grandes, ORTO Atocha.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  17. Increíble pero cierto tu maestría, Julio David, hasta donde puede llegar tu ingenio, cada día me sorprendes más.

    Vaya un juego de palabras, y qué final.

    Un aplauso muy fuerte con un beso enorme.

    ResponderEliminar

El comentario está sujeto a moderación.