lunes, 11 de marzo de 2019

Malentendido

Pasaba fuera de un Sex Shop y una canción empezó a sonar. Entré para poder escucharla mejor. Era de mi infancia remota. Sus notas musicales abrieron mi memoria y corazón como una gozosa flor diurna. Llevaba décadas sin escucharla. Al poco rato el empleado me sacó del trance. “¿Puedo ayudarlo?”. “Por ahora estoy mirando”. Estábamos solos. Me di unas vueltas. De pronto, al segundo coro del tema, me detuve frente a un pene de goma del tamaño de un bate y sollocé. “¿Le trae malos recuerdos?”, preguntó. “Al contrario -respondí- me trae lindos recuerdos”. Quizás qué habrá imaginado el tipo.

20 comentarios:

  1. Pues cada uno imagina y supone a su manera. Un lugar extraño para evocar la niñez, sin embargo.

    Un abrazo y feliz día

    ResponderEliminar
  2. La música nos trae recuerdos tras las cosas más impensables.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Contas un curioso alibi para entrar en un sex shop...

    ResponderEliminar
  4. No todo es lo que parece.
    Me alegro leerte de nuevo. Creí que algo extraño había ocurrido, sobre todo al ver desaparecer tus últimas y curiosas entradas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. jajjajajaja...

    Y es que la imaginación es libre!

    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  6. Quien sabe lo que pensamos mientras lo pensamos.

    ResponderEliminar
  7. Lindo malentendido... ¿o no?
    Me alegro que hayas vuelto, Julio.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Y luego los chismes mi querido Julio, los chismes, jajajaja. Sabes que a ese tío le van los penes enormes, jajajaja.
    Muy divertido como siempre.
    Me alegra leerte de nuevo.
    No sé si ya te habrás abierto cuenta en Mewe como casi todos hemos hecho.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Jajjaa, es que hay gente muy mal pensada eh... jajajaa

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Y qué canción era? Jajajajaja

    Qué bueno volver a leerte

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Como comprendo a tu protagonista, su añoranza de mejores tiempos y mejores hechuras... y mejores canciones, ya puestos.

    Me imagino siguiendo una canción ensimismada y topándome con una de esa muñecas hiperrrealistas (nunca entendí ese adjetivo) diseñadas para el goce y ajenas al paso del tiempo y a la fuerza de la gravedad.

    Me hiciste reír de nuevo, Julio, conectan nuestras ironías excépticas.

    En mi barrio hay un lugar como ése, mi nieta de seis años quería entrar a ver, le dije que era una tienda para mayores.

    ¿Muy mayores?

    Le dije que sí para salir del paso.

    Me dijo: "Pues, yaya, cuando tu seas muy mayor entraré contigo para acompañarte"

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  12. Si es que no se puede uno dejar llevar, y menos en según qué sitios jajajaja. A buen seguro que el dependiente imaginó de todo menos lo que realmente sucedía.

    ¡Bienvenido, tocayo! Ya se te echaba en falta :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Experiencias como este le pueden abrumar a uno... Pero no es cosa grave, basta con suspirar un poco...

    ResponderEliminar
  14. Muy divertido y ocurrente. Tu protagonista no debe preocuparse por lo que piense el protagonista, seguro que no acertó.
    Me alegra tu regreso, parece que las musas llegaron con fuerza.
    Un abrazo Julio José.
    Puri

    ResponderEliminar
  15. La mente de cada uno es libre para pensar y divagar.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  16. Hay muchos malosentendidos como este, lo suyo es reírse pero a veces da una verguenza...
    Simpático relato.

    ResponderEliminar
  17. Dice un refrán gallego "Cada un conta como lle foi na feira" (cada uno cuenta la feria según le haya ido) ... jajaja

    ResponderEliminar
  18. Hay canciones que se graban en nuestro recuerdo y son imborrables.
    Compraste algo?
    Jaja

    ResponderEliminar