domingo, 17 de marzo de 2019

Afines

Se dedicaba a alimentar palomas y mi curiosidad. Esa viejita que llegaba antes o después que yo a la plaza donde compartíamos tardes y miradas, era lo único que me distraía de mi lectura; de las Bocas del Tiempo.

Nadie la conocía y eso que este es pueblo chico. Era rara pero cercana. Y me daba doble congoja verla tan sola porque se parecía a mi abuelita.

Un día pensé preguntarle si tenía familiares o amigos. Iba a levantarme, cuando veo que ella lo hace primero. Se acercó y me dijo: “Hija, usted siempre tan sola, ¿tiene familiares o amigos?”.

12 comentarios:

  1. Muy tierno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Problematica común.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen texto. Ambas con la misma pregunta, seguramente ambas recién llegadas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Excelente novela.Un intercambio mental de pensamientos...

    ResponderEliminar
  5. Amigos ya sí, intuyo.

    Tanto que agradecer a Galeano!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Genial.
    Hace unos años coincidía por la calle con un señor mayor. Todas las tardes a la misma hora. Nos saludábamos. Él siempre se detenía bajo la sombra de un árbol con un libro pequeño.
    Hace unos meses ya no lo he vuelto a ver. Qué habrá sido de él?
    Saludos 🌞

    ResponderEliminar
  7. Desde luego, la soledad no tiene edad. No por ser más viejo se está más solo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muy bien elegido el título, tocayo. Realmente las apariencias engañan y cada uno interpretamos la realidad según lo que pensamos con antelación. Un micro muy interesante, me ha dado que pensar :))

    ¡Un abrazo y buen comienzo de semana!

    ResponderEliminar
  9. No deberíamos aplicar la platilla social o la nuestra propia a los demás sin tratar de imaginar más posibilidades.

    Si la soledad es buscada suele ser una maravilla, a mi me encanta disponer de ella muchas veces, porque sé que cuando quiera esa soledad se puebla.

    Otra cosa es la soledad impuesta que angustia por igual y no tiene edad.

    Me gusta mucho leerte, Julio.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  10. Brillante giro, Julio David. En España tenemos un refrán que podría aplicarse a tu excelente micro: Vemos la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Qué bueno...
    Así estamos muchos.

    ResponderEliminar
  12. No hay nada como disparar primero,... ;)

    ResponderEliminar