viernes, 1 de junio de 2018

La carta

ANASTASIA tiene 82 años. A los 24 intentó suicidarse. Para eso redactó una carta de despedida que luego olvidó en un puente. La encontró Lucas, quien leyó conmovido esa carta anónima y plena de gratitud por la vida. Tiempo después, este hombre tuvo a Beatriz y la educó usando como referencia los valores y la fuerza poética de la carta. Beatriz creció convencida que dedicaría su existencia sirviendo al prójimo. Hoy es enfermera en el hospital geriátrico de Anastasia. Ambas son amigas y, por esto, Anastasia ya no se siente tan sola. Tiene 82. Y recobró las ganas por vivir.

Imagen © Fuente

24 comentarios:

  1. Y las recuperó hasta el geriátrico? Pobre mujer. Bueno al menos fue feliz al final. Y otros lo fueron gracias a ella.
    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  2. Si esa carta sirvió para que alguien, tiempo después, se aferrase a la belleza de estar vivo, ya estuvo bien haberla escrito. Hay personas con depresión, que desde jóvenes y hasta su muerte tienen instintos suicidas, tendencias a ello. Mejor que Anastasia no cayera en ellas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. La vida es llena de sorpresas y el suicido ???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hubo (ni habrá) suicidio :-)
      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. conmovedor, las vueltas de la vida...y el destino. Nada es casualidad.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola David , muy bella carta con final feliz ... No hace mucho , vi en tv un caso parecido con un mensaje en una botella , que escribió una niña de 6 o 8 años creo , la tiro al mar y la botella fue flotando durante muchos años , tasta que un pescador se la encontró en la otra parte del mundo , fue tal la emoción que le produjo la carta , que fue en busca de aquella niña para conocerla a ella y su familia , cuando por fin averiguo donde vivía y conoció a su madre , esta le dijo que su hija había fallecido en un accidente de trafico cuando ella tenía 18 años , a día de hoy su madre tiene la botella que tiro su hija al mar con el mensaje dentro , me a gustado mucho tú entrada , te deseo una feliz noche besos de flor.

    ResponderEliminar
  6. Nunca es tarde si la dicha llega.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Qué historia tan bonita... Se podría hacer hasta un guion de cine basándose en este relato. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. El destino es como un círculo en el que, al final, los dos extremos se tocan y se unen para crear algo hermoso, como esta relación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Nunca es tarde para que el destino haga de las suyas y reúna a los personajes de este micro,relato
    en un lugar común para todos.
    Un abrazo Julio.
    Puri

    ResponderEliminar
  10. Que bien enlazaste las tres historias en tan pocas letras compañero.
    Realmente entrañable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¿Eso de andar leyendo la correspondencia ajeno no es un delito?

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  12. Guau, que historia tan bella...

    ResponderEliminar
  13. Ya se dice que este mundo es un pañuelo, y debería decir lleno de lágrimas secadas por el tiempo.
    Un micro muy humano y conmovedor. Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Un hermoso círculo que se cierra, Julio David. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  15. Lucas encontró la carta en un puente, pero fue él quien realmente hizo de tal en sentido metafórico entre Anastasia y Beatriz. Realmente precioso.

    Un beso, Julio D.

    ResponderEliminar
  16. Más vale tarde que nunca!!

    Saludos =)))

    ResponderEliminar
  17. Qué relato tan curioso, en el que el destino une a dos personas se ven unidas por los sentimientos encerrados en una carta. Precioso.
    Me resulta algo extraño que una persona que está deprimida y se va a suicidar escriba una carta llena de gratitud a la vida... ¿o es que escribió la carta cuando decidió que no se iba a tirar? Es lo único que me ha planteado dudas.
    Por lo demás, una forma bellísima de hilvanar dos historias en pocas palabras.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Me resulta algo extraño que una persona que está deprimida y se va a suicidar escriba una carta llena de gratitud a la vida".

      Sí, es contradictorio, sin embargo pasa igual. Piensa por ejemplo en la cantautora Violeta Parra. La que creó el himno "Gracias a la vida", es la misma que termina suicidándose. ¿Por qué?

      Un abrazo psicológico, Chari!

      Eliminar
  18. La rueda de la vida, y de lo que de ella se aprende directa o indirectamente.
    Es muy bonito, sobre todo ese final, :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Estamos más conectados de lo que parece.
    No somos conscientes de ello, eso también.

    ResponderEliminar
  20. Muy bello tu micro, Julio. Afortunadamente esa carta, que parecía de un adiós definitivo y agradecido, sirvió para generar valores de vida.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Alguien que ama la vida y decide irse para siempre es alguien que si encuentra un motivo, uno solo que le valga la pena, puede elegir de nuevo seguir aquí hasta que la echen.

    Me gusta este micro, Julio, donde se entretejen esos hilos rojos que dicen que unen a algunas personas que acaban por encontrarse por dispares, disparatadas y lejanas que sean sus vidas.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  22. Un relato enternecedor Julio... Una historia que puede pasar y pasa.

    Sobre la aparente contradicción psicológica de Anastasia y Violeta, ¡nada que decir!

    ¡La vida es así!

    Abrazo.

    ResponderEliminar