Pasó en otoño



SENTADOS bajo un árbol, sobre el hombro de Cintia aterriza una hoja. La tomo y le rozo la cara. Así despierta. Se la muestro y sonríe. Y cae una segunda, acomodándose en mi cabeza. Ahora soy yo quien no se aguanta la risa y, sin levantarnos, miramos arriba: multitudes de hojas descienden, tranquilas, sobre nosotros. Una luz solar templada se filtra entre ellas, iluminando a intervalos el desplome, el baile de hojas tostadas que nos llueve, acaricia y rodea. Es todo tan bonito y extraño, que nos dejamos cubrir por completo por la hojarasca.

Cuando salimos ya es, anticipadamente, invierno.

Canción "Un instante antes" - Jorge Drexler

Imagen © Fuente

Comentarios

  1. Imagen preciosa de lluvia de hojas sobre un par de niños. no importa de qué edad.

    Muy bonito. Me encantó. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Precioso, casi poema.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Si es que el tiempo vuela cuando se está en buena compañía. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Me gustan los relatos que escribes con tanta ternura.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Describir la llegada del invierno de forma hermosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. A hibernar se he dicho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. A veces sucede eso... Por la mañana es otoño y, de repente, sobre todo los lunes, nos topamos con el invierno...
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  8. Hay que disfrutar de los momentos agradables sin que el tiempo importe.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Es lindo cuando las cosas son bonitas pero extrañas, o así nos parecen por lo extraordinarias que nos resultan. Muy lindo Julio.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Cuando uno está enamorado da igual que caigan hojas que granizo...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay, de esos momentos mágicos! De esos instantes que se nos graban a fuego de por vida. Hermoso micro, Julio David. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. Los amantes relajados, esa luz filtrada, la lluvia de hojas tostadas y la risa...
    es tan visual y romantico tu relato como hermoso, Julio. Hoy dejaste aparcado tu ironía oscura y juguetona y nos invitaste a este otoño-invierno especial.

    Me encanta el otoño y me parece fascinante el proceso de los árboles desnudándose, el sonido de las hojas cuando las pisas o cuando rozan el suelo movidas por el viento...Su plasticidad cuando se arremansa o amontonan.

    Depués de la magia del otoño llegó el invierno, pero no hay inviernos desolados si tienes una mano a la que asirte en cualquier lugar y momento.

    Me encantó tu comentario en el Almacén. Nos complicamos la existencia, y quizá sólo necesitemos un poco de luz y saber dónde enfocar.

    Un beso,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

La carta

Amar al pleamar

Te quiero (2)

Soñar y seguir soñando

Te quiero

La venganza de la marginada

Carta desde el futuro: cambio climático (5)

La mujer tonta

ARCANO MAYOR: El mundo