Carta desde el futuro: cambio climático (5)

dibujo DIANA TOLEDANO

LO ENCONTRÉ dando vueltas entre la basura. En internet dicen que están desorientados por lo del cambio climático, porque se quedaron sin su hábitat. “Señor oso polar -le dije, no soy muy creativa- venga a mi casa”. Aquí apenas cabe pero, cariño mediante, preferimos aguantarnos la incomodidad. Además el señor oso solo pide peces. Unos treinta kilos debería comer; meta imposible para el bolsillo. Sin embargo más plata se nos va pagando la cuenta de la luz. Es que a señor oso le da por abrir la puerta del refrigerador y quedarse ahí, quieto, hasta dormirse. Quizás qué cosas soñará.

Imagen © Fuente

Comentarios

  1. Oh, un relato muy tierno con la base de lo mal que está el planeta. Me ha gustado mucho! Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Sonara que le enviaran los locos de la repoblacion artificial en las Pyreneas adonde no tiene bastante sitio y de comida solo las ovejas de los pobres pastores...

    ResponderEliminar
  3. Este verano tengo que probar eso del refrigerador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno. Ese oso es bienvenido siempre, pero que traiga su aparato de aire acondicionado y pague la factura de la luz. Ahora en serio. Vi un reportaje de un oso polar, una hembra con su cría. No consiguió sobrevivir porque le faltaba hielo. La cría tampoco. Tremendo. El polo Norte se quedará líquido en pocas décadas. Una tragedia para el hábitat.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hacer un sacrificio tan grande me parece lo justo. Después de todo, es lo menos que se puede hacer por destruir el hábitat de otros seres vivos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pobrecillo el oso, con un poco de frío tiene bastante para poder soñar.

    ResponderEliminar
  7. pobre oso, somos tan egoístas que no pensamos en nuestros vecinos y hacemos uso de su hábitat natural a nuestro beneficio...

    ResponderEliminar
  8. Bastante lindo Julio. Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Cualquier día osos abanicándose en los bancos del paseo marítimo...
    Vivir para ver.

    ResponderEliminar
  10. Un micro tiernísimo, que al mismo tiempo refleja lo mal que está el planeta y que ese futuro está demasiado próximo.
    Muy bueno, Julio.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Oh, qué ternura, y cuantas elecciones sabias en tan pocas letras. Cuando el mundo se viene abajo lo único que nos queda es elegir, que es lo que nos hace libres y humanos.

    Si la protagonista se hubiera dejado influir por los mensajes mediáticos habría dejado al oso entre la basura, o lo habría denunciado para que lo abatieran, y se hubiera perdido la magia del oso soñando a las puertas de su nevera.

    Me enamoró el relato y también la ilustración, Julio David. Gracias.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  12. Qué micro más dulce y cuánta bondad se ve en tu personaje. Ojalá hubiera más como él en este mundo. No harían falta neveras para los osos polares.
    Un beso enorme, Julio David

    ResponderEliminar
  13. Oh, que estampa tan tierna... Un oso polar dormido ante la puerta abierta de un frigorfico...

    ResponderEliminar
  14. Y luego serán los pingüinos, las focas, las aves migratorias...

    ResponderEliminar
  15. Me parece que no solo los osos polares están desorientados je, je, je... Estupendo micro y en mi opinión bastante incisivo. A veces con buenas intenciones no se solucionan las cosas y más valdría intentar poner los medios para preservar el hábitat, que no estás muestras de compasión. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  16. Nadie ha dicho que la buena voluntad y la solidaridad salgan siempre baratas :)) Un micro muy tierno que a la vez nos hace reflexionar sobre un tema muy serio. Me ha gustado mucho.

    ¡Buen día, tocayo!

    ResponderEliminar
  17. Menos mal que quedan personas así para socorrer al pobre oso, vaya pena lo que hacemos con el planeta.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Tiempo hacía que no venía por aquí (por estar un poco "ausente") pero veo que sigues con tus originales micros.
    Me ha gustado.
    Un beso, Julio D.

    ResponderEliminar
  19. Llegará el día si seguimos a este ritmo, que los osos polares ni existan, con lo cual , nuestro sueldo, nos lo seguiremos gastando en cosas prosaicas como en la factura de la luz y el teléfono.
    Abrazo de oso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Pónganse de acuerdo

El caso del Padre Alberto

Tu boca

El Gran Atractor

(Todo va) Acorde al plan

El bastón

El cerdo

Sola

El estuche