viernes, 23 de marzo de 2018

(Todo va) Acorde al plan

LLEVO meses cesante. No es mi culpa. Me hicieron magia negra. Las energías negativas entorpecieron mi vibración lumínica. Todo empezó cuando engañé a mi pareja. Una supuesta "amiga" conjuró en mi contra y afloró al demonio de la lujuria. Soy víctima. ¡Fui influenciado! Y con esa convicción, en el nombre de Dios, quemé su casa. Merecido lo tiene. Ella abrió un canal para que otras brujas me usaran para fines oscuros.

Ahora escapé al sur. Mi familia me entiende y me consuela: no aporto económicamente donde vivo y mi esposa, a pesar de los cuernos, me ama más que nunca.

Imagen © Fuente

17 comentarios:

  1. Mi admiración. Esas brujas dotadas de magia negra han hecho lo indecible porque el protagonista se fuera lejos, muy lejos. Lindo el post

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues yo, de ser la esposa, no lo amaría tanto. Ya no tanto por los cuernos sino por la posibilidad de que termine quemando mi casa también... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja vaya pobrecito caradura, lo embrujaron. Ya le vale.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Cualquier excusa es buena :)

    ResponderEliminar
  5. Había oído razones extravagantes para justificar la infidelidad, pero nada tan elaborado cómo esto.

    Este tipo tiene una mente calenturienta y como decimos por acá, un morro que se lo pisa.
    Aunque, si alguien está embrujado en esta historia es la esposa, tiene que estarlo para seguir amándo al tipo además de mantenerlo.

    Un plan perfecto para alguien tan vago y pusilámine.

    Tu ironía, Julio David, anda a tope, igual que tu imaginación.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  6. Se me coló algún acento de más por cambiar el tiempo verbal...Disculpe señor de las palabras.

    ResponderEliminar
  7. ¡Menuda cara dura que tiene el colega! Él jeta y la esposa, mucha paciencia y poca autoestima. Que me viniera con "brujas" a mí, ejem, ejem...

    Muy bueno, tocayo, ¡has conseguido cabrearme! jajajaja.

    Un abrazo y feliz fin de semana :)

    ResponderEliminar
  8. Yo quiero magia de esa, yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  9. Si es que las mujeres nos embrujan para hacer con nosotros lo que desean...Ya quisieran algunos que así fuera.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Con frecuencia los más malnacidos son los que más suerte tienen a la hora de pillar una santa.

    ResponderEliminar
  11. Los cuernos, en ocasiones, sientan mejor que los sombreros. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Esas brujas tan malas y nosotros tan indefensos. Pero sí hay mujeres que lo dejan a uno con la guardia baja y babeando, jajaja.
    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  13. Ja, ja, ja... Desde luego que cuando la soga aprieta somos capaces de buscar mil sólidas razones para justificarnos. Divertido micro, Julio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno tu microrelato, jajaja noooo claroooo que no es su culpa jajaja es culpa de la magia negra jajaja.

    Un placer leerte.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  15. El caso es salir pitando y dar escusas tontas, pensar que la culpa es de la magia negra, los hay que los tienen bien puestos.
    Un abrazo Julio David.
    Puri

    ResponderEliminar
  16. Jajaja no más faltó que dijera que fue culpa del clima....muy bueno!😜

    Saludos...salados!😂

    ResponderEliminar
  17. Me parece a mi que este tipo tiene mucho "cuento"... No se, eso de las brujas, como que no cuela...

    ResponderEliminar