domingo, 19 de noviembre de 2017

La oveja negra


ME GUSTA caminar y mirar las estrellas. Nadie en mi casa sabe de esta afición. Y como siempre me preguntan a dónde voy cuando salgo, a cada uno entrego una respuesta distinta de lo que hago por las noches. Por ejemplo, tengo convencida a mi mamá de que soy paseador de polillas; a mi papá, de que voy de reemplazo de Batman; y al venenoso de mi vecino, que soy prostituto, así, sin más. Cualquier cosa es válida antes que avisar que saldré a mirar las estrellas. ¡¿Quién hace eso?! Me tildarían de "raro", como mínimo, y no quiero preocuparlos.

Imagen © Fuente

23 comentarios:

  1. Quien pensaria que aun existen, anonymos, verdaderos poetas ?

    ResponderEliminar
  2. Ser paseador de polillas es una afición mucho más normal, sin duda. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Eres un hijo y un vecino ejemplar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. cuando paseo, y estoy acompañada, aunque esté conversando sobre temas importantes, siempre estoy mirando lo que me rodea. los árboles, el cielo, los insectos.... y cuando digo, mira que bonito, me miran con una cara.....por eso comprendo tu relato y me siento reflejada.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Mirar un cielo estrellado es mucho más extravagante que ser sustituto de Batman o paseador de polillas... ¡eso lo puede hacer cualquiera!
    Abrazos con estrellas, Julio.

    ResponderEliminar
  6. Lo que cambian los tiempos... Nuestros antepasados se declaraban su amor mirando a la luna o a las estellas, hoy los nietos pasean a las polillas disfrazados de Batman.

    Abrazos telescópicos.

    ResponderEliminar
  7. Tal y como está el mundo, cualquier otra cosa es más extraña que ser observador de estrellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ante todo hay que evitar que la gente malpensada piense lo que no es. Por ello hay que ponerlo a veces en bandeja con respuestas equívocas.
    Original.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Siempre tendrán algo que decir, por eso no te preocupes, pero mejor siempre decir la verdad, y que piensen lo que quieran, allá ellos.

    Besos y más besos perlados.

    ResponderEliminar
  10. Mirar el cielo, la luna, las estrellas, siempre tan sugerente, siempre tan emotivo. Mejor mirar las estrellas que no la cara de algunos. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. haces bien, a veces pueden sacar conclusiones equivocadas y llevarte a un sinnúmero de explicaciones innecesarias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Tienes toda la razón, Julio David. Las cosas más sencillas pueden poner nervioso a uno, ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja ¡¡pues menuda forma de no preocuparlos!! Sí, como mínimo van a decir que el muchacho es "raro". A mí en cambio me encanta su creatividad a la hora de inventar excusas :))

    Un micro muy divertido, me has echo reir, tocayo.

    ¡Saluditos de lunes!

    ResponderEliminar
  14. Genial micro, Julio David. Es curioso que haya hermosas actividades que resulten ridículas a ojos ajenos. Si estás con alguien y le dices voy a casa que tengo que hacer la cena, ok. Pero dí: voy a casa que quiero escribir, y la mirada que puedes recibir puede ser cuando menos inquietante. No es este un mundo para soñadores. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. La gente no soporta a los románticos.
    Haces bien en no decirles la verdad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Casi mejor que las disfrute sin decir mucho y que siga soñando con ellas.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Me gusta mirar estrellas. Me resulta un ejercicio de humildad necesario en tiempos convulsos. Pena que la contaminación lumínica nos obliga a alejarnos.

    Encantadores oficios para ocultar una afición. Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. A veces las explicaciones más absurdas son las más creíbles. En este caso, casi se trata de una mentira piadosa.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Original como siempre, Julio. Y acertado.

    ¿Para qué preocuparles con rarezas? :))))

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Ademas, y eso es cosa sabida, cuando nadie mira a las estrellas, estas se apagan...

    ResponderEliminar
  21. Nah lo raro sería que las estrellas te miraran, entonces si sería raro.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Ja, ja, casi que me siento identificado. Si digo la verdad, no me creen.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo26/3/18

    Yo lo hago y tu lo sabes bn... inolvidables ocasos en aquel parque histórico.. de antaño

    ResponderEliminar