El consuelo

A LA CASA de la señora Matilde, se presentó un joven. Afirmó ser el amigo imaginario de Esteban, y que ahora, con su partida, se sentía tan solo como ella. “¿Le parece si la acompaño?”. La mujer lo hizo pasar. “No es común que seres como nosotros seamos el amigo imaginario de un adulto”, dijo el invitado. “No te confundas, yo no quiero tu amistad”, respondió Matilde.

Desde entonces los días se han sucedido con calma, salvo las veces en que se culpan mutuamente por la muerte de Esteban. Pero a pesar de las sospechas, no se abandonan. Duermen abrazados.  

Comentarios

  1. Va a ser Esteban el imaginario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ya se ve que no quiere su amistad sino algo más.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómplices de un asesinato a sangre fía?... ¿Amantes también imaginarios?... Lo que si está claro es que son víctimas de su culpabilidad.

    Didáctico saludo, amigo Julio David.

    ResponderEliminar
  4. Mmmmm... da para múltiples interpretaciones, la cuestión es que se acompañan.
    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  5. Si Matilde habla con el amigo imaginario de Esteban estamos fritos.


    Un saludo real

    ResponderEliminar
  6. Hola Julio.

    Encuentro cierto paralelismo entre ambas historias jajajaaja...

    Incluso así lo sentencias: "...los terminamos volviendo hasta irreales."

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un amigo muy sospechoso. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Un buen amigo imaginario, siempre está para hacer compañía y más en los malos momentos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que ese amigo imaginario, el propio título del post lo dice, se llama 'consuelo' (por cierto, mi nombre); viene a aliviar a la señora por algo sucedido con Esteban.

    Muy bueno, Julio D.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Julio David tus micros y sus múltiples finales. Cada cuál que lea y entienda lo que quiera, :)

    Me gusta eso de que “No te confundas, yo no quiero tu amistad”, la soledad también puede ser voluntaria. Aunque parece que estos dos, culpables o no, si que se necesitan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. El consuelo lo perdona todo.
    Hasta las culpas imaginarias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Me apena mucho Matilde, está claro que no fue una madre presente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Precioso relato, amigo... Precioso... Me hizo recordar aquella tierra de leyenda (la China de nuestro renacimiento) de la que se decia que alli los vivos se casaban con los muertos...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Otro gran micro.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  15. Jajajaja. Qué bueno Julio. Me encantó.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Qué bonito relato, me ha parecido muy tierno. Me encanta la imaginación que tienes, de verdad.
    PD: Volveré a escribir relatos, no los eches en falta jajaja

    ResponderEliminar
  17. Magnificos bonsaïs literarios, me inscribo con golosia...

    ResponderEliminar
  18. ¿Consuelo o un crimen pasional por celos?

    Matilde estaba hasta las narices de que él prestara más atención a su amigo imaginario que a sus carnes reales necesitadas de caricias...

    Y el amigo quiso dejar de ser imaginario.

    Ya ves, Julio, que es un excelente micro que que nos provoca a seguir imaginando...

    Un beso,

    ResponderEliminar
  19. Malditos amigos invibsibles que se presentan en casa sin una botella de vino... debería estar prohibido :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tragicómico

Constelaciones

La oveja negra

Me gusta

Burka

Dulce o travesura

El rey del drama

¡Ay, amor!

Viernes

Cucarachas