El perro

EL PERRO empezó a gemir y aullar, sobre todo por las noches, que rasguña la puerta como intentando salir. Mi esposa me dijo que este animalito puede ver fantasmas, y me habló de cuestiones relacionadas con un sexto, séptimo y hasta octavo sentido, y que todo eso lo tiene nervioso. Tanto así que el perro ya ni come, por más que lo incitamos. Solo le da por ladrar y ladrarnos hasta que, rendido por el cansancio, se echa a dormir. Le dije a mi esposa que de haber sabido el problema que nos daría, también lo hubiera matado a él. 

Comentarios

  1. Qué bueno Julio. El sexto sentido del perro, pero no lo vi venir.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Apabullante y sorpresivo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muerto perro, se acabó la rabia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Los perros parece que sí que tienen un sexto sentido, o como dice el micro, hasta un octavo, sí que son listos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Pobre animalito, salvó la vida pero no parece que vaya a disfrutarla mucho. A veces ser tan perceptivo no trae cuenta...

    Un micro estupendo, tocayo. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Yo, en el lugar del perrito, me largaba muy lejos sin mirar atrás.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. me has sorprendido!!! que bueno eres escribiendo!
    que miedo!
    saludos

    ResponderEliminar
  8. Un final que sorprende y el lector puede aventurar el futuro del perrito.
    Muy bueno, Julio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Sorprendente final Julio David.
    Gran capacidad la tuya para condensar una historia en poquísimas líneas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Muy, muy bueno. Un cierre extraordinario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Como mates al perro te mato a ti :P
    Besos, Julio David.

    ResponderEliminar
  12. Joderrrrrrrrrr que fuerte el final.
    Genial!!!

    Bravooooooooo!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Un excelente Relato. Me ha encantado.

    El final no me lo esperaba, y me dio escalofríos.

    Besos,

    ResponderEliminar
  14. Un micro genial, mantiene al lector en tensión hasta el final, y éste es esclarecedor.
    El perro sabía que pasaba y la escena es triste de imaginar.Pero por lo menos él se salvó.
    Besos Julio David.
    Puri

    ResponderEliminar
  15. Perfecto tu micro, te felicito.


    Otro abrazo

    ResponderEliminar
  16. Vaya final!

    Hola!

    Estaba abierta la puerta, se puede pasar?

    =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con todo el gusto, guapísima. Este blog es como un arca de Noé, ¡todos caben! Y mi afirmación es real, no como la mitología bíblica.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
    2. Jaaaaaa! por un momento pensé que dirías que necesitabas de todas las especies......! :P

      Gracias =))))

      Eliminar
  17. Me encanta el final, ji,ji. ;)
    Un abrazo. =)

    ResponderEliminar
  18. Pobrecillo qué mal lo pasa. Habrá que tener paciencia e ir a la farmacia más cercana a por unos taponcillos para las orejas. Por poder dormir (digo) Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Pobrecillo qué mal lo pasa. Habrá que tener paciencia e ir a la farmacia más cercana a por unos taponcillos para las orejas. Por poder dormir (digo) Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tragicómico

Constelaciones

La oveja negra

Me gusta

Burka

Dulce o travesura

El rey del drama

¡Ay, amor!

Viernes

El juez New Age