Nueva rutina

CADA noche mi papá vuelve sonriente. Nos saluda, enciende la pipa y se sienta frente al televisor. Desde el accidente laboral, que su rutina se ha vuelto más apacible. Ya no se irrita por pequeñeces, se lo toma todo con humor. A tal punto, que le da por reírse bien fuerte viendo series cómicas. Y esto es un problema, y no porque no nos guste (de hecho lo queremos más ahora a como era antes), sino porque no nos deja dormir. Es entonces cuando alguien se acerca y le recuerda que está muerto y que ya es hora de irse.

Comentarios

  1. Pues será cierto que en la "otra vida" se es más feliz. Pobre hombre; ahora que se siente a gusto en casa, lo echan porque lesa molesta, jaja
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. La muerte nos dulcifica a todos y nos hace más amables.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Pues oye, si ahora es un fantasma alegre, que viva ser fantasma!!! Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Wow, qué fuerte. Un final sorprendente.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Espectacular. Me encantó. No me esperaba ese final en absoluto. Aplausos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Es hay fantasmas que no saben que lo son y pueden ser muy pesados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Moraleja: riámonos en vida que cuando estemos muertos estorbaremos en nuestra propia casa.
    Qué bueno, digo, tétrico, Julio D.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Pobre hombre ahora que se ríe y está contento lo echan de casa, será que no se contenta nunca a todos, menudo final sorpresa en tu micro.

    ResponderEliminar
  9. Qué final inesperado, pero es cierto, lo que ocurre, cuando más echamos de menos a alguien es cuando ya es demasiado tarde ¿por qué será?

    Mil gracias por la canción que me has regalado, la estoy escuchando ahora y me gusta.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. Es que no lo dejan a uno ni estar muerto en paz.
    Sorprendente final y buen microrrelato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Ojala sea cierto... Ojala seamos alli, siempre, mas felices, todavia...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Jo...
    Que fuerte.
    Desgarrador.
    Devastador.

    Y buenísimo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Un microrrelato muy bien contado, con las frases justas para llegar a un desenlace inesperado.
    Muchos saludos desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar
  14. Hola David , si es lo que yo digo .... La muerte según aquí es , la muerte le sienta muy bien , y si este en su día a día , era un amargado y un poco joded... , pues ahora esta de mejor humor , no crees ? saludos de Flor.

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno, yo pensé que algo le habría pasado en plan perder un brazo pero no tanto como para llegar a ser un personaje rollo 'El 6 sentido'. Me gustó el micro ;)

    ResponderEliminar
  16. Donde no se encuentra la rutina es en tus textos, David. Siempre frescos y vivos.

    La historia, entretenida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Como la vida misma, con algunos de esos escurridizos fantasmas que nos pueblan según que días ;).

    Abrazo, JD.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El juez New Age

Cucarachas

El rey del drama

Rutina en la rutina

Amor a primera vista (toda una vida)

El mejor amigo

Carta desde el futuro: cambio climático (4)