De una puta vez

NO RESPETÓ la orden de alejamiento, y recorrería el mundo hasta dar con su ex. Tampoco tuvo que buscar tanto: la encontró donde la abuela. Martillo en mano, las intimidó fácilmente. A la viejita le bastó empujarla para romperle la cadera. Mientras la otra, con el pavor de siempre, se encerraba a rezar en el baño. Y rezó. Rezó. Rezó hasta qué, finalmente, aparecieron los ángeles. También hadas y unicornios, y Superman y Iron Man. Todos bloqueándole el paso al agresor.

Es el microrrelato más inverosímil, el peor, pero no importa mientras la víctima se salve de una puta vez.

Comentarios

  1. Me has puesto los pelos de punto y he estado a punto de aplaudir. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tú estás con los pelos de punta, entonces ya me imagino a la pobre protagonista de esta historia. Menos mal que apareció Superman.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Qué buen humor negro Julio, me ha encantado.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan las historias en donde se rompe "la cuarta pared".

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Te has salido del guión habitual al que nos tienes acostumbrados, demostrando lo harto que estás, como la inmensa mayoría de personas, de este tipo de violencia.
    Muy bueno, Julio D.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos todos hartos, empezando por quienes la sufren. Un milagro de vez en cuando no les vendría mal.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Sus oraciones fueron escuchadas :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que iba a poner al rescate de la mujer a más personajes, pero de haberlo exagerado hubiese creado un empacho.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Pero que buen micro. Sabes que me ga encantado sacándome sonrisas?

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es bueno y sano sonreír, en tu caso, espero que sea el doble de bueno y sano, ya que me dices que sonreíste, ha de ser por algo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
    2. No tienes nada nuevo.

      Un beso.

      Eliminar
  6. Verdugos 1000000 - Víctimas 1
    Ya queda menos para el empate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, visto desde esa perspectiva, uno no sabe si rendirse antes de luchar, o luchar hasta caer rendido. En lo personal, voy por la 2da opción.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Inverosímil sí, pero muy efectivo para transmitir el mensaje. Muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la idea, transmitir el mensaje. Transmitir el mensaje sin importar cómo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Ya era hora de encontrar una historia, de eso que ahora llaman violencia de genero, que al fin terminara bien...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tal caso, esta historia tiene un final súper mega hiper feliz jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Es terrible, esos cabrones tendrían que suicidarse antes de matar y no después.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos cabrones siempre piensan que la culpa a su desgracia es de un tercero, en vez de hacer un proceso de introspección y considerar que, quizás, la culpa es solo y exclusivamente de sí mismos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. ja,ja,ja,ja,ja... Creo que es el relato más pasional, Julio David, que has escrito, incluso el título ya es suficiente muestra de ello.
    Por supuesto, a estos violadores, asesinos o malnacidos, les vendría muy bien que se les apareciera un ejército de supermanes, unicornios, hombres araña, ángeles y demonios juntos.
    Abrazos didácticos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y más: minotauros, gárgolas y uno que otro psiquiatra. Demonios no sé: el demonio, estos malnacidos, ya lo llevan dentro. Habría que exorcizarlos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Conmovedor, Julio, y no diría yo que es el peor de los microrrelatos, pero sí el más fantástico si la condición es que la víctima "siempre" se salve. Quizás algún día, ojalá...

    ¡Un abrazo de jueves!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba apurado por escribir una historia sobre violencia de género con final feliz sea como sea.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. Creo que cuando una mujer ha sido maltratada, si bien ha logrado huir, ya jamás será la misma... está muerta por dentro y no hay héroe alguno capaz de salvarla de eso.

    Bss, JD.

    Un buen micro una vez más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Faltó el abrazo y la compañía de quien te entienda de verdad. Ese que te apoya sin más en todo. Ese que es un héroe hecho a tu medida.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. Ea, que ya era hora de que una víctima se saliera con la suya. Hartitos estamos ya de que al malo siempre le salgan bien las cosas, oye. Mal rayo le parta, y tal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lo parta un rayo, y que se muera. Al mundo le sobran las personas malas, por tanto, uno menos, ¿qué diferencia hace?

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. Ojalá lo maten.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lo cuelguen de los cocos (entiéndase testículos).

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  15. Hasta el pato Donald y Mickey mouse tendrían que aparecer si fuera necesario para acabar con esta lacra de desalmados maltratadores hijos de satán.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja+ Nada que decir; toda la razón.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  16. Se te palpa el cabreo en este micro, amigo. No sé si será el peor o el mejor, pero desde luego sí es el más visceral, el que te salió de más adentro.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ha de existir el karma, estos agresores debieran morir en la soledad más absoluta imaginable.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  17. En este caso el fin justifica los medios. Lo importante aquí, como bien dices, es que haya un final feliz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Josep. Final feliz podría haberse llamado esta historia, también.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  18. Ella no sabía un consejo sabio de mi abuela:
    "Pon atención a lo que te digo: Todo lo que dejes que te hagan, te lo harán. Así que no lo olvides y a la primera señal, puerta".
    Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de puerta es portazo en la cara? Pues me parece efectivo. Puertas y más puertas para los desalmados y desalmadas, también, claro.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  19. Tu inventiva y buen escribir no tienen límites. En este micro te has superado, amigo.
    Espero que todos juntos le dieran una paliza a ese hijo de puta que lo sacara de la galaxia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja Y de seguro allá, a donde vaya, se las arreglará para hacerle la vida imposible a lo que tenga a su alrededor.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  20. Hola David , yo juraria que ayer por la tarde deje un comentario , y no lo veo , sera que blogger no lo a publicado , que decia que el relato es bueno e impactante , espero que a la proxima vez , sea ella la que le de su merecido , te deseo un feliz fin de semana , espero que este no sea borrado por blogger , ya que últimamente , estan pasando cosas muy raras , te mando un salud de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya decía yo que echaba de menos un comentario, y claro, era el tuyo jaja Lo vi, lo leí, pero no lo pude responder de inmediato. Y luego cuando lo quise hacer, ya no estaba. Al parecer blogger tiene vocación de mago.

      Gracias por florecer nuevamente por acá, Flor.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  21. Creo que hay que verse en la piel de quien padece estos males para, de verdad saber, hasta que punto se siente la impotencia de dejarse hacer y no actuar, por activa, o por pasiva, buscando ayuda o ayudándose de lo primero que se tenga a mano. Se trata de elegir entre lo que aprecias tu vida y el "amor/temor" de quien te la está arrebatando a cada minuto, física o psicológicamente.
    Saludos Julio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, primero hay que saber ayudarse para luego pedir ayuda. Tiene mucho que ver la autoestima. La autoestima va más allá de verse bien en las fotos: comprende todo el aspecto de la imagen y la esencia.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  22. Allí aparecieron todos no te dejaste a ninguno, ;) Lo que sea necesario para salvar a la víctima!

    Muy bueno Julio David.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cucarachas

El juez New Age

Amor a primera vista (toda una vida)

Rutina en la rutina

El mejor amigo

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

La venganza de la adoptada

¡Ay, amor!