Con alcohol

¿CÓMO se sobrevive al fracaso? Pues Antonio, con alcohol: la anestesia del corazón por excelencia. Del corazón de Antonio, y de millones: como su mamá, por ejemplo. Sospechaba que su hijo se encerraba a beber en el dormitorio, pero comprobarlo, la desmoronó. ¿Cómo sobrevive ella al fracaso de tener un hijo alcohólico? Con alcohol. Se encierran juntos a beber en casa ¿Qué hizo el papá cuando los descubrió? Lo asumió como un fracaso. ¿Y cómo lo sobrevive? Con alcohol. Se encierran todos a beber en familia. Lo hacen por separado, y nadie sabe la causa de la adicción del otro.

Comentarios

  1. Un relato que me trae el recuerdo de la tía de mi marido que a los hijos les daba vino en las comidas desde muy pequeños. Pues los dos mas jóvenes los llevaron a un colegio interno y los tuvieron que desintoxicar para que dejaran la adicción al Alcohol. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es imposible que esa persona (si se le puede llamar así) sea más irresponsable.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Penosa enfermedad. La padece una persona, pero la sufre toda su familia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es droga, como cualquier otro tipo de droga ilegal.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Una realidad de muchos Julio.
    Un placer cuando uno no es adicto.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay personas que solo buscan desaparecer dentro de su adicción. Que ojalá se las trague algo. Viven para consumir. Anhelan morir (sin saberlo, quizás).

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Y ese, supongo, fue el comienzo de las reuniones familiares a las cuales llamamos «fiestas».
    Cuanta revelación en tas pocas letras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja claro, los ya viejos y atípicos almuerzos de domingo en familia.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Según que fantasmas se alimentan a partes iguales de alcohol, miedo y silencio, una pésima combinación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Alcohol, miedo y silencio"... parece el preámbulo a un suicidio.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. El alcohol ahoga las penas y acaba con el cuerpo.
    Dicen que las penas, compartidas, son menos. Pero compartir penas y adicción tiene muy mal pronóstico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco pronostico un final muy feliz para esta familia... algo malo va a pasar. Se respira, se palpa, se intuye.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. La triste enfermedad de nuestros tiempos, la incomunicación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La incomunicación como base de todo este problema.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. una triste realidad de muchos hogares, el cual pasa más allá de tus letras...

    saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chile: ¿país de poetas y alcohólicos?

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Terrible, y además empeora todo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, te complica y te enreda las soluciones y respuestas: el alcohol, en exceso, agobia la mente. La abruma.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Si me hacen sitio yo me punto.
    Ya seremos cuatro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Lucas 23:42-43) “Y dijo a Jesús: —Acuérdate de mí cuando vengas en tu Reino. Entonces Jesús le dijo: —De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso".

      Ya tienes tu lugar asegurado, toro jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Que inmensa tristeza... A veces, es tremendo, la vida nos desborda, y el alcohol (o lo que sea) pensamos que viene en nuestra ayuda

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que convencerse para creer que viene en nuestra ayuda.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. Contado con un puntito de ironía, qué cruda realidad nos traes, Julio D.
    Sobra decir que esa familia está abocada al fracaso más absoluto.
    Muy bueno, ¡un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual da pena, aunque sea ficción (por lo menos este caso).

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. Hola David , una vez que se empieza con un caso como este o cualquier otro , como se coja por costumbre el beber es un pozo sin fondo del cual muy poca gente sale , este es un relato muy real como la vida misma ,te deseo una feliz tarde David , saludos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se integra y se ancla a la rutina, y pasa a ser como cualquier cosa del día a día. No se le toma importancia, porque se ve como algo normal (y necesario).

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. Mejor hablar y contar las penas o los fracasos, que beber.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O beber y contarlos a la par jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  15. De todo ha de haber en "la viña" del señor.
    La Zarzamora de arriba no soy yo...
    Abrazo psicodélico ;)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora todo me parece raro, o estoy entre espías, dobles agentes, o en un universo paralelo jaja no sé nada.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  16. Qué duro, una cadena familiar de autodestrucción. Una vez leí que cada persona está abocada a un tipo diferente de adicción según su propia química corporal, y parece que eso también lo comparten en la familia de tu micro...

    Muy bueno, tocayo. ¡Ojalá que nunca sepamos lo que es eso!

    Saluditos de miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dices, una cadena familiar de destrucción. Uno empuja al otro y caen todos en un espiral. Quizás basta que uno de ellos salga del vicio para que el resto lo siga. ¿Pero quién?

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  17. Uf! qué difícil....

    :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está complicada la cosa...

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  18. Con lo fácil que hubiera sido hablarlo y después compartir todos juntos las copas y el alcohol como una familia borracha feliz...

    Como siempre, tus magníficos textos, amigo mío, incitan a la reflexión. Y por ello te felicito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja familia borracha feliz. Pues claro, si vamos a tomar, por último que sea con una sonrisa. Aparentemos felicidad mientras hacemos un salud!

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  19. Si es que no se puede beber tan alegremente, que luego pasa lo que pasa. Miles de familias deshechas por el nectar del diablo, sobre todo la de tu micro cuento xD Yo un vinito con las comidas, aunque esté sólo, si que disfruto tomándomelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre (o casi siempre, creo) va a ser sano beber mientras se esté a gusto consigo mismo. El disgusto viene cuando uno bebe y sabe que tiene la vida hecha mierda, pero se hace el loco. Es imposible auto-engañarse.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  20. Lo malo de los vicios es que te lleguen a gustar y se conviertan en hábitos poco saludables para tu cuerpo y mente.
    con tu relato has creado esa atmósfera de incertidumbre al no adivinar el porqué de ciertas adicciones.
    Saludos compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre otras causas, las derrotas acumuladas pueden dar pie a la adicción. Si vemos la adicción como una manera de evadirse de la realidad, pues sirve pero por un momento. Por tanto a la larga no sirve.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  21. ¡Todo un efecto dominó o un "virus" de incomunicación que se extiende por toda la familia!
    Estupenda la fina ironía, Julio David, la que le has dado al micro para describir esta realidad cotidiana, donde más de una familia experimenta este tipo de conducta. ¡Con lo sencillo que es el diálogo, pero claro, eso requiere coraje y mucha comprensión!

    Un abrazo didáctico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ese coraje y esa comprensión, de dónde la obtienen? Volviendo a tomar. Es un círculo, profe. Un círculo.

      Un abrazo autodidáctico.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cucarachas

El juez New Age

Amor a primera vista (toda una vida)

Rutina en la rutina

El mejor amigo

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

La venganza de la adoptada

¡Ay, amor!