Juan Pérez

QUE LA VIDA le pueda cambiar de un momento a otro, es cierto pero improbable: años en el mismo trabajo, mismos amigos, mismos quehaceres. ¿Dónde, en qué parte la vida cambia de un momento a otro? Totalmente desesperado, salió sin paraguas, corrió hasta espantar a las palomas, gritó, lo miraron feo, pero no pasó nada: intenta todo para que la vida le cambie de un momento a otro, pero nada. Hasta que encontró un paquete sobre el banco. Rarísimo. Se acercó, lo abrió, ¡y ahora sí que!... 

Perdón, ¿qué dices?

No, mi protagonista me informa que ahí tampoco pasó nada.

Comentarios

  1. Quizá no haya que salir a buscar el cambio, sino generarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acordé de una cita que se le atribuye a Gandhi: "Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo".

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Creo que tener un hijo es lo que de veras es capaz de cambiarte la vida completamente, para lo bueno y para lo malo. Hay un antes y un después.
    Y en cambio por eso muchos no quieren probarlo. Demasiados cambios de golpe.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, traer un ser humano al mundo no debe ser cuestión sencilla: son un millón de responsabilidades, y poca capacidad e, incluso, voluntad, para cumplirlas todas.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Cuando ese algo que te cambiará la vida en un segundo ocurre, (porque les ocurre a algunos) no avisa...
    No hace ni falta ir a buscarlo, el talegazo es bestial.
    Un abrazo Julio David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cambio para la filosofía oriental es al revés. Uno, a través de sus propias acciones, genera los cambios, aun cuando no seas plenamente consciente de eso ni de sus consecuencias, las cuales suelen regresar a nosotros en la forma de otro cambio, una "lección de vida". Es complicado, la verdad jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. El paquete contenía una bomba que estalló al momento de ser abierto por Juan Perez, ansioso de qué su vida cambiara de una vez por todas.
    Ahora sin manos, con la cara desfigurada y ciego, se limita a decir : ¡No pasa nada!
    Por decir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué terrible! Jaja Pero sí, si a Juan Pérez le estalla una bomba en la cara (y en el milagroso caso que quede vivo) ciertamente habrá perdido la sensibilidad de sus sentidos, por tanto ese "no pasa nada" es porque en el fondo no siente nada.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Muchos tenemos la esperanza de que nuestra vida cambie pero vivimos tan inmersos en la rutina que así es complicado. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. La esperanza de que nos cambie la vida de un momento a otro, nos brinda felicidad por el futuro. Igualmente hay que trabajar por ello eso sí, aunque también nos gusta pensar de que la vida nos va a "premiar" por el esfuerzo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. Jijijiji pues vaya, ya esperaba yo algo en aquel paquete...
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, yo igual, pero mi protagonista me lo confirmó: no pasó nada jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Tú lo has dicho: mismos amigos, mismos quehaceres...
    Ya lo dijo Einstein: "Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo".

    Pobre Juan, con lo intrépido que fue abriendo un paquete que no era suyo y ni por esas ;-)

    Un beso Julio D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso mi protagonista salió disparado a la calle: estaba desesperado por cambiar la rutina de algún modo, hacer algo distinto, nuevo, loco, esperando vivir algo igual de distinto, nuevo y loco. Pero ya ves, al final no pasó nada.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. La vida la puedes cambiar tu, si la rutina nos hace falta para llevar un orden pero en un rato puedes cambiar la rutina en algo que no hayas hecho nunca. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo arriesgándose, los cambios se suceden. No existe, al parecer, otra fórmula.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Maldita alegoría de lo que es la vida... deberían incluir este breve relato en los libros de la escuela. Para que vayan aprendiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja tanto así? En lo que sí estoy de acuerdo, es que este texto pueda considerarse una alegoría: una alegoría al aburrimiento, al tedio, incluso a la depresión.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. La vida cambia de un momento a otro si la cambias tú, yo soy especialista en eso, no aconsejo la adición a los cambios, es estresante.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la idea de que la vida siempre puede mejorar, si nunca dejamos de hacer cambios y más cambios: rozando lo irracional. La eterna insatisfacción.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Somos duales, tanto como el cambio nos atrae la quietud, cada cosa a su tiempo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada cosa a su tiempo y en su lugar. El orden es una forma de controlar las sorpresas de la vida. Para algunos esto puede ser entretenido. Quizás lo sea, no sé.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. No son muchas las cosas que cambian la vida de un momento a otro, creo que casi todas trágicas.
    Porque lo de un hijo tarda 9 meses en llegar, eso no pasa de un momento a otro.
    Abrazo Julio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente la llegada de un hijo te da tiempo para prepararte, lo mismo que estar al tanto de la enfermedad terminal de alguien: en algo, por muy mínimo que sea, te prepara. En cambio que te llamen por teléfono a las cuatro de la mañana, ay! el 90% de las veces nunca es bueno.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. cada vez despertamos ha cambiado todo, los recuerdos son injertados en la noche; después de dormir se borra lo vivido en el día, quedando todo almacenado en una base de datos y todo inicia de nuevo...
    incluso este comentario no era lo que decía al inicio, también fue modificado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja no sé bien qué responderte sobre los recuerdos injertados. Lo que sí puedo decirte, es que hay veces en que uno despierta por las mañanas con una energía especial, renovada. Cuestión que va nivelándose o disminuyendo a medida que llega la tarde y la noche.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. Lo que se de ría de cambiar es el nombre. Suena x. Cambiarlo puede ser el cambio. Qué lío ja.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja no, no es ningún lío. Yo le puse ese nombre a propósito.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Dama, todo un placer.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  16. Cada segundo cambia.
    Pero no lo podemos percibir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que ser budista zen.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  17. Es una frase que hemos escuchado miles de veces, pero justo cuando queremos participar de su fama, ella no nos quiere incluir. Supongo que de un momento a otro también puede ser mañana; tu prota no debe perder la esperanza.

    Un micro con reflexión incluída pero muy divertido ;)

    Un abrazo de aquí y ahora, tocayo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja así es, tocaya: es una frase que para algunos (¿o muchos? no sabría decir) tiene más de mito que de verdad.

      Un abrazo carpe diem.

      Eliminar
  18. Un micro reflexivo sin duda alguna y de los que me encanta comentar, Julio David.
    Respecto al cambio que tanto ansiaba hallar Juan Pérez, sencillamente estaba tan cerca, tan cerca que ni siquiera fue consciente... Solo hubiera hecho falta que dejase de buscar, porque no lo tenía que ir a buscarlo fuera sino a ENCONTRARLO dentro de él, en ese cambio de actitud que nunca quiso adoptar.

    Un abrazo didáctico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo pensé así: a problemas desesperados, soluciones desesperadas. ¿Y qué mayor problema que la de una persona que no tiene puta idea de cómo cambiar su vida?

      Un abrazo autodidáctico.

      Eliminar
  19. Tu protagonista deberá hacer algo más arriesgado si quiere cambiar de vida, ;)
    Muy gracioso, jeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tragicómico

Constelaciones

La oveja negra

Me gusta

Burka

Dulce o travesura

El rey del drama

¡Ay, amor!

Viernes

Cucarachas