El buen hijo

AL TEMPORAL, se nos suma un corte de agua. Y luego, lo de siempre: otra discusión. Esta vez sobre cómo racionar el agua que juntamos en baldes. Porque si hay algo seguro, es que para cada problema mis papás proponen una solución distinta.

Solo en una cosa siempre están de acuerdo, y es que al momento de dormir lo hacen abrazados. Aquí no hay otra visión más que la compartida desde hace décadas. Es por eso que no tardo en ofrecerles té apenas comienzan a pelear. Y lo bueno, es que nunca sospechan el que les dé sueño de pronto.

Comentarios

  1. A dormir todo el mundo, que se está cargando el ambiente. Una buena solución, sí señor.
    Hay matrimonios que dicen que la durabilidad de su relación es porque cuando entran al dormitorio abren un paréntesis y aparcan las discusiones hasta que vuelven a salir de él.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el dormitorio, dependiendo de la perversión de cada pareja, es un universo totalmente aparte.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Creo que habria que brindar ese te a mucha, mucha, gente...

    No estaria nada mal

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ejemplo a los políticos, para que duerman más y hablen menos. No, no estaría nada mal.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Bonita manera de evitar discusiones ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Responsable y pacífica, qué mejor?

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. ¡Qué bonito, Julio David! En las cosas triviales, en la variedad está el gusto. En las cosas importantes (y dormir lo es) hay que estar de acuerdo ;-)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es lo básico. Y no solo en el buen dormir, sino que también en el buen comer hay que estar de acuerdo en casi todo para llevar la fiesta en paz.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. El día que el chaval marche de casa, sus padres notarán que algo pasa y lo achacarán al síndrome del "nido vacío".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y te digo más, de seguro cuando pase eso, lo del nido vacío, los padres se echarán la culpa el uno al otro. En vez de verlo como algo racional, lo verán como algo emocional. Y se exaltarán. Más peleas.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. :)
    ¡¡Qué tierno!!
    Qué corra el té...

    No quiero ni imaginar lo que el mal hijo les hubiera puesto: cicuta, ve a saber... sonrío.
    Abrazo, Julio David.

    P.S. Y gracias de nuevo por esta nueva canción cuyo intérprete desconocía "Océano", la letra es preciosa e iba genial con el texto ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mal hijo? Claro, un mal hijo les hubiera aderezado el té hace mucho rato con algún veneno. Uno que les hinche el estómago y les haga botar espuma por los orificios.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Vete a saber qué les ponía en el té... No sé si andar drogando a la gente es una solución, por mucho que la intención final sea buena. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eso de ser un "buen hijo" tiene muchos prismas: depende todo de quién lo mire y, al final, de quién lo juzgue.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Un micro con mucha ironía, empezando por el título, Julio. Me ha hecho sonreír.

    Genial solución, si cuando se despiertan se han olvidado del motivo de la dicusión o discusiones.

    Lo que sí es cierto, es que debe ser agotador vivir unos padres que siempre están discutiendo, no me extrañaría que un día el "buen hijo" se pase con la dosis y los deje abrazados para la eternidad.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había considerado del todo, pero ahora, a través de tu comentario, abriste una nueva posibilidad: que al buen hijo se le pase, accidentalmente, la dosis. "Accidentalmente".

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Muy inteligente escrito. Lo importante es que duerman abrazados.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a más ruidosos y molestosos sean, más se valora su tierno silencio.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Muy bueno David en la cama se soluciona todo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si no se soluciona en la cama, pues que sea en la cocina, el patio, el jardín, en fin, a donde sea te pillen las ganas por perdonar jeje

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Qué bello micro Julio. Es fantástico.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido, Gildardo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. Muy tierno porque el fin es bueno.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fin justifica los medios.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. Que hijo tan listo... genial.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo espero que los papás, si se dan cuenta de todo, lo encuentren igual de genial.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. ¡Qué niño tan inteligente! jajajajaja.

    Creo que discutir no tiene nada de malo si al final del día uno acaba abrazado a su "contrincante" :))

    Me ha parecido muy tierno tu micro. Ainsssss...

    Un abrazo de martes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres de las que ve con más ternura que otra cosa, las motivaciones del protagonista. Y eso es bueno, y me gusta, porque abre el espectro de posibilidades en torno a las verdaderas motivaciones de este hijo... Quien tenga la respuesta más acertada, que me la diga.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  15. Par ami, fundamental dormir abrazados...dados la mano..etc..un saludo desde Murcia....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuando no te queda de otra, abrazar la almohada también es una opción.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  16. Este hijo promete. Divertido, en parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido, Ximens.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  17. Un sueñecito a tiempo despeja cualquier temporal, crea una bonita calma después de una mala tempestad.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto lo sabe muy bien la gente que, lamentablemente, se vuelve adicta a los somníferos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cucarachas

El juez New Age

Amor a primera vista (toda una vida)

Rutina en la rutina

El mejor amigo

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

La venganza de la adoptada

¡Ay, amor!