Equinoccio, o la ecuanimidad del tiempo

CON LA LLEGADA de la primavera, el poema de amor de una escritora floreció. Y de una minúscula secuoya, alzó el vuelo una bandada de pájaros multicolores, los que migraron, perdidos todo un verano, en busca del nido del corazón de algún destinatario. Mas sin encontrarlo, con la llegada del otoño, marchitaron y devinieron en hojas secas, que el viento alzó en vuelo por callejones sombríos. La escritora que paseaba por ahí, tomó una de estas y la usó como separador en su diario de vida; cuaderno en donde habla sobre cosas que nacen, florecen y transmutan según la estación.

Comentarios

  1. Bonita manera de explicar las estaciones :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, otro abrazo (psicológico) de vuelta para ti.

      Eliminar
  2. Es que las estaciones de la naturaleza tiene vida. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha vida, a borbotones, todo es vida.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. En todas las cosas nace y habita la poesía. Como en estas bellísimas líneas tan bien escritas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Una vez Jorge Luis Borges iba saliendo con un bastón del Metro y estaba lloviendo, y un vendedor le dijo: “Caballero, se le secó el arbolito”. Eso a Borges lo dejó con la idea de que la poesía está hasta en la calle".

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. El círculo de la vida, ni más ni menos...
    ¡Fantástico, Julio David!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te acabas de graduar de telépata, Chelo: es precisamente el círculo de la vida (uno de los tantos) lo que intento reflejar en este texto. Me alegro que lo hayas captado y te haya gustado.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Me parece un escrito precioso, Julio David. Muy delicado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por embellecer mi texto con tu apreciación.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. Precioso... y perfecto para recibir la primavera, ¿no te parece?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Holden. Y es paradójico, porque yo recibo el otoño jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. El círculo se cerró.
    Esta vez de forma hermosa y melancólica.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble como a veces la melancolía nos puede conducir a la belleza, y de la belleza a una dicha serena pero extraña.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Cada estación tiene su encanto y su momento, como has reflejado de forma tan bonita.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces parecen estaciones eternas mientras se viven, pero no: las mudanzas son (afortunada o desafortunadamente) inevitables.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Bella poesía, Julio. Dominas la palabra. El sentido, natural y profundo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que agradecido por ese inmenso halago!

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Una poética descripción del Círculo de la vida. Me ha encantado.
    Un beso enorme, Julio David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Los engranajes del mundo son poéticos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. La vida no es sino un ciclo continuo... Un movimiento continuo...

    Muy bello texto, amigo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Movimientos y ciclos constantes, desde hace millones de años.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. Maravilloso cuento redondo... Está lleno de poesía y de la vida de las cosas pequeñas. No podría ser mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas cosas pequeñas de las que se compone la vida, son los asentamientos para grandes asombros.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. La Naturaleza tiene sus ciclos, ésos que nos enseñan en el colegio. Tú has dibujado con palabras uno nuevo y diferente pero igualmente sabio y hermoso. ¡Me ha encantado! :))

    Un abrazo y felices vacaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, esos ciclos que no se enseñan en el colegio, porque en el colegio pareciera que la poesía estuviera prohibida o fuera mal vista, no sé.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. Solo fantaría añadir una dedicatoria a Vivaldi y su famosísima composición: "Las cuatro estaciones", aunque es evidente que en tu micro ya te las ingeniaste bien para que entrasen dos y las otras seguro que las reservarás para otro micro tan bello y poético como este.

    Un abrazo didáctico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el piropo, Estrella. Veré cómo se va dando la relación con las musas y si tienen, espero, algo más que decirme sobre las estaciones y los ciclos de la vida.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tragicómico

Constelaciones

La oveja negra

Me gusta

Burka

Dulce o travesura

El rey del drama

¡Ay, amor!

Viernes

Cucarachas