Acaba un ciclo

HACIA el final del pasillo, mi abuela agoniza en cama.

No creo que sea normal. A donde voy, hay un ambiente extraño. Deambulo con temor, entre sombras que se alargan excesivamente al atardecer, con la sensación de que el invierno siempre está por comenzar: el frío, cuánto frío. Y la rapidez con que se cubren de polvo los muebles, y las telarañas que aparecen repentinamente, y el infatigable crujir de la madera a toda hora, no, no es normal: la casa va muriendo con mi abuela. Lo supe cuando, paseando por el jardín, sentí pena por la flor de cerezo. 

Comentarios

  1. Qué buen relato. Con su dosis de tristeza. Me ha gustado mucho.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podemos encontrar un cierto encanto indescifrable en la tristeza.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Este relato es estremecedor. Y triste... Se siente tan real...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan real, que te invito a pasear por ese jardín cuantas veces quieras.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Se estaba desprendiendo la flor del cerezo?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se sabe. Pero hay algo en lo que vio, que lo estremeció.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Un relato que nos estremece y nos sumerje en la tristeza... Muy bueno, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por tus palabras, Ildefonso.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. La fugacidad de las flores es similar a la de la vida. Nacimiento, esplendor, deterioro, muerte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al igual que las estrellas. Flores y estrellas a la par, cada una viviéndolo todo a su momento.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. Cuando alguien querido nos deja, de repente vemos las cosas a nuestro alrededor con un aspecto distinto. Quizá será que las miramos de otro modo, con los ojos de la melancolía.
    Bellísimo y sentido relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, cuando miramos con los ojos de la melancolía, cambia la percepción de la realidad. El corazón tiene una visión particular para cada cosa que le toca vivir.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. En muchas historias donde las casas tienen vida propia, es con una temática de terror, sin embargo a veces una casa agoniza al mismo tiempo que quien ha vivido en su interior. Una breve pero intensa y emocional narración, buen trabajo :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien se sabe que todo es energía, por tanto, ¿cómo saber si quizás las cosas con las que nos rodeamos puedan verse afectadas o modificadas por nuestra interacción o compañía o tenencia, y viceversa?

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Cuando alguien muere arrastra consigo sus recuerdos, y las cosas a las que amo mueren un poco también.
    Estupendo relato cuajado de sentimiento de pérdida
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es precisamente lo que quería reflejar en este texto: que las cosas que en vida pertenecieron a alguien que falleció, puedan transmitirnos su nostalgia.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Ay, qué pena tan grande... Es que no puedo decir mucho. Se me ha encogido el corazón. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, guardas silencio es otra forma de dar una opinión. Quizás la más elocuente.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Bonito y triste a la vez. Todo pierde viveza con la cercanía de una pérdida. Buena narración. ;)
    Saludos. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ausencia no es sinónimo de vacío: quien se va, deja en su lugar un sentimiento.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Qué original la idea, una casa que muere a la par que su dueña. Es triste pensar que eso pueda pasar, pero quizás sea lo justo...

    Me ha gustado mucho, has creado muy bien el clima de triste irrealidad con muy pocas palabras :)

    Un abrazo de jueves!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la casa la veo como un vientre materno, y los sentimientos que nos conectan a ella, como el cordón umbilical: extenso y sempiterno.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. Hola.me encantaron tus palabras porque reflejana la perfección el cierre de una etapa y el fin de un ciclo... todo pasa. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ciencia, y siglos antes, las enseñanzas budistas, ya lo dejaron claro: lo único permanente es el cambio constante.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. Este texto me ha tocado especialmente. Estoy en medio de eso, exactamente, por mi abuela que murió hace poco y toca deshacerse de la casa de mi niñez. Todo muy doloroso.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te envío mis deseos para que puedas aceptar esas pérdidas de la mejor manera.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. Qué bello... Pienso que los objetos, casas, muebles, vasos, plantas...tienen un algo que puede llamarse "alma", distinta a la de los seres animados, pero tal vez... Por que no?

    Abrazo poético

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que digo, pensar que lo que nos rodea se impregna a un nivel energético con nuestras propias energías. Suena mágico, pero por qué no?

      Un abrazo metafórico.

      Eliminar
  15. Muy triste, cuando las personas que queremos se alejan ningún paisaje es igual, todo está teñido de tristeza y dolor, todo es distinto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, todo es distinto, cuando a decir verdad el mundo -aparentemente- sigue igual, lo que nos habla de la importancia de la propia percepción. Como dijo Josep, vemos con los ojos de la melancolía, un filtro poderoso.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  16. Cuando alguien se va, las cosas que le pertenecieron también parecen llorar su ausencia.
    Un micro potente, emotivo y bello a pesar del sentimiento de añoranza.
    Me ha encantado, Julio David. Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristián Warnken le escribió un poema su hijo Clemente. Es una carta de despedida tras el fallecimiento del niño. Me vino a la memoria al leer tu comentario. Te animo a que lo busques y lo leas.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  17. Las cosas y las personas unidas en el adiós.
    Hermosa entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El adiós es un momento clave: nos define y nos cambia el rumbo.

      Inapelablemente.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  18. Preciosa historia Julio D. La casa y su propietaria estaban tan unidas que la una sin la otra no tienen sentido de ser. Lo que mas sorprende es lo que le pasa al almendro ¿ que será?. Muy original la historia , te felicito.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué vio y qué sintió, qué le transmitió ese árbol? ¿Qué historia hay detrás? ¿Qué simboliza, qué significa?

      Mi historia acaba donde comienzan esas preguntas. Cada lector, incluso yo mismo, es libre de imaginar las posibles respuestas.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  19. Sentida concentración de luz en tan poco espacio. Y es que, como las lupas, sabes sintetizar la esencia en frasco pequeño.

    He leído la carta de Cristián Warnken a su hijo fallecido… Entrañable. Algo así sucede con todos los que partieron/partiremos en nuestro día.

    Y sin embargo, Julio, sabes que no queda trascendencia en ello excepto la que seamos capaces de crear los que quedamos…

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, la trascendencia de otros vive en nosotros. Lo que hayas aprendido de alguien, se aloja en ti. Luego uno le enseña eso a otra persona, y pasa uno a sobrevivir en aquella alma. Y continúa. Es nuestro "gen espiritual".

      No he dicho nada nuevo, pero siempre sorprende constatarlo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  20. Las flores mueren con la esperanza de retoñar, casi siempre lo logran.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto tenerla de vuelta por acá, Malquerida! Jaja.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  21. Me rompe el alma -siempre me pasa con este tipo de historias- pensar en esos finales de ciclos. En todo lo que se pierde cuando ellos se van.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedan los recuerdos materiales que, poco a poco, generación tras generación, irán a dar al olvido, y quedan también los recuerdos inmateriales, esos se olvidan más rápido todavía.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  22. Cuando un anciano muere su casa muere con él. Las personas que les rodean una vez que la persona desaparece recogen sus restos, lo que vale los reparten y lo que no vale lo tiran . He visto tirar verdaderos recuerdos en forma de álbumes y de libros de un anciano, que pena toda una vida recogida es ese recuerdo material. Lo principal es lo que se queda en el corazón de cada uno. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que a la larga todo, igualmente, va a parar a la basura (lo que otros han dejado, y lo que nosotros dejaremos). Podrá pasar una semana o cien años, pero es inevitable. Es triste, pero es así.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  23. ...Y cuando yo ya no esté aquí, ¿qué más dará todo? ¿Qué me importará que sea o qué deje de ser? Nada importará lo que lloréis o riáis y cuanto digáis... será lo mismo, incluso si calláis. Para mí ya no habrá primaveras floridas, ni trinar de pájaros, no correrán los arroyos con sus cristalinas y frescas aguas, ni sentiré la brisa acariciarme el rostro mientras arrastra las nubes. Y si me voy, no volverá a empaparme el agua de la lluvia, ni me secaré a sol mientras te miro y me miras... Ya no. Cuando yo ya no esté, ya no podrás amarme, amarás mi recuerdo o quizá me odiarás, porque ya no te amo, porque ya no te escribo ni te puedo besar.

    Esto es lo que me ha provocado tu micro Julio David. Me encantó leerte.
    Saludos desde España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halaga que a partir de mi microrrelato, hayas escrito algo tan inspirador. Celebro tu talento!

      Gracias por embellecer mi blog, María José. Saludos desde el sur, al fin del mundo, Chile.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  24. todo pasa.y cuando pasa, es por algo.
    'al atardecer de la vida', como si entonces, ¡también!, hubiéramos de ser examinados del amor...
    que también pasa.
    el relato conjuga perfecto los dos ejes, en nada contrapuestos sino complementarios: vida y muerte.
    Me ha encantado encontrar este blog.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!, me sonroja saber cuánto te gusta haberme encontrado. Me siento como Wally jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  25. Cuando fueron muriendo mis abuelos empecé a vislumbrar un futuro muy negro para mí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el efecto túnel: la único salida que vislumbramos, al otro extremo, es por medio de la tristeza.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  26. Un relato redondo, me gusta todo, el ritmo, como consigues que visualice la casa y ese giro final. Me encanta, Julio.

    Mi parte irracional cree que los enseres tienen parte del alma de quien los ha vivido, elegido, o disfrutado...

    De alguna manera "ellos" también mueren.

    Sólo se dejaran poseer de nuevo si encuentran un nuevo "dueño" que les devuelva el alma perdida.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino una casa pasando por una fase de luto, y que se ponga así: melancólica y que lo manifieste de alguna manera. Da escalofríos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  27. Todo muere a nuestro alrededor cuando perdemos a un ser querido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acaba un ciclo y comienza otro... El problema es que no sabemos cómo darle comienzo de la mejor manera.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  28. Holaaa Julio David, ya regreso a tu rincón, que llevaba un tiempo de relax.

    Final del ciclo de la vida junto con el final de esa casa. Es cierto que cuando los abuelos fallecen se abre un nuevo círculo en sus herederos y luego cuando los padres también fallecen se vuelve a cerrar otro círculo más... Ya ves el devenir de nuestra existencia marcado por esos hitos inolvidables.

    Otro micro interesante y estupenda reflexión.

    Un abrazo didáctico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ir y venir entre ciclos que se abren y se cierran: la vida está hecha de muchas puertas, las que debemos abrir y cerrar, a veces, a la fuerza.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tragicómico

Constelaciones

La oveja negra

Me gusta

Burka

Dulce o travesura

El rey del drama

¡Ay, amor!

Viernes

Cucarachas