La respuesta


DESDE que su pareja la dejó, que se dedica a cultivar la tierra. Le ha servido de terapia hacerse cargo del jardín que por tanto tiempo descuidó, regando con alguna que otra lágrima, alegres constelaciones de tulipanes que le apaciguan la melancolía con su fragancia.

Cierto atardecer, cargando un manojo de estos hacia su habitación, escuchó la voz del novio decirle "dejaste caer uno". Al girarse, vio la sombra del hombre extendiéndoselo. Pero lo rechazó: y no por miedo al suponer que se volvía loca, sino porque no podía ser coincidencia que precisamente la flor que le entregaba estaba marchita. 

Imagen © Fuente

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El juez New Age

Cucarachas

El rey del drama

Rutina en la rutina

El mejor amigo

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

Amor a primera vista (toda una vida)