Rosalinda

"HIJA, acompaña a esa vieja. Nadie la visita. La pobre empieza a olvidar cosas, así que si te presentas como su nieta lo va a creer". Al fallecer mi madre seguí viéndome con Rosalinda, con quien desarrollamos una entrañable amistad. Yo le comentaba lo mucho que la extrañaba la familia que inventé para consuelo de su abandono; y ella, fascinada, asentía a mi mentira piadosa.

Antes de partir me dejó una carta: "Sé que no eres mi nieta, pero te quise como a una. De habértelo confesado ¿me habrías dejado de visitar? Ese era mi miedo. Pero me voy feliz".

Comentarios

  1. Qué bonito. Esa sí es una buena mentira, y eso que estoy totalmente en contra de ellas.
    Precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estoy en contra de las mentiras a menos que sean piadosas. Por ejemplo, yo me haría creyente si creer en Dios fuese 100% reconfortante.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Caramba! Has logrado tocar una de mis fibras sensibles (tengo mas de una, que conste). Qué texto tan entrañable y conmovedor.
    Amor con amor se paga y hacer feliz a una persona que vive en soledad es lo más hermoso que alguien puede hacer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo trabajé cuidando ancianos, y al comparar mi soledad con la de ellos definitivamente mi soledad era (y sigue siendo) ególatra y ridícula. Lo recuerdo y se me eriza la piel.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Precioso micro. un mensaje enternecedor que nos tiene que trasmitir una enseñanza: Todos estamos necesitados de cariño.
    Un saludos Julio.D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho: todos estamos necesitados de cariño. Respondemos positivamente a los estímulos placenteros, y negar eso o privarnos de eso, nos enferma.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Qué grande, Rosalinda. Ponerse de acuerdo en una mentira sólo para pasar ratos agradables bien vale la pena. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es del tipo de complicidades lindas que muchos quisiéramos tener.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Interesante micro, aunque personalmente le veo con exceso de muertes, creo que sobra (a mí me despista) "al fallecer mi madre". Pero vamos, que es subjetivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En serio te confunde? Pues no sé, puede ser. En mi afán por reducirme a cien palabras debo seguir mejorando.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. Fue una mentira para ambas de la que ambas obtuvieron algo positivo. Creo que en casos como éste no está tan mal eso de faltar a la verdad.

    Un micro entrañable :)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia! Salvar y ser salvada, ahí está la esencia de este microrrelato.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. hay mentiras piadosas algunas son las que valen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ésta es la que vale.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Qué bonito. Me has emocionado y recordado a mi abuela que falleció hace nada sin conocer a nadie. Es terrible la vejez, ver cómo todo tu mundo se desmorona y te vas quedando solo. Pero es ley de vida.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo un amigo cuya abuela vivió poco más de cien años. Vivir tanto para morir practicamente abandonada y encerrada entre cuatro paredes, en muy malas condiciones físicas y psicológicas: a mí me daba un poco de terror su longevidad.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
    2. Te doy la razón, no quiero vivir tanto :) Mejor acabar con nuestro mundo.
      Besos

      Eliminar
  9. Con mentiras de este tipo sí que estoy de acuerdo, qué bonito micro, Julio David. Está lleno de ternura.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chari. Siempre es un gusto.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. La verdad está muy sobrevalorada, en serio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Pero que no te escuchen los políticos, que esos se valen de cualquier excusa para justificarse.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. ¿Cómo algo tan corto puede llegar a ser tan bonito? Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría decir lo mismo de tu piropo, Rad.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. Cuando las mentiras son tan bellas, se convierten en verdades.
    Precioso, Julio David.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a tener que contarnos un mundo mejor, para hacer de esa mentira a la larga una verdad.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. Una gran ilusión compartida y valorada por ambas. La compañía es lo más valioso y lo mejor que podemos dar de nosotros mismos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo mejor de todo es que es gratis!

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. Con una mentira como esa la verdad se puede ir al innombrable. ¿La dejó algo en herencia al menos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que una bonita experiencia. Le servirá para tener buen karma.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  15. Mentira compartida que a las dos hace bien y a nadie perjudica. Todo lo contrario de lo que ocurre con esas personas que consideran poseer la virtud de la sinceridad por decir todas las impertinencias que se les pasan por la cabeza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que lo dicen todo, sin que se les pregunte nada. Acusan tener la sinceridad como virtud, cuando a decir verdad solo son unos hocicones impertinentes.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  16. Me encantó el relato, Julio David, con esos dos "engaños" entrecruzados que nos dicen tanto de los sentimientos.

    Necesitamos creernos tantas cosas para no sentirnos solos, y también intuimos que no somos los únicos a los que les ocurre.

    A mí me van esas pequeñas mentiras que hacen menos inhóspito el mundo.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, Tesa. Vivimos en la era de la hiperconectividad, y aún así, de alguna manera, nos seguimos sintiendo solos. La soledad es insaciable.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  17. En pocas palabras has dicho un millón de verdades , la soledad de algunos se puede suplir con las mentiras de los otros y eso fue lo que tus protagonistas hicieron .
    Perfecta la historia y la narración.
    Un beso Julio D
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, y por un cierto tiempo, está bien mentir. Solo hay que hacerlo en favor de no dañar el corazón: ni el propio ni el ajeno.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  18. Una mentira piadosa bien vale un cariño a otra persona , Yo al cabo del día digo unas cuantas mentiras piadosas y no sabes como lo agradecen. Un "Te quiero mucho" " Quieres ser mi novio? o ¿eres mi amigo verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Te quedó rica la comida", "te viene bien ese corte de pelo", "no eres tú, soy yo".

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  19. Entrañable relato, Julio. Muy cierto y hasta necesario. Destaca la visión de la madre, su humanidad. La entrega de la hija, en un principio, después fundida con la realidad creada. Y también la de la anciana. Su percepción, su aceptación y su inteligencia. Y entre todo ello el amor que es la base de tu historia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como diría el escritor Jorge Luis Borges, son las personas buenas con sus pequeños actos cotidianos de bondad, las que están salvando al mundo sin saberlo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  20. Las mentiras a veces valen la pena.


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras se piensa en algo mejor, la mentira lo suple.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  21. Bellísima, y dulcísima, mentira... Harían falta muchas mentiras como esa en el mundo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas mentiras empiezan siendo sanas, pero acaban intoxicándose.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  22. triste, creerse una mentira para tener una vida, cuantos de acá lo hacemos?????

    saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos. Las mentiras nos convencen de que todo va a salir bien.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El juez New Age

Cucarachas

El rey del drama

Rutina en la rutina

El mejor amigo

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

Amor a primera vista (toda una vida)