Lo que se vuelve costumbre se vuelve invisible

UNA mañana, las mujeres de Arabia Saudita desaparecieron. El rumor decía que las bestiales leyes que las controlaban y minimizaban, las terminaron por eliminar judicial y existencialmente; siendo Alá quien se las llevó para escarmiento de los que justificaban y preservaban la sharia precursora de invisibilidad femenina.
Para evitar la debacle, el rey propuso otra teoría: fue una maquinación del diablo como señal del apocalipsis. Pero ya era tarde: la histeria colectiva no dejó títere con cabeza.

A los hombres les tomó meses percatarse que las mujeres ya habían regresado y que quizás, en primer lugar, nunca se habían ido.

Comentarios

  1. Me encanta el modo que tienes de denunciar la injusticia. Buenísimo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Estoy denunciando lo que es evidente y conocido por todos, pero tratado por pocos (creo).

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Todo lo contrario a lo que no hacen los personajes de este microrrelato: pensar.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Una buena denuncia, si señor!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y pensar que al bloguero saudí Raif Badawi lo condenaron a pagar con cárcel y latigazos por denuncias parecidas a ésta. Indignante. No me comparo, solo le hago honor.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. La denuncia es muy clarividente, ahora esperemos que algunos tomen nota y dejen a las mujeres ser igual a los hombres, con sus mismos derechos.
    Besos Julio David.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería lindo, pero extremadamente improbable. Todavía les resta derramar mucha sangre. Lamentable.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Las mujeres nunca fueron mujeres del todo.
    Gran entrada, nos malacostumbras con tanto bueno :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Que las musas te escuchen y el bloqueo literario se haga el sordo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. Magnifica denuncia del horror, amigo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, muy agradecido de su comentario, estimado.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Hola: que necesaria es la igualdad y qué difícil es conseguirla en especial en algunos países. Acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho la variedad de temas que tratas y tu forma de plasmarlos. En este momento tengo un blog dedicado a los jóvenes y Educación que te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ . Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta. Gracias por darme aviso de tu espacio, lo tendré muy presente para visitarlo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Buscarán cualquier excusa para justificar lo injustificable. Si existiera Alá, hace tiempo andaría vomitando. Tienes razón, un tema tratado por pocos en estos tiempos en que confundimos el respeto por las culturas ajenas con la complicidad con la tortura. De repente todo lo encontramos muy difícil. Gracias por textos así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo contigo. Además esto no se trata de fomentar la islamofobia, sino que fomentar la virtud, los buenos valores y los derechos humanos donde sea que estos estén en peligro de extinción.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Ains, jamás entenderé este tipo de culturas. =/ Buen micro. ;)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aunque la entendiéramos del todo, nos seguiría pareciendo desconcertante.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Y es por eso que ahora las guardan bajo un burka con prohibición de salir de casa, para que no se vuelvan a perder. Hay que cuidar bien las cosas, ¿sabes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, y con el tiempo de nuevo van a creer que han desaparecido... Es parecido a lo que pasa con los mendigos: estamos tan acostumbrados a verlos en la calle, que terminan por desaparecer aunque sigan ahí.

      Si termino mis días en la calle, voy a ser de esos que hacen escándalos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Tus breves relatos dejan huella. Y permites que cada quien extraiga en función de sí mismo...

    Saludos Julio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por verlo de esa manera, Ernesto.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tragicómico

Constelaciones

La oveja negra

Me gusta

Burka

Dulce o travesura

El rey del drama

¡Ay, amor!

Viernes

Cucarachas