La memoria de los peces


DE LOS ANIMALES, creía que la melancolía de un perro era la más parecida a la nuestra. Me equivoqué. Supuse que nadie iba a extrañarla: no después de las drogas, los robos y haber golpeado al abuelo. Por eso se fue. No dejó una nota de despedida ni se llevó a sus peces.

Desde entonces son mi preocupación, pero estos se rehúsan a comer. Me impresiona. Si buscan morir, ha de ser porque su dueña tenía un lado luminoso reservado solo para ellos. Creo que yo también moriría de pena si hubiese conocido a mi hermana tal como estos peces.

Imagen © Fuente

Comentarios

  1. Me has dejado inquieta con este micro. ¿Podemos abrirnos más a un animal que a nuestra propia familia? La respuesta es clara: sí.
    Me ha gustado mucho el micro, Julio.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al saberse sola, probablemente esta muchacha tenía una conexión mayor con estas criaturitas al tenerlas de compañía en su habitación.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. A falta de hermana, y de perro, buenos son los peces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ir supliendo los vacíos como sea.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Con lo cortita que se le presupone la memoria al pez y le da para sentir melancolía.
    ¡Muy bueno, Julio David!
    Pd: ¿no viste el premio al que te nominé? ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo he visto, pero ya me sorprende. ¡Muchas gracias de antemano, aunque no sepa a qué esté nominado! Jaja

      Apenas lo revise, te respondo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. No creo que los peces se acordaran de su dueña, por muy luminosa que fuera. Poca memorias tienen a largo plazo.
    Un relato que te deja un escalofrío de no creerse uno lo suficientemente humano.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo entendido (y varias fuentes creíbles de internet lo corroboran) que lo de la memoria a corto plazo de los peces es un mito.

      Y sí, los animales muestran muchas veces más humanidad en sus gestos que uno mismo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Los mejores secretos nos los guardará siempre nuestra mascota fiel... Procuraremos que no sea un loro. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja buen consejo. Un loro, o un mono bien entrenado: ninguno de los dos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. Un relato conmovedor. Y sí, yo creo que cualquier ser vivo siente, también las plantas. Mi madre tenía una tortuguita que estaba enamorada de ella.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los animales son seres altamente sensibles. A un nivel que todavía no alcanzamos ni a sospechar. La ciencia va a tener que estudiar los casos de las tortugas enamoradas Jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Un micro muy bello y sentimental. La tristeza y nostalgia por un ser querido quizá sí pueden llegar a sentirlas seres aparentemente tan primitivos como los peces.
    Yo me quedo, sin embargo, con el sentimiento que expresas al final del relato, el tuyo propio.
    Un abrazo desde mi pecera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se dice que hasta las plantas sienten... Qué queda entonces para los organismos más evolucionados? Deberíamos ir por la vida dándonos palmaditas en la espalda, tal como le damos palmaditas en el lomo a los perros. También necesitamos esa muestra de cariño.

      Un abrazo acuático.

      Eliminar
  8. Es precioso este micro tuyo... Todas las personas tienen un lado luminoso, aunque no podamos verlo, aunque nos parezca imposible. Ese es el ser humano, una contradicción en si misma...
    Ponerlo en palabras en un texto tan corto... eso es un don. Obviamente tú lo tienes.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A diferencia del resto de los animales, nosotros, los humanos, sabemos fingir: fingimos nuestra tristeza, nuestra necesidad de cariño, nuestras dolencias. Pero en el fondo somos tan sensibles como un cachorro.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Un micro que no me deja indiferente por que pegar a su abuelo ya es un un delito y quizás los peces compartieron esa paliza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás que vieron, o más que ver, qué sensaciones les transmitió la energía de su dueña, que ahora estos peces están indiferentes al mundo hasta que vuelva ella.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Un micro excelente e inquietante. Me encanta el final que le has dado. Me gusta pensar que nunca somos "totalmente" malos (o buenos) para todos aquellos que nos conocen.
    Un beso enorme, Julio David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Es la idea que buscaba compartir. Que somos luces y sombras: un embutido de ángel y demonio.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Ainssss qué bueno y qué triste tu micro, Julio :) Nunca me hubiera planteado que los peces tuvieran un lado tan perceptivo, pero quién sabe. Yo nunca logré comunicarme muy bien con los míos; quizás me querían más de lo que aparentaban...

    Me ha encantado :))

    Un abrazo y feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O tal vez los poco perceptivos somos nosotros, que no somos capaces de ver lo que viven los animales y, quién sabe, lo que nos quieren comunicar. Me considero invidente a esos niveles.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. A veces me he quedado mirando a un pez fijamente y también pienso que lo de gente segundos era un mito, pues tardaba menos en dar una vuelta para devolverme la mirada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué extraña la relación con ese pez jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. Creo que ante el miedo a quienes somos, el horror a que nos dejen, a que no conociéndonos nos desprecien hace que nos mostremos sin filtros ante quienes no van a delatarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El horror a que nos dejen...". Al parecer en las mascotas la frase "para siempre" cobra más sentido y valor. Te quieren hasta el último de sus días sin condiciones.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. Todos tenemos una parte de nosotros mismos que sólo mostramos a alguien en concreto. Puede ser una pareja, un amigo... o tus peces. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no nos abrimos y mostramos como realmente somos ante otra persona o, por último, ante un animal (o cualquier cosa), nos envenenamos de nosotros mismos. A alguien (o algo) le tenemos que compartir el secreto de lo que somos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  15. Genial. Quizás debamos aprender a observar, como los peces, sin preguntar tanto. Creemos que todo está en la comunicación pero la observación es una enorme fuente de conocimiento de las personas. Y no miramos. Qué filosófica me puse : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprender a observar sin enjuiciar tanto. Por eso la gente se aleja de uno: porque apenas se muestra tal como es (con todo el esfuerzo que eso implica) nos apuramos por criticarla y corregirla. Buscan a un amigo y encuentran a un juez.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  16. Seguro que son peces melancólicos y están medio enamorados de ella.

    Es comprensible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si están enamorados, entonces la muerte por corazón roto es inminente.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  17. si ya para el humano es difícil entender una ausencia, imagínese para estos peces que casi ella era su "todopoderoso" que los cuidaba desde lo muy alto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Se termina por divinizar a quien te sepa querer. Luego, ante su ausencia, te quedas sin dios ni religión ni guía.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  18. A veces confio más en mis perros que en cualquier otro ser humano ... Pero si vamos a hablar de memorias y que te extrañen de verdad preferiría tener un elefante. Los peces sólo tienen memoria de 4 segundos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También lo creía, pero es un mito. Dependiendo del tipo de pez, la memoria les varía hasta doce meses y puede que más. Igualmente con un elefante de mascota nos aseguraríamos en ser recordados mejor. Que lastre para ellos, no?

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  19. Hola Julio. Pequeños relatos que despiertan respuestas...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido, Ernesto.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  20. Hay un antihéroe de DC que se llama Lobo que es un super sicario mega malote pero que pasa su tiempo libre cuidando delfines espaciales. A veces la gente es así :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo conozco. Lo vi en un cortometraje, al parecer una fan movie, donde busca a santa claus para matarlo. Me recuerda un poco a wolverine.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  21. En relato pleno de dramatismo y de emociones.

    Muy bueno, amigo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido, Ildefonso.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tragicómico

Constelaciones

La oveja negra

Me gusta

Burka

Dulce o travesura

El rey del drama

¡Ay, amor!

Viernes

Cucarachas