El escondite

MI HERMANO acostumbraba esconderse bajo su cama cada vez que los papás discutían, mientras yo hacía uso del insomnio para forzarme a madurar e ir lentamente interfiriendo en sus peleas: todo con tal de exigir paz a favor del más vulnerable de la casa. Un día desapareció. En su búsqueda se unió hasta la prensa, pero como nadie lo conoce mejor que yo, ni idea tienen del escondite. Y a la espera de que madure a su manera, no lo molesto siquiera mirándolo. Pero sé que está ahí, porque cuando barro bajo su cama me agarra la escoba y ríe.

Comentarios

  1. No voy a descubrir donde está escondido, esperemos que madure.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuando lo haga, que nos cuente cómo fue su proceso. Solo por el gusto de maravillarnos o aterrorizarnos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
    2. Gracias!

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Si lo he entendido bien, el hermano murió, por lo tanto la historia pasa de la ternura del hermano mayor, explicada en pocas palabras, al escalofrío de esa mano agarrando la escoba y esa risa procedentes del que fue el escondite del hermano pequeño. Un buen micro.
    Saludos, Julio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ricardo. Un gusto tenerte por acá.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. En pocas palabras un relato de miedo intuido, de una presencia oculta y consentida.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que guarda relación a ese terror atávico que más de alguna vez hemos imaginado: que bajo la cama aparezca una mano y nos tome del tobillo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Pues déjale ahí: ya madurará tarde o temprano :) No hay que tener prisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, cada uno afronta los problemas a su manera y a su tiempo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Muchas veces estamos, pero perdidos y como si no estuviésemos, no queriendo ver la realidad de lo que nos rodea. Un abrazo. Cuando madure volverá!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me recuerda esas escenas en las películas donde los niños se tapan bajo las mantas de la cama cuando tienen miedo ante ruidos o presencias. Es de adultos salir a investigar. Y es de inteligentes mandar a otro a hacerlo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Qué mal, para efectos de salud; qué bien, para efectos literarios.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Algunos de tus micros son escalofriantes y bellos al tiempo, este es un ejemplo de esto que te digo.
    Precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. tétrico!!
    ahora la pregunta es si esta vivo???


    saludos!

    ResponderEliminar
  9. Me recordó una historia verídica que me contaron hace tiempo, la única diferencia es que con aquél relato me partía de risa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lástima. Estos hermanos están a años luz de las anécdotas jocosas.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Curiosos y entretenidos relatos breves, Julio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido, Ernesto, agradecido.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Buen relato, que brinda multiples posibilidades en la lectura, segun los propios comentarios anteriores dejan de manifiesto

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tiene múltiples lecturas. Ninguna correcta o incorrecta, sino que dependiendo de como sienta el texto cada quien.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. La piel de gallina Julio David, :O
    Un miedo infantil que se vuelve real de nuevo.

    Un abrazo, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es como ese miedo compartido que tenemos al imaginar que alguien o algo habrá tras la cortina de la ducha del baño.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. Un micro de múltiples interpretaciones, un miedo mucho más terrible por todo lo que puede implicar de malos tratos y de desapariciones. A algunas cosas ojalá no se madurara nunca...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque llega el momento de madurar, abrir los ojos, y atreverse a mirar bajo la cama. Enfrentar los miedos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. Debajo de la cama siempre hay que mirar,lo que podamos encontrar es toda una incógnita.
    Tu historia es breve pero concisa.
    No lleva a reflexionar sobre algunas situaciones que provocan los mayores sin percatarse del daño que hacen a los niños.
    Un abrazo Julio David.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en este caso los padres saben todavía menos dónde pueda estar su hijo al que indirectamente perjudicaron. El hermano por lo menos guarda una esperanza de donde está o donde cree que está.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  15. Pues para mí que es el monstruo de debajo de la cama que se lo comió. Llámame loca...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente guarda algún tipo de relación con ese arquetipo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  16. Muy padre, me ha gustado mucho.
    Me encanta la forma en que el autor dota de carácter al hermano haciéndolo agarrar la escoba y reir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el tiempo, le entrará la duda de si está realmente su hermano bajo la cama o no. Algún día tendrá que armarse de valor y asomarse. Quizás qué sorpresa se encuentre.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
    2. Sería interesante, sí, que se asomara y quién sabe qué descubriría.
      Va de vuelta el abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cucarachas

El juez New Age

Amor a primera vista (toda una vida)

Rutina en la rutina

El mejor amigo

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

La venganza de la adoptada

¡Ay, amor!