lunes, 11 de enero de 2021

Una casi historia de amor

Pablo creció mirando al cielo. Sus padres, de pequeño, le inculcaron valores positivos. La gente en su mayoría es gentil, la naturaleza entrega más frutos que tormentas y la felicidad sucede con solo desearla.

Carolina creció mirando al suelo. Sus padres, de pequeña, la influenciaron con malas experiencias: el mundo es un lugar hostil y los esfuerzos poco y nada se ven recompensados. No hay amor, todo es interés, la humanidad te quiere comer.

Tiempo después, en el trabajo, nunca coincidieron. Se sentaban juntos pero sin verse. De haberse conocido, habrían llegado a un punto en común que los enamoraría.

34 comentarios:

  1. Le Prince Charmant ne rencontra pas la Princesse et ils n'eurent pas d’enfant...

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto. Dicen que los polos opuestos se atraen. De haberse conocido, habrían formado una pareja mucho más equilibrada que por separado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Sus miradas no se cruzaron.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Uno mirando al norte y otro mirando al sur jajajajs. En la variedad está el gusto.

    Un placer volver a leerte.

    Feliz semana.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. En el equilibrio está la sabiduría...¡pero es tan complicado conseguirlo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola, Julio David.
    Mucho tiempo sin leerte.
    Quién sabe, quizás llegue el día en que coincidan y simplemente se den cuenta que nada tienen que ver el uno con el otro, o no, pero creo que es muy difícil que personalidades tan diferentes se reconozcan, o entiendan.
    Una trágica no historia de amor.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pienso que si,abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente los caminos se cruzan, pero no siempre se saben ver las señales que conllevan a la felicidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Quizá cada uno tendría pareja ya, Carolina por necesidad y Pablo por gusto. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Uno mirando el cielo y otro al suelo, les habían educado para no darse cuenta de que entre uno y otro es donde está todo lo demás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Entre el optimismo y el pesimismo ocurre la vida. No hay modo de descubrir su secreto sin mirarla de frente. Y se tropieza menos.

    Encuentro un toque fantástico en este relato que me gusta mucho.

    Un abrazo, Julio David

    ResponderEliminar
  12. Dos mundos paralelos que nunca se cruzaron.
    Muy real y demasiado común.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Viven en diferentes horizontes
    y nunca se encuentran.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
  14. Lástima que no hubiera un punto medio. Tantos extremos...
    Bonito relato.
    Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
  15. Lo bueno de las historias de casi amor es que no pueden fracasar.


    Abzo

    ResponderEliminar
  16. Universos diferentes.
    Mejor que no se vieran.
    No hubieran congeniado.

    ResponderEliminar
  17. Dicen que los polos opuestos se atraen,... aunque quizás este no sea el caso,...

    ResponderEliminar
  18. Wao es muy cierto, que gran reflexión y genial historia, me ha encantado.
    Gracias por tu paso por mi blog, saludos

    ResponderEliminar
  19. Alguna vez me enamore de una Alondra y fue muy lindo.De otro blog llego al tuyo .Un abrazo desde Chile,

    ResponderEliminar
  20. Habrían llegado a un punto medio, porque a esa edad de enamorarse los hijos ya no creemos en lo que nos cuentan los padres y empezamos a hacer nuestras propias medidas, o deberíamos.

    Aunque en mi experiencia los polos opuestos se atraen y suelen permanecer unidos. Yo no viviría con alguien como yo, qué predecible.

    Como siempre, me ha encantado, muy ingenioso.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  21. Creo que, de viejos, si se conocieron... Y dicen incluso que llegaron a amarse...

    ResponderEliminar
  22. Mejor. Así, sin penas ni gloria. No podrán añorar lo que desconocieron.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Creo que les faltó perspectiva para comprender que no hay polos opuestos, sino dos enfoques complementarios de la misma realidad.
    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  24. Te digo que a veces creo que eres más cursi que yo, jajaja, que ya es demasiado. Me gusta lo que dice Alís, en eso está la vida.
    Pero sabes, siendo sincero me parece que tal disparidad no permitiría la compañía. Pero qué sé yo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Puntos comunes para empezar historias, y amar la vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. y quien sabe si un día se conozcan ,besos

    ResponderEliminar
  27. Alomejor un día si.

    ResponderEliminar
  28. Creo que ambas familias les inculcaron lo que pensaban y sabían, Como a tantos de nosotros. Pero la vida de cada quien no suele ser un calco de lo influenciado de niño. ¿Dónde quedarían las habilidades propias de cada uno?

    Tienes razón en que si se hubiesen conocido podrían haberse enamorado...

    La "diversidad" del "otro" siempre es un acicate a descubrir.

    Por aquí leo que te tildan de "cursi" :))))))) Y tú mismo en mi blog de identificas de "...Yo mismo, muchas veces, me doy cuenta que cargo un pomponazo, lo acepte o no. Jactarme de no ser vanidoso, es otra forma de vanidad." :))))))))

    Curioso juego de palabras que despiertan una sonrisa.

    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  29. Taj va de la mano ... uno quiere esto, el otro quiere esto.
    Historias únicas que ocurren a menudo en el mundo real.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Lo mejor, siempre, es nunca saber lo que se nos ha perdido.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  31. Destinos paralelos, como ciegos obnubilados.
    Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  32. Trágica no coincidencia....

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  33. Hola Julio David, qué bueno, es así, la gente adquiere parte de su carácter por influencia familiar, hay sus excepciones, claro. Pero las partes contrarias se atraen, así que hubieran salido unos chicos la mar de equilibrados jeje. Un abrazo, feliz semana

    ResponderEliminar
  34. Esos terribles "hubiera". Lo que pudo ser pero no se dio.

    ResponderEliminar