sábado, 3 de octubre de 2020

Coronavirus: La nueva normalidad

En su sueño se bajó la mascarilla hasta la barbilla, pero abajo llevaba otra. Se retiró las dos, pero abajo llevaba otra. Alguien al lado se asustó. Él lo miró de vuelta como diciéndole ¡no se meta! y se arrancó con prisa la mascarilla, pero abajo llevaba otra. Más gente a su alrededor se asustaba. Ahora les devolvió la mirada como diciéndoles ¡ayúdenme!, y abajo, como cosida a su piel, llevaba otra. Ya le dolía apartárselas. Gritó, y con su grito despertó. Se tocó la cara. Se palpó, se aseguró. Y ahí estaba: dormía con una sola mascarilla. Suspiró aliviado.

36 comentarios:

  1. jaja. muy bueno, sorprendente.
    he pensado en lopezvazquez dentro de la cabina y la gente mirando
    abrazosss

    ResponderEliminar
  2. Las pesadillas del covid...

    Muy bueno.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo el relato! Me encantó. Un signo de éstos tiempos. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No, pesadillas de la mascara,
    y del virus.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
  5. Así de locos vamos...
    Cada vez peor.

    ResponderEliminar
  6. Pronto los ninos van a nacer con mascarilla !

    ResponderEliminar
  7. Una pesadilla terrorífica, sin duda, pero la realidad, aun siendo más liviana, no deja de asustar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pero al despertar la llevaba...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Es terrible, qué mal rato y es que esta situación es cada vez más kafkiana y terrorífica.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es, tristemente, la nueva realidad...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que esto de las mascarillas y os confinamientos nos está volviendo un poco tarumbas.
    Feliz domingo

    ResponderEliminar
  12. Y esto es sólo el inicio..

    Va un beso.

    ResponderEliminar
  13. Pero qué brillante, amigo.

    Por las mascarillas, si no nos agobian la personalidad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Yo, cuando me he quitado la quinta o la sexta, también me agobio un poco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Pero de verdad... Os creéis estas monsergas?
    Aplaudo el relato porque habla por sí solo. Más esas tomas de decisiones son de niños de patio de colegio.

    Un abrazo y buenas tardes en domingo.

    ResponderEliminar
  16. Lo que me sigue sorprendiendo es que todavía ninguna venga con un código de barras...
    Saludo piscológico :P

    ResponderEliminar
  17. Parece una pesadilla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno julio. esto empieza a ser sintomático y toda una pesadilla, que rima con mascarilla.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Jo, he llegado a agobiarme 😅

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Julio David. Buen micro. A mi lo de la mascarilla me parece como los chupetes. No sirven de mucho, pero consuelan. La gente se cree protegida y los gobiernos siempre pueden excusarse en que no se utiliza para justificarse. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  21. Madre mía, qué mal tenemos las cabezas :)) :)) :))
    Muy surrealista, muy bueno.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  22. Hay que empezar a salir (y sin miedo con los resguardos necesarios) o sino vamos a terminar encerrados para siempre pero en un manicomio.
    Un abrazo!!!!!

    ResponderEliminar
  23. Pesadilla recurrente de la anormalidad que vivimos.

    Te dejo un abrazo estimado Julio David.

    ResponderEliminar
  24. Ay, que angustia los tiempos que estamos viviendo...

    ResponderEliminar
  25. Esta pesadilla que nos han creado los políticos

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  26. Una historia de sueños interesante y traumática debido a covid-19. Lo pintaste maravillosamente. Saludos desde Indonesia.

    ResponderEliminar
  27. La nueva normalidad no me parece nunca de terminar siendo normal, hay un cansancio muy grande

    ResponderEliminar
  28. Muy bueno!! Una pesadilla provocada por otra pesadilla(real)

    Abzo

    ResponderEliminar
  29. La nueva normalidad... por un tiempo!

    Volveremos a estar y reconocernos sin mascarilla alguna!

    Abrazos, sonrisas y contactos serán lo nuevo de nuevo!

    Un relato aterrador...

    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  30. una especie de locura en la que estamos inmersos( aunque nos rebelemos) y esto trae este tipo de cosas como las que tan bien has definido en este relato un tanto escalofriante..Muy bueno!! Saludos Julio David y muy buen dia!!

    ResponderEliminar
  31. Madre mía, Julio, qué pesadilla, y es que no se puede dormir con mascarilla, verás en mi nuevo post que puede afectarte lo de la merma de oxígeno.

    Ahora en serio, inquietante y con ese pelín de humor negro que tan bien manejas. Me encanta siempre cómo nos cuentas, la realidad, la surrealidad y hasta esta llamada nueva normalidad.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  32. ufff... lo que me faltaba, dormir con mascarilla también. Solo de pensarlo me entra el agobio. Besos.

    ResponderEliminar
  33. Oh no! Menos mal que fue una
    pesadilla, que horrible.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
  34. Vuelvo y lo leo y vuelve y me gusta

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar