miércoles, 13 de mayo de 2020

El submundo

Ana no terminó el colegio. La expulsaron cuando le cortó la lengua a una compañera, tras meses burlándose por su peso. A día de hoy sigue gorda, rencorosa y herida, escondida en casa. Solo encuentra satisfacción en Octavio. No lo ama, sin embargo le tiene cariño pues la ayuda económicamente. Sí, el tipo muestra buen corazón con ella; la primera mujer que no lo ha rechazado por medir 1.55. Aunque su estatura ya no lo acompleja tanto: desde que es narcotraficante refuerza su autoestima disparando a las piernas, esas piernas largas, de sus deudores.

Si Dios existiera todos seríamos hermosos.

25 comentarios:

  1. Tu frase final me parece magnífica. Y seríamos hermosos por fuera y por dentro. Y eso me recuerda que nos enseñaron que nos hizo a su imagen y semejanza... ¡pues vaya!

    Mucho resentimiento en esa pareja, y no puedo dejar de comprenderlos, aunque no lo apruebe.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno. Cuida de ella, y de alguna manera ella cuida de su estatura anímica, aunque seguro que le vale más el narcotráfico y poder disparar a las piernas ¿eh?.

    Un abrazo, y a por un día bonito

    ResponderEliminar
  3. Todos contentos...mas con cocaina !!

    ResponderEliminar
  4. Uff¡¡ Vaya relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Al parecer los complejos unen. Ambos tienen una causa común contra la mayoría de mortales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  6. Puesto que existe..., algún misterio debe haber!

    ¿Puede ser la poca gracia que empleamos en maquillarnos? jajjajajaja...

    Muy bueno el ingenio.

    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  7. Si fuéramos todos hermosos habría que cambiar el baremo, para que tuviera sentido la palabra "hermoso". Los menos hermosos serían los feos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Impresionante. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Me quedo la frase final. Para mí todos sois hermosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Me parecen una magnífica pareja... de esas parejas inolvidables, no como la mayoría de parejas que son grises y prescindibles.

    ResponderEliminar
  11. La peculiaridad de las rarezas es lo sorprendentes que nos resultan al apartarnos de lo convencional.
    ¡Qué aburrido sería que todos fuésemos guapos y perfectos!

    Te dejo un abrazo, estinado Julio David.

    ResponderEliminar
  12. Tiene que a ver de todo en la viña del señór.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  13. Contundente como la vida misma en esos submundos de miseria fuera de toda ley de Dios.
    abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Aunque no seamos hermosos...¡tampoco hay que tomárselo de esa manera!¡Digo yo! je, je
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Fantástico micro, ¡negro, negrísimo! De hecho, la frase final bien podría ser el título de una novela negra.
    Sin duda, los complejos son la base de muchas de nuestras acciones. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. También me uno a la frase final.
    Tal vez, para compensar, en un mundo paralelo los hermosos son los que miden 1,50 y las gordas.
    Tremendo micro, Julio. Me gustó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Personajes muy atractivos los que nos brindas: bajitos, gordos, de muy mala leche, que disparan a la gente...
    Y Dios, ausente...
    Uffffffffffff

    ResponderEliminar
  18. Hermosos, siempre jóvenes, e inmortales (quise añadir). Me agradó el cierre.

    ResponderEliminar
  19. "Si Dios existiera todos seríamos hermosos."

    Entonces ya sabemos la respuesta.
    La belleza siempre es relativa.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  20. … Dios los da y ellos se juntan,...

    ResponderEliminar
  21. El gigante que mira hacia arriba, más arriba de las rodillas y dispara sus regalías. Regordeta aforfunada.
    Saludos, mi amigo

    ResponderEliminar
  22. Hay una frase con la que tanto la protagonista como yo nos identificamos (y está comprobada que es verdad): el perfume y el veneno vienen en frascos pequeños... Y que las pequeñitas podemos ser matonas si nos lo proponemos :P
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Crónica negra y despiadada la del submundo. Deberían enseñar en la escuela la empatía, a amar la "diferencia" o al menos a respetarla.

    Hay otros mundos, pero están en este, y hay mundos interiores donde todos muchas veces nos sentimos desolados.

    Excelente relato, duro, contundente y con una pizquita de humor negro.

    Ya sabes Julio, que Dios no existe, lo inventaron los hombres para olvidar que nacen para morir.

    Ah, no me veo con mascarilla blanca, pero lo probaré. La mía es negra y roja. ¿Luto y... revolución?

    ResponderEliminar
  24. Tu relato podría ser un texto a partir del cual se estableciera todo un debate psicológico del comportamiento humano. Muy bueno.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  25. Si Dios existiera el virus no hubiese llegado a trastocar nuestras plácidas vidas.


    Un abrazo

    ResponderEliminar