miércoles, 12 de febrero de 2020

Cuando se junta el hambre y las ganas de comer

Camilito, con seis años, toca el hombro de Gabriela, una amiga de la mamá. Ella voltea. Tartamudeando, le dice que es la mujer más linda del mundo y le pregunta si quisiera casarse con él. La aludida, con ternura, lo abraza.

Pasan 18 años. Se sucedieron otras ilusiones y decepciones. Y, también en un día de San Valentín, Camilo y Gabriela coinciden en una fiesta. Conversan. Unas copas después la mujer confiesa, riéndose, que él ha sido el único que le ha propuesto matrimonio.

-¿Y sigo pareciéndote la mujer más linda del mundo?
-Para mí, sí.

Esa misma noche culearon.

26 comentarios:

  1. He sentido ternura por Camilito, que les vaya bonito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La memoria es traicionera y más cuando se trata de cuestiones amorosas...

    ResponderEliminar
  3. Tarde, pero su destino se cumplió.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué tierno!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Macron lo tenía bastante claro. Ganó Cupido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Nunca es tarde si la dicha es buena, como dice un sabio refrán.
    Te dejo un abrazo, Julio David.

    ResponderEliminar
  7. Tardó en llegar, pero por fin llegó. Más vale tarde que nunca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Camilito invirtió en futuros...

    ResponderEliminar
  9. Qué bueno Julio. Oye pero que triste debe ser que a cierta edad el único que quisiera tenerte a su lado sea un pequeñito.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Muy bonito y romántico.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Amor eternos, de eso se trata.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Hola Julio, bueno al final se volvieron a encontrar y juntarse, lo malo el tiempo que perdieron.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Muy lista Gabriela...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Suelen pasar estas cosas...

    No digo que propusiese matrimonio a esas edades a amiga alguna de mi madre, pero que ya me fijaba en ellas y sus encantos jajjajajja... dalo por hecho.

    No, con el paso del tiempo no llegué a "culear" con ninguna de ellas.

    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  15. Y cómo culearon...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  16. Vaya, vaya... Y fueron felices, sin duda, y comieron...

    ResponderEliminar
  17. Simpático relato.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  18. Pedazo historia de amor condensada en un micro, Julio David. Muy apropiada para estos días de los enamorados. Me encantó. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Vaya manera de terminar el tierno relato.
    ¿Quién más sino tú?

    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Eso si que es amor eterno, en pocas palabras lo dices todo.
    Eres un experto en este tipo de micros.
    Un abrazo Julio David.
    Puri

    ResponderEliminar
  21. jajajaja!
    nice!
    culearon
    nunca lo habia escuchado

    ResponderEliminar
  22. Muy bueno, julio. Es la historia de Macron, el presidente francés. Cronología arriba o abajo...

    A mi estos amores disparatados, aunque cuales no lo son, me enternecen, que le voy a hacer...

    Un beso,

    ResponderEliminar
  23. ¡Me encanta! Y cómo me gustan los amores trasgresores...

    Un beso loco.

    ResponderEliminar
  24. Que lástima que perdieran tanto tiempo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar